El Heraldo
Dj Zethian dice sentirse afectado por la crisis, tanto a nivel laboral como personal. Asegura sentir incertidumbre por el futuro.
Archivo particular
Música

El golpe letal del coronavirus a los artistas que viven del día a día

Artistas emergentes, grupos de reguetón, conjuntos folclóricos, millos, vallenatos, mariachis y Dj‘s, están sin trabajo por la cancelación de eventos debido al Estado de Emergencia.

Al ocultarse el sol empezaba la jornada laboral de Mauro Barrios como mariachi. Antes de salir de su casa, ubicada en la Urbanización La Rivera, de Soledad, vestía su traje, sus botas, se ponía su sombrero de charro y se despedía de sus dos hijos para dar inicio a una noche de baladas y rancheras con la agrupación México Lindo.

En esas horas de vigilia, Mauro era testigo del amor, la indiferencia, la felicidad, el olvido y el despecho, pero a pesar del paso de los años su consigna seguía siendo la misma desde que llevó por primera vez una serenata: “brindar alegría con su voz” a todo el que la necesitara.

Mauro trabaja como mariachi desde el año 2000, pero tiene alrededor de un mes que no ha vuelto a cantar en las calles los clásicos de Vicente Fernández, Pedro Infante o Jorge Negrete. La emergencia sanitaria por el coronavirus le ha obligado a permanecer en confinamiento, arrebatándole su único medio de sustento y el de su familia: la música.

Robinson Revollo Betancourt, representante del Mariachi México Lindo, explica que en Barranquilla hay aproximadamente 30 agrupaciones de mariachis y mayo es el mejor mes del año para estos grupos, porque en Carnaval usualmente la gente contrata papayeras y millos para amenizar las fiestas.

“Cada uno de estos mariachis tiene entre siete a 10 integrantes, esto quiere decir que hay de 270 a 300 músicos que viven de esto en Barranquilla y que hoy están con las manos vacías. No hemos recibido ningún tipo de ayuda del Gobierno. En la cuadra de los mariachis —carrera 46 entre calles 76 y 80— había 17 oficinas de grupos hace un par de meses, hoy solo quedan tres por la crisis”, dice.

El Mariachi México Lindo en uno de sus toques antes de la crisis.

Golpe a la música

El embate del coronavirus le ha asestado un duro golpe al sector cultural y del espectáculo. Importantes eventos, conciertos y festivales han sido cancelados dejando un vacío irreparable en esta industria que mueve en el mundo 19.100 millones de dólares, según cifras reportadas por el Informe Global de la música IFPI 2019.

Artistas de todos los géneros han abandonado los grandes escenarios para mostrar cómo es la vida en el confinamiento.

Los Rolling Stones, Paul McCartney, Stevie Wonder, Billie Eillish, Jennifer López, Taylor Swift, Alicia Keys, Charlie Puth y Lady Gaga, son solo algunas de las estrellas que dieron el salto digital para llevarle a sus fanáticos un poco de esparcimiento en medio de la incertidumbre que ha generado la COVID-19 en el mundo.

Aunque es indudable la afectación directa del virus en la industria, los que se llevan la peor parte son los artistas emergentes, aquellos que viven del día a día antes de alcanzar la fama.

Debido al estado de emergencia decretado en el país por la pandemia, fueron cancelados eventos sociales como fiestas, cumpleaños o matrimonios. Además, el gobierno ordenó el cierre de negocios como restaurantes, bares y discotecas para cumplir las medidas de aislamiento preventivo obligatorio.

Con el cierre de estos establecimientos sus trabajadores pierden su principal —y en ocasiones única— fuente de sustento.

Giselle Sánchez es cantadora de música folclórica. La joven, de 25 años, cursa quinto semestre de Licenciatura en Idiomas de la Universidad del Atlántico.

Las presentaciones en restaurantes, cumpleaños y bares son el medio por el que subsidia sus estudios universitarios y gastos personales.

“Yo soy músico independiente y ese mi único sustento. El Gobierno no nos ha tenido en cuenta. No tenemos ningún tipo de ayuda mientras pasa la emergencia”, señala.

Lizanka Pérez, promotora musical de la empresa Promusicaribe, que se encarga de buscarle toques los fines de semana en bares o restaurantes a cerca de 30 agrupaciones emergentes enfatiza en que todos estos grupos hoy están sin trabajo.

“Estos artistas están en una muy mala situación. Ellos ahora mismo están componiendo, haciendo covers y subiéndolos a las redes sociales para tratar de monetizar sus cuentas con el fin de proyectar sus carreras a pesar del confinamiento”, expresa Pérez.

Jtrons &Derek, Sonny y Vaech y Altafulla en una de sus presentaciones.

