Gaspar Hernández, abogado y pedagogo.

Escándalo mediático, polémica a través de las redes sociales, el tema de discusión del momento de la ciudadanía. Cualquiera que sea el calificativo, lo cierto es que el caso del supuesto abuso sexual por el que una menor de edad denunció a otros cuatro estudiantes, todos vinculados al colegio Marymount, en el norte de Barranquilla, deja grandes lecciones y también cuestionamientos a la sociedad sobre la importancia del cuidado de los hijos.

¿Será que la tarea de los padres hoy en día se cumple en forma adecuada? ¿Falta control en los hogares y los instituciones educativas para los jóvenes? ¿Cómo debió actuar el colegio? ¿Se trata de un tema público?

En concepto del abogado y pedagogo con doctorado en Educación, Gaspar Hernández, la decisión disciplinaria del retiro de los estudiantes involucrados es ejemplar, pues “está levantada bajo el principio de verdad sabida y buena fe guardada, ya que el castigo propende porque actos como este no se repitan”.

Para Hernández, si bien los actos contra los niños y adolescentes están amparados con reserva de ley, deben ser de público conocimiento ya que el amparo de ellos es responsabilidad de las familias, la sociedad y el Estado.

En un análisis que elaboró para EL HERALDO el Grupo de Educación y Desarrollo Psicoafectivo - Maestría en Psicología Clínica, de la Universidad del Norte (lea texto completo aquí), se indicó: “Una sociedad que antepone el placer a la realidad, que promueve los intereses individuales sobre los colectivos, que propicia más que un derecho, un deber de gozar de todo (ya que si no gozas está mal y por eso debes gozar todo lo posible), una sociedad que sostiene el principio de que todo se debe experimentar; que promueve la laxitud cada vez más generalizada de las normas que deben regir la humanidad, es una sociedad que abre una puerta sin fin a la realización de todos los deseos sin una consideración de las consecuencias que los actos pueden generar en sí mismos y en los demás”.

De igual forma, los académicos plantearon que “el fácil acceso al alcohol y las drogas no escapa a las formas modernas de ofrecimiento que cada vez a más temprana edad llevan a experimentar el consumo de drogas ilícitas, siendo este un factor de riesgo mayor para los pre adolescentes y adolescentes ya que en muchas ocasiones, no cuentan aún con recursos yoicos para rechazar o combatir el peligro el cual a su vez toma el lugar de la dependencia no solo física sino emocional, que además los lleva a creer que el uso será transitorio”.

Según el Grupo, así como existen factores de riesgo también existen factores protectores como son: lazos familiares afectivos, padres que están al tanto de la vida de sus hijos, límites claros con amor y sin temor, participación del adolescente en la vida familiar, participación del adolescente en la vida social, espacios para conversar de los temas con el adolescente y espacios de recreación en familia asociados al momento de vida de los hijos no a las necesidades de los padres.

También se hizo énfasis en los signos y alertas para detectar a tiempo cualquier interferencia en su desarrollo, tales como: disminución del rendimiento escolar, cambio del grupo de amigos, cambio en la forma de vestir, transformación en la manera de hablar, cambios en el patrón de sueño y alimentación, dificultades con el manejo del dinero, entre otros.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.