En video | Dulcerna, la marca de los cinco momentos

La historia de esta empresa barranquillera que ha dado un salto con sus nuevos propietarios, la familia Mancini, al pasar de cuatro puntos en 2017 a 13 tiendas y más de 335.000 personas atendidas en eventos, corporativos y eventos privados en 2019. 

Por: Nilson Romo Mendoza @nilsonromom
Más negocios

La historia de esta empresa barranquillera que ha dado un salto con sus nuevos propietarios, la familia Mancini, al pasar de cuatro puntos en 2017 a 13 tiendas y más de 335.000 personas atendidas en eventos, corporativos y eventos privados en 2019. 

Los hermanos Adriana y Bernardo Mancini, y su socio y amigo Orlando Zúñiga recibieron el testimonio de una de las marcas más queridas en Barranquilla hace dos años. En sus manos está Dulcerna, una organización que nació en 1976 (primero que estos inversionistas) y que es recordada desde su nacimiento por la preparación de recetas secretas, tradicionales y fórmulas de galletas, tortas, pasteles navideños, deditos de queso, ‘kibbeh’, café capuchino, brazos de reina entre otros delicatessen.

Dulcerna pasó de tener cuatro puntos en 2017, tras su venta a los Mancini en una negociación calificada por los nuevos propietarios de “amigable”, a 13 tiendas y más de 335.000 personas atendidas en eventos, corporativos y eventos privados en 2019. “Es una marca con un potencial enorme en la costa. Está en el corazón de la ciudad. Apenas la agarramos nos enamoramos de ella. Obviamente sabíamos lo difícil que es construir una marca de cero”, dice Bernardo Mancini, ingeniero industrial y gerente de la empresa.

Los Mancini y Zúñiga están en la nueva tienda en el centro comercial Plaza del Parque, atentos a lo que piden sus clientes, a entregar la carta. El local expone el nuevo concepto de marca desde su composición y arquitectura. Allí predomina el color rojo, en el fondo, en las sillas y resalta el logo de la marca que une cuatro letras ‘d’ formando una figura particular. En dos paredes blancas están delineados de rojo dibujos animados de cuatro generaciones junto a una mujer de cabello abundante, ensortijado que toma café y crea una atmósfera.

 

 

 

Dulcerna, sede comercial Plaza del Parque.
Dulcerna, sede comercial Plaza del Parque. César Bolívar

Un hombre mayor camina con el peso de los años a cumplir una de sus citas cuando está en Barranquilla. “Desde joven he venido a tomarme un café en Dulcerna. Una tradición que vi desde hace más de tres décadas en el norte de Barranquilla cuando señoras venían a tomarlo en las tardes en la carrera 53 antes de la calle 76”, dice Ricardo Caballero, periodista barranquillero y corresponsal de un medio de comunicación francés. Se sienta, cruza sus piernas, acomoda su maletín que cuelga en sus hombros y abre el periódico.

Adriana Mancini, abogada y directora de eventos de la empresa, explica que una mujer es parte del nuevo concepto de marca. Sus cabellos tienen la forma de los dulces que vende como las bicicletas, un producto de pastelería francesa que se conoce como palmiere (palmeres) y que en Bogotá le llaman corazones. “Está feliz, inspira tranquilidad, piensa en todo los comics, que te llevan a tu infancia y hace recordar a niño, a  un abuelo que piensa en todas locuras o tiempos ya vividos”.

 “La caricaturizamos para que ella eche un cuento”, dice Bernardo Mancini, quien recuerda su infancia y lo primero que viene a su mente es el pudín de arequipe de Dulcerna.  Orlando Zúñiga evoca las empanadas chilenas que sus padres le llevaban a Santa Marta, donde vivió. 

“Ella misma no se sabe si es joven, adulta, si es flaca o gorda. Si está sentada o de pie. Todo está entredicho como nuestros puntos de venta, línea de negocios: abiertas para todo el mundo”, agrega Orlando Zúñiga, director comercial de Dulcerna y máster en administración de empresas. 

“Al final lo que buscamos es que el púbico se identifique con ella”, puntualiza Adriana Mancini. 

Todo este cambio, que comenzó con la compra de la empresa en 2017 a los fundadores de Dulcerna, la familia Vergara Salazar,  y la responsabilidad de sostener la potencia de la marca en la industria de preparación de alimentos, los Mancini y Orlando Zúñiga explican que nació de una pregunta personal: ¿qué queremos con Dulcerna?
Habían renunciado a sus empleos y vivido la experiencia de creación de empresas de base tecnológica, de emprender, asesora y trabajar para grandes firmas. 

 

Dulcerna ofrece ahora una carta de desayunos y almuerzos.
Dulcerna ofrece ahora una carta de desayunos y almuerzos. César Bolívar

La compra de Dulcerna entregó una estructura de más 100 empleados, con experiencia y procesos, y asumirlo exigió alinear valores.  “Queríamos una empresa creativa, dinámica, proactiva, feliz y optimista. Son los valores que nos definen para servir, atender a clientes desde un proveedor grande hasta un comensal”,  destaca Zúñiga.
Con la visión de impulsar, el equipo de creativos delineó una estrategia que empezó con acercar la marca más al público. Bernardo Mancini compara aquella decisión con la dinámica de un equipo de profesional fútbol que quiere hacer más afición. “La mayoría de clientes eran adultos y apuntamos a los jóvenes, niños y la familia; porque si no lo hacíamos nos quedábamos solo”, dice.

Aprovecharon escenarios como los Juegos Centroamericanos y del Caribe, donde analizaron  qué productos más pedían. Ocho meses después crearon la marca Dulcerna Bakery Shop que amplió la carta en un local innovador diseñado por el arquitecto Ricardo de Castro. 

“Dulcerna tenía mucha fama por postres y conveniencia a la hora del desayuno, el café y decidimos volverla la marca de los 5 momentos. Mejoramos los servicios y productos en media mañana y entramos con una carta para el almuerzo y la cena que incluye una oferta saludable. Armamos un equipo de cocina, con Claudia Posada, mi madre que tiene experiencia culinaria nos ayudó y con el chef David Díaz se completó un equipo”, cuenta Adriana Mancini. 

El concepto de la enseña y su arquitectura irrumpió con el refuerzo del talento humano para la estandarizar preparaciones y la línea de negocios de eventos, cuya novedad ha sido la preparación en vivo en fiestas sociales, show de meloja y helados. “Es una experiencia con profesionales, cremas nutela, de pistachos, pastelera. En Dulcerna, como dice nuestro chef  David Díaz, es todo hecho a la minuta”, destaca Adriana.    

“El reto es grande y por eso hemos desarrollado un grupo de trabajo. No fue sencillo, pero de manera creativa hemos hecho unas inversiones para ir poco a poco aumentando ventas, estando en más lugares, conectando más personas, garantizando la calidad y explotando el  activo que es  Dulcerna”, dice Bernardo Mancini. 

Ese ‘turn round’, como le llama a esta apuesta, aún sigue su trayecto. Dice que todavía no pueden cantar victoria. “La vida es un constante camino que uno tiene que estar reinventándose sobre todo que hoy en día hay mucha competencia”.

 

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Más negocios
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web