"Los últimos debates de la plenaria del Concejo han estado bajo la sombra de las tensas relaciones, con el Gobierno Distrital.

Las relaciones entre la Administración Distrital y el Concejo de Barranquilla no terminaron muy bien en el 2012. El panorama para el próximo año no es muy alentador en ese sentido, porque si bien es cierto que los concejales han manifestado su voluntad política para respaldar las iniciativas del Plan de Desarrollo de la alcaldesa Elsa Noguera, también lo es que no están dispuestos a darle un cheque en blanco, para los tres años que restan de su gobierno.

El distanciamiento entre el ejecutivo y el legislativo se comenzó a hacer público en la discusión del Presupuesto General de Gastos e Inversiones para el 2013, pero quedó en evidencia con la decisión de la Administración Distrital de retirar el proyecto por medio del cual se pedían facultades para un cupo de endeudamiento por valor de 125 mil millones de pesos.
Qué dicen analistas. Para algunos analistas, en esta pelea la única que pierde es Barranquilla, por lo que creen necesario iniciar un proceso de entendimiento entre las partes y recomponer las relaciones.

Danny Oviedo, miembro del Observatorio Concejo Visible, considera que la nueva mayoría debe entender que la ciudad necesita ciertos acompañamientos por parte del Concejo, aunque esto no significa que todo debe aceptársele a la Alcaldesa.

“El Concejo debe reflexionar y la Alcaldía también. Recordemos que durante la anterior administración hubo mucho endeudamiento, es decir, se comprometieron muchas vigencias futuras, aunque estábamos en Ley 550; entonces, un endeudamiento por el monto que planteaba la Alcaldía, habría que analizarlo con mayor calma. Ahí el Concejo no debería decir no de entrada, pero sí analizar muy bien”, aseguró.

Advirtió que no es conveniente para la ciudad que el Concejo vaya por un camino y el Gobierno Distrital por otro, pues el ente territorial se paraliza. Como ejemplo de esta situación expuso el caso de Santa Marta, donde hoy esa ciudad enfrenta dificultades administrativas por la pelea entre el alcalde Carlos Caicedo y los concejales.

Para Horacio Brieva, director de Protranspárencia, no existe una ruptura en las relaciones sino una demarcación del territorio por parte de la nueva mesa directiva del Concejo.

Cree que el Gobierno Distrital debe continuar trabajando en la ejecución de su plan de desarrollo, y el Concejo debe hacer su tarea de tramitar los proyectos de Acuerdo del legislativo y las propias.

“En el fondo, este es un problema político, y la esencia de la política es hablar, discutir, negociar y concertar en función de lo que más conviene a la sociedad”, expresó Horacio Brieva.

Frente a la situación que se ha generado con el distanciamiento entre el Concejo y el Distrito, el nuevo presidente de la mesa directiva, Carlos Rojano Llinás, ha insistido en que no es cierto que la mayoría no apoye los planes de gobierno de la alcaldesa Elsa Noguera. Explicó que lo que se le está pidiendo es que entreguen más información sobre los proyectos, para que haya mucha claridad entre la ciudadanía.

En ese sentido, recordó que el partido Conservador estuvo acompañando a la actual mandataria durante su campaña a la Alcaldía de Barranquilla, razón por la cual no entiende por qué insisten en decir que se le está pasando una cuenta de cobro a Elsa Noguera.

En concepto de Rojano Llinás, el punto es que la mayoría de los concejales consideran que la corporación debe cumplir con sus obligaciones que le establece la Constitución. Esto, asegura, no significa que estén en contra del Gobierno, sino que no serán un comité de aplausos, que estarán dispuestos a hablarle de frente para hacerle ver los errores en los que esté incurriendo la Administración Distrital.

Además, dijo que han habido unos acercamientos y para este año que comienzan hay total disposición para un diálogo directo con la alcaldesa Elsa Noguera.

Por su parte el concejal del Polo Democrático Alternativo, Rafael Sánchez, ratificó su posición en el sentido de que los proyectos deben ser bien estructurados, con mucha información y analizados detalladamente por el bien de la ciudad.

El origen de la ruptura. El distanciamiento entre el legislativo y el ejecutivo data del mes de junio, cuando algunos concejales de la minoría querían hacerle contrapeso a la Administración Distrital y la mayoría, en cabeza del presidente de ese momento Alfredo Varela, decidió mantener su apoyo a la alcaldesa Elsa Noguera. De ahí comenzó el tira y jale para conformar una nueva mayoría.

Posteriormente, aprovechando la ausencia del Presidente de la mesa directiva, algunos concejales aceleraron la elección de la nueva mesa. En ese momento, el concejal Julio Sierra fue determinante para confirmar una nueva mayoría que eligió a Carlos Rojano en la presidencia y no a Edward Chahin, como se había acordado inicialmente.

Desde ese momento, comenzó a ser evidente el rompimiento de las relaciones entre el Distrito y el Concejo que, para algunos, están en un punto muerto, hasta tanto las partes no lleguen a un acuerdo sobre una agenda de trabajo legislativo.

Cada Institución debe ejercer sus funciones

Análisis de Horacio Brieva.

Claramente, no hay una ruptura entre el Concejo y la Administración Distrital, ni tampoco una manifiesta actitud de oposición del primero, pero sí son evidentes las demarcaciones de territorio que la nueva Mesa Directiva del Concejo ha hecho en nombre de la autonomía que, obviamente, tiene y debe ejercer el cabildo. Se evidenció esto, sobre todo, en el tenso tema de las facultades que pedía la Alcaldesa en el Presupuesto 2013. Lo que debe ocurrir es que cada una de estas instituciones ejerza las funciones que le corresponden. Por lo tanto, el Gobierno Distrital debe proseguir con su misión de ejecutar el Plan de Desarrollo y el Concejo debe hacer su tarea de tramitar bien las iniciativas del Gobierno y las suyas, al tiempo que ejerce el control político, actividad en la que, en los últimos años, se les ha pedido a los concejales mayor compromiso. La verdad es que la ciudad ha carecido, desde hace mucho tiempo, de un esquema sano en las relaciones Concejo-Administración. Insistiría, por eso, en que cada quien se dedique a lo que le corresponde. Lo esperable es que la alcaldesa Elsa Noguera se entienda con la integralidad del Concejo y las dos coaliciones, que mantenga un diálogo permanente con estas, que tenga la disposición de tramitar las diferencias y sellar acuerdos de cara a la ciudad. 

Por. Denis Contreras Mercado

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.