Crisis “urbana”

Artistas de reguetón, como Sonny y Vaech, J Trons & Derek y Altafulla, están cosechando el éxito radial de la canción Amor de discoteca (más de 138 visualizaciones en Youtube) que alcanzó a “pegarse” en las emisoras antes de que la COVID-19 tomara fuerza en el país.

Luis Gabriel Varela Echeverry, conocido en el mundo musical como Vaech, manifiesta que de la Economía Naranja hace parte todo un engranaje productivo que, en este momento, está detenido.

“Este es un golpe duro para el sector del entretenimiento no solo para los artistas y cantantes. La Economía Naranja, de la que hacemos parte, depende de muchas cosas: el alquiler del salón, la discoteca, el sonido, la iluminación, el licor. Las fiestas privadas y los conciertos son nuestro mayor lucro. Estamos detenidos”, dice.

Yhosimar Rodríguez, de nombre artístico Derek, miembro del dúo J Trons & Derek, explica que hoy en día el dinero que reciben un artista en su carrera se divide en dos: las plataformas digitales y las presentaciones en vivo.

“La mayoría de artistas ganan más por presentaciones. Por lo general los contratos con inversionistas, disqueras y sellos independientes siempre quitan entre un 60 o 70% del dinero de las plataformas digitales. Estamos afectados de una manera tremenda. Al ser artistas emergentes no estamos al nivel de Bad Bunny, Daddy Yankee o J Balvin, que por una canción en plataformas, así sea que ganen el 50, 40,30% producen muchos millones y pueden durar un año o dos sin hacer presentaciones. Ahora mismo quedamos sin trabajo”.

Andrés Altafulla dice estar en la misma situación de sus compañeros porque, como ellos, la actividad a la que se dedica “son los eventos de entretenimiento”.

“Todo lo que estamos viviendo nos afecta demasiado porque nuestra actividad principal son eventos presenciales y todo está pausado”, lamenta. Vaech tiene claro que los tiempos de crisis son para reinventarse, por eso, este artista que junto a su compañero de fórmula ha sonado con temas como Enamorado, Gatubela, Millonario y ahora Amor de discoteca, dice que en este momento el gremio musical debe permanecer unido y no desfallecer.

Vaech, mientras trabaja en un estudio que ha adecuado en su propia casa, afirma que en la actualidad los artistas deben ser creativos, diseñadores web e incluso productores de sus propios trabajos.

Queremos una ayuda del gobierno, un subsidio para los artistas. No sé de qué manera podrían ayudarnos para no quedarnos sin sustento”, agrega Derek.

El artista de champeta cartagenero, Elio Boom, dice que se está dedicando a trabajar y editar él mismo sus videos para subirlos a las redes sociales.

“La situación está muy dura. Estamos afectados económicamente porque el arriendo, los servicios públicos siguen llegando”, añade.

“Sin espectáculos”

Rafael Manjárrez, miembro de la Junta Directiva de Sayco, afirma que desde que el país entró en el período crítico por el aislamiento murieron los espectáculos debido a “la prohibición de las aglomeraciones” hasta que se normalice la situación que ha generado la pandemia.

“Esto no es fácil es una situación inusitada en una circunstancia de imprevisión total. Hay un insumo que hace parte inherente a los espectáculos públicos grandes que es la aglomeración y al estar prohibida están muertos los espectáculos. Asimismo, por el cierre de establecimientos públicos no se usa la música y no hay ingresos”, enfatiza.

Manjarréz, recalca que durante estas fechas la entidad ha realizado tres pagos buscando mitigar la situación de los artistas.

 “Sayco pagó el trimestre correspondiente por concepto de Derechos de Autor, a la semana siguiente más o menos pagó un beneficio que se llama cuota de compensación por un valor aproximado de $400.000 y hace más o menos una semana el gerente general, César Ahumada, aprobó un bono de apoyo adicional”.

Sebastián Gómez, conocido como Dj Zetian, dj residente de la discoteca Elite, cuenta que acaba de entregar el apartamento en que vivía en Barranquilla y devolverse a donde su familia en Bogotá porque al estar “todos los bares cerrados es muy difícil encontrar un sustento económico”.

“Me ha afectado en todos los sentidos porque me quedé sin trabajo. En lo personal también me genera incertidumbre por el constante pensamiento de y ‘¿ahora qué sigue?, ¿qué otras entradas busco?’ Como dj me toca reinventarme para conseguir el dinero y empezar otra vez”.

“Cada uno de estos mariachis tiene entre siete a 10 integrantes, esto quiere decir que hay de 270 a 300 músicos que viven de esto en Barranquilla y que hoy están con las manos vacías.
A través de la música Giselle puede sostener sus estudios universitarios. Archivo particular
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • artistas
  • coronavirus
  • cuarentena
  • músicos locales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.