Deportes | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Junior de 1966. Arriba: Roberto do Amaral, Federico Rodríguez, Pedro Bruges, Adelmo Vivas, Hermenegildo Segrera y Carlos ‘Papi’ Peña. Abajo: Olinto Fonseca, Enrique Botejara, Joaquín Pardo, Paulo César Lima y Escurinho.
Deportes

“Mi padre se fue feliz”: Yelkin Pardo

A los 74 años, tras sufrir un infarto, murió Joaquín Pardo, una de las leyendas del fútbol barranquillero. 

Era inspiración y transpiración, neuronas y testosterona, calidad y carácter, ingenio y músculo, frac y overol. Joaquín Antonio Pardo Picalúa tenía todo como futbolista. Luchaba como un león y divertía como delfín. Un obrero y un artista al mismo tiempo. Uno de los futbolistas barranquilleros mejor dotados en todos los tiempos falleció el viernes 16 de octubre a los 74 años de edad, a las 11:50 a.m., en la Clínica Murillo, tras sufrir dos infartos.      

Pardo, que jugó en Junior entre 1966 y 1972, vivía en el barrio la Ciudadela, junto a Iveth Picalúa Torres, con quien tuvo cuatro de sus siete hijos, entre ellos Yelkin, ex defensa central de los rojiblancos en los años 90.

Cuenta Yelkin, que ahora es entrenador de las divisiones menores del club tiburón, que su viejo “se encontraba bien de salud, no se enfermaba de nada”, pero en la madrugada de ayer sintió un fuerte dolor de espalda y fue llevado de emergencia al centro médico.  

“Mi hermana se lo llevó a la clínica y estando allá sufrió dos infartos, uno a las 9 de la mañana. Los médicos lo reanimaron e intentaron salvarle la vida, pero a las 11:50 sufrió otro infarto fulminante y pereció”, relató Yelkin en diálogo con EL HERALDO.

Según el menor de sus retoños, ‘Joaco’ Pardo llevaba 10 años de buen comportamiento después de transitar por un camino oscuro y desenfrenado.

“Para nadie es un secreto que mi papá tuvo una vida desordenada, pero en los últimos años tuvo un cambio de 360 grados. Había cambiado su calidad de vida, estaba tranquilo. Como hijos estamos tranquilos porque mi padre se fue feliz y cumplió sus sueños”, expresó Yelkin.

Joaquín Pardo, narra su hijo, enderezó su rumbo en todo sentido. Incluso había superado los inconvenientes para caminar con un par de prótesis en las rodillas, que habían sufrido problemas de meniscos y ligamentos durante su carrera como futbolista y en medio de sus momentos de perdición.   

“Lo operaron y le cambiaron las dos prótesis, estaba bien. Sus últimos años fueron muy felices. La muerte nos tomó por sorpresa, la verdad es que no sufría de nada”, reiteró Yelkin.

Inolvidable futbolista

Nadie pone en duda las brillantes condiciones técnicas y el despliegue de garra de Joaquín Pardo. Junior, Unión Magdalena y Tolima disfrutaron de su fútbol total. Su carrera como profesional se inició en 1966, con la reaparición del equipo rojiblanco en el campeonato colombiano después de 12 calendarios ausente.

“Era uno de los baluartes de Junior en su reaparición. (El técnico brasileño) Marihno Rodrigues de Oliveira dijo que ‘Joaco’ era un adelantado a su época en la posición de mediocampista. Hacia lo que hoy en día llaman volante mixto, muy técnico y aguerrido a la vez, con un remate potente”, recuerda Carlos ‘el Papi’ Peña, quien tuvo la oportunidad de compartir con él en la escuadra rojiblanca y en la selección Colombia.  

“Le pegaba fuerte, pero con precisión, dio mucho de qué hablar en esa época. Era estupendo. Le faltó un poco de disciplina, si la hubiese tenido, habría hecho más historia todavía”, considera Peña.

 

Adiós a Joaquín Pardo, legendaria figura de Junior

El destacado exvolante barranquillero, nació en el barrio Rebolo y pasó por el cuadro rojiblanco en dos ciclos, de 1966 a 1970 y de 1971 a 1972. 

Archivo
Archivo
Archivo
Archivo
Archivo
Archivo
Archivo
Archivo
Archivo
Olímpico

Hizo parte de la selección Colombia de mayores en la eliminatoria rumbo al Mundial Inglaterra-1966, con solo 19 años de edad. Ese equipo, tras una profunda división entre la Adefútbol (presidida por el barranquillero Eduardo Carbonell Insignares, con el aval de la Fifa) y la Fedebol (conducida por el también currambero Alfonso Senior, que tenía el manejo del campeonato profesional, pero no el amparo Fifa), solo se armó con jugadores costeños como Calixto Avena, ‘Jaricho’ Valderrama (padre del ‘Pibe’), Walberto Maya, