Rincón Juniorista | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
El Heraldo
El arquero José Luis Chunga en un entrenamiento con el Junior. Duró nueve años en el primer equipo.
Archivo
Rincón Juniorista

“Me voy porque quiero jugar”: José Luis Chunga

El arquero barranquillero pone fin a un ciclo de 15 años en Junior, nueve de ellos en el primer equipo, donde siendo suplente ganó siete títulos.

José Luis Chunga deja atrás los sueños de niñez y le dice adiós a su gran amor, el Junior, para buscar nuevas oportunidades en el fútbol. 

Luego de 15 largos años en el club —llegó a los 14 años y debutó en el primer equipo a los 20—, el arquero barranquillero tomó la difícil decisión de quitarse el buzo rojiblanco, con el que alcanzó a ganar siete títulos (tres Ligas, dos Copas y dos Superligas) aportando lo suyo desde la fría banca.

Chunga decidió, con 29 años, que ya es hora de buscar protagonismo y por eso decidió no renovar su contrato con el equipo rojiblanco, el cual vencía en este mes de diciembre.

“Me voy porque quiero jugar, tener continuidad, demostrarme a mí mismo de qué estoy hecho”, dijo en diálogo con EL HERALDO.

P.

Después de tantos años en el equipo, ¿por qué finalmente toma le decisión de salir del club?

R.

Porque quiero jugar, tener más continuidad, mostrarme y así poder tener la ilusión viva, como todo jugador, de llegar algún día a una Selección Colombia, y, por qué no, volver nuevamente al club de mis amores, a cumplir ese sueño que tengo desde niño, de ser el arquero titular del Junior.

P.

Analizando todo lo vivido durante estos 15 años en Junior ¿Cómo califica su estancia acá?

R.

Yo digo que muy buena. Me voy con la frente en alto. A pesar de no jugar mucho, siempre que tuve la oportunidad de hacerlo dejé el corazón para defender este escudo. Más allá de los títulos obtenidos, lo más importante es lo que uno como persona ofreció todos estos años en el club. Eso es lo que más orgulloso me tiene. Nunca di de qué hablar en nada negativo, trabajé duro, hice las cosas bien, respondí cuando tuve la oportunidad de jugar y me gané el cariño de la gente. Esas cosas no tienen precio.

P.

¿Cree que mereció más oportunidades?

R.

De merecer, merecemos todos, pero eso solo Dios lo sabe. Las que recibí, las aproveché de la mejor forma, y cuando no jugué, entendía que no era el momento. Vivo agradecido con cada técnico que tuve en Junior y sé que a ninguno defraudé.

P.

¿Cuál fue el mejor momento que vivió en el club?

R.

Fueron varios. En 2011, que fue un año muy bonito porque salí campeón con la sub-20 de Junior y a los pocos días salí campeón también de la Liga. El año que quedamos campeones de la Copa también fue lindo, porque tuve una regularidad importante. Hay otros momentos como el día del debut en la Copa Libertadores o cuando tuve la oportunidad más cercana de convertirme en el arquero titular del Junior, que las lesiones no me dejaron. Y finalmente cuando tuve la experiencia de atajar en una semifinal continental. La verdad, viví muchos momentos imborrables.

P.

¿Y el peor?

R.

El peor… nojodaaa (…) el infortunio de las dos veces que me lesioné, ante Rionegro y Lanús, esta última por Copa Sudamericana. Para los futbolistas una lesión es difícil porque te corta muchas cosas y a mí me pasaron en momentos claves. Me dio durísimo, tuve ese infortunio y me aferré a mi familia. Siento que esas lesiones frenaron un poco la posibilidad de convertirme en titular.

P.

¿La mejor atajada?

R.

Fueron dos que hice en un mismo partido contra Pasto, una a Michael Ortega y otra a otro delantero, que ahora mismo no recuerdo el nombre.

P.

¿Y la más importante?

R.

Una que les hice a las Águilas, el día del partido de la semifinal. Le atajé un cabezazo a Hanyer Mosquera finalizando el partido, ese era el empate y nos íbamos a penales. Ahí evité esa angustia.

P.

¿Y el gol más tonto que le hicieron?

R.

El que me hicieron ese día, que se me soltó la pelota, le quedó a Daniel Muñoz y nos empataron (risas).

P.

¿Tomó tarde la decisión de irse del club?

R.

Yo pienso que el tiempo de Dios es perfecto. Anteriormente, cuando tuve la oportunidad de irme, hablaba con la gente del club y me pedían que no me fuera. Igual pasó ahora, pero yo creo que ya es el momento de irme, buscar otro aire, para, si Dios los permite, volver a mi casa, a Junior, con más experiencia y ser el titular.

P.

Muchas veces se rumoró que usted prefería seguir en la banca y ganando bien en Junior, que buscar en otro equipo ser el titular. ¿Era cierto?

R.

Yo creo que esta es una bonita oportunidad para aclarar muchas cosas, porque ahora cuando salió el rumor de que me iba, decían que era porque mi alto costo y que los dirigentes no me querían renovar por eso, algo que es totalmente falso, rumores que inventan la gente y los medios que solo quieren ganar likes y seguidores. Hace rato el club me pidió renovar, yo no tomé esta decisión por temas económicos, yo tomo esta decisión porque quiero jugar y sé que esto conlleva, a donde vaya, que mi parte económica se vea afectada, pero ganaré en otras cosas. Entonces ahora qué tienen que decir esas personas que inventaban esos rumores. Yo vivo y viviré agradecido con todo el mundo en Junior, pero llegó la hora de partir y demostrarme a mí mismo de qué estoy hecho.

P.

¿Cómo fue su relación con Sebastián Viera?

R.

Súper buena, creo que Sebastián es una persona que te enseña mucho en el día a día, en lo personal y en lo laboral. Le agradezco muchas cosas, tanto a él como a todos los compañeros que estuvieron conmigo en todos estos años en Junior. Viera es y seguirá siendo un referente para mí.

P.

¿En algún momento, en todos estos años, habló con Viera pidiéndole minutos, teniendo en cuenta que no descansaba ni en amistosos?

R.

No, nunca, porque yo no soy un jugador de andar hablando, pidiendo o recriminando cosas, yo me dedicaba a trabajar, esa es la mejor forma de hablar. Y yo creo que él sabía que con mi trabajo y con lo que yo demostraba día a día, si me brindaba la oportunidad, la iba a aprovechar.

P.

¿Viera le ha dado algún consejo ahora que se marcha?

R.

Ahora que me despedí me abrazó, me dijo que él sabía que esta era mi casa, que el día que yo quisiera volver aquí iba a encontrar un portón abierto. Le agradezco esas palabr

P.

¿Cuál fue el mejor consejo que alguien le dio en el club?

R.

Muchos, pero hay uno que a mí la verdad me llenó, y ese día lo recuerdo como si fuera ayer. Íbamos a jugar contra Santa Fe la semifinal de la Sudamericana en Barranquilla. Comesaña me llama a la habitación y me dice: ‘siéntate aquí José, hablemos un rato. Tú tienes muchos años ya en el club, ¿sabes por qué? Porque eres muy bueno, porque si no fueras bueno hace rato estuvieras lejos de Junior. Eres un gran arquero, por eso tienes la oportunidad de atajar hoy en uno de los partidos más importantes en la historia del club’. Una hora antes del partido, Viera también me llamó y me dijo que tuviera ‘confianza y tranquilidad’, que yo estaba ‘capacitado para afrontar este reto’ y que él me iba a ‘apoyar’, pasara lo que pasara. Esos han sido los dos consejos que yo más valoré, porque llegaron en uno de los momentos más bonitos que viví dentro del club. Las cosas finalmente salieron muy bien y clasificamos a esa final continental.

P.

¿Cuál fue el técnico que más lo valoró?

R.

Tengo dos, el profe Julio Comesaña, que fue una persona incondicional conmigo. Y el profe Alexis Mendoza, que me respaldó a muerte en todo. No me puedo olvidar tampoco del profe Giovanni Hernández, que fue la persona que por primera vez me entregó una cinta de capitán. Eso a mí nunca se me va a olvidar, porque el sentido de pertenencia y el amor que yo siento por esta institución son únicos, entonces que me dieran esa cinta fue como cumplir un sueño, fue motivo de orgullo.

P.

Muchas veces se habló de su papel dentro del grupo, a pesar de ser suplente. ¿Se sintió líder en algún aspecto del equipo?

R.

Esa pregunta yo creo que mejor te la respondan mis compañeros. Yo creo que siempre fui una persona incondicional para mis compañeros, hablando de cosas fuera de lo futbolístico. Y en la parte laboral, siempre fui una persona abierta a todo, muy respetuosa para escuchar y para hablar, y creo que para mí eso es muy importante.

P.

Haciendo autocrítica, ¿en qué cree que falló al momento de pelear por más oportunidades como titular?

R.

No sabría decirte, porque siempre lo di todo, tanto en los entrenamientos como en los partidos. Creería que fallé en lesionarme en momentos claves, pero eso es algo que no dependía de mí, fue un infortunio. Solo eso.

P.

A veces las lesiones no llegan solamente por un aspecto físico, también por lo mental. ¿Cree que quizá el miedo por asumir esa responsabilidad lo llevó a lesionarse en momentos claves?

R.

No, no considero eso, miedo de qué, si eso era lo que yo quería. Por qué pasó, no sé, si yo supiera, como le dijo Diomedes (Díaz) a Ernesto (McCausland), yo te lo diría, pero no sé. Son etapas y momentos que uno vive y que me tocaron a mí. Me caí, me lesioné, me paré, me volví a lesionar, me levante una vez más y seguí. En la vida muchos caen, la diferencia está en los que se quedan en el piso y los que se levantan. De esos momentos malos uno también aprende, y aquí estoy, luchando por nuevas oportunidades.

P.

¿Tiene ofertas?

R.

Hay varias, pero no quiero aún adelantar nada, esperemos que con la ayuda de Dios se concrete algo en estos días. Hay ofertas en el plano local e internacional.

P.

¿Qué aspecto será prioridad al momento de elegir equipo ahora que sale de Junior?

R.

Poder pelear por un puesto, tener la posibilidad de ser titular.

P.

¿Cómo se sintió tratado por la afición todos estos años?

R.

Súper bien, creo que una de las cosas que yo más valoro durante todos estos años que estuve en el club ha sido la gente. Lo más difícil acá en Junior es ganarse el cariño y la admiración de la afición y yo creo que con lo que me mostré me lo gané.

P.

¿Siente que deja alguna huella en el club?

R.

Dejar huella o no, no sé, eso se lo dejo a los hinchas, lo que sí te digo es que me voy con la satisfacción de que todos estos años pude aportar algo como persona.

P.

¿Es un hasta luego?

R.

Esperemos que lo sea, esta es mi casa y espero volver para cumplir el sueño de ser el arquero titular de Junior.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Todo lo que usted necesita saber sobre la vacunación contra la COVID-19

Conoce más aquí

Más noticias de:

  • Dimayor
  • FPC
  • Historia del Junior
  • José Luis Chunga
  • Junior
  • Junior de Barranquilla
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web