El Heraldo
Opinión

Domingo

Ese voto debe ser libre, a conciencia y convencido por quien sea que considere usted representa o interpreta lo más fiel posible sus ideales. Todo voto cuenta y todo voto es igual, como igual merecerá respeto la decisión soberana del electorado si la misma, como es el deber ser y que valga la redundancia, es libre. 

A pocos días de desarrollarse el primero de los dos o tres domingos electorales del año, aporto humildes opiniones a los ríos de tinta o pixeles que al respecto se han vaciado, y lo hago con la absoluta certeza de que cuando se trata de la democracia nada sobra.
Fundamental es romper la tendencia abstencionista que históricamente ha marcado el ejercicio de votar. Que la mayoría de las veces sea menos de la mitad del censo electoral la que defina mandatarios y legisladores es penoso y peligroso. Es menester que los jóvenes que con tanto ahínco alzaron la voz en las numerosas jornadas de protesta social de los años pasados vuelquen ahora esas energías en las urnas, y ojalá llevando consigo a familiares o amigos poco motivados a quitarse el pijama del fin de semana. Independientemente del resultado, para la legitimidad del ejercicio democrático es indispensable una masiva, decidida y empoderada asistencia a las urnas. 

Ese voto debe ser libre, a conciencia y convencido por quien sea que considere usted representa o interpreta lo más fiel posible sus ideales. Todo voto cuenta y todo voto es igual, como igual merecerá respeto la decisión soberana del electorado si la misma, como es el deber ser y que valga la redundancia, es libre. Tenemos claro que eso de la libertad puede sonar a utopía en un país y una región con la tradición clientelista que cargamos a la espalda cual yunque caliente. En el reino de la coima, la planilla, el contrato amarrado, los mochileros, los buses llenos, el tamal y los billetes nuevos de colores diversos incluyendo el verde papagayo; insistir en el voto libre puede sonar irrisorio. Cierto es, pero es más cierto que insistir es necesario hasta que la historia sea distinta.

El salir a votar libremente implica igualmente hacerlo de manera responsable. Para ello es necesario que uno como votante se entere, lea, compare propuestas, revise antecedentes, haga preguntas, escudriñe, dude. Una elección a corporación pública no es un concurso de popularidad, o de belleza, o un reality por el que se vota con mensajes de texto. Votar bien nos obliga como ciudadanos a un esfuerzo propio que no podemos confiarlo a casi nadie. En todas las elecciones en general, pero más particularmente en éstas, un voto estudiado y consciente es imprescindible. Afortunadamente en estos tiempos de acceso en tiempo real a la información podemos encontrar datos e indicadores de ejecutorias cuando aplica que, con sesudo juicio, ayudan a tomar una buena decisión.

Y a todo lo anterior le debemos inefablemente agregar el velar, hasta donde como ciudadanos podemos, por la transparencia del proceso. No podemos mirar al otro lado, guardar silencio, o resignarnos a que el tráfico de votos haga parte del decorado. Nada de eso está bien ni es normal. Nunca. No más.

Ya veremos el lunes si la del domingo fue otra oportunidad perdida. Ojalá que no.

asf1904@yahoo.com
@alfredosabbagh

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Mauricio Cárdenas

A la brava

Gran indignación me causó que el presidente Petro, al referirse al café en la instalación de la mal llamada Asamblea Nacional Cafetera, dijera que “no se produce, se extrae”. Y me sorprendió no solo porque el café se trabaja –y duro–

Leer
El Heraldo
Jorge E. Robledo

Petradas

1.- Entre lo mucho que se ha dicho sobre la reforma a la salud, reforma que se hundió porque Petro perdió el respaldo de Santos, Samper y César Gaviria y de los partidos Liberal, Conservador y de la U –claves para que ganara la Presidencia–

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.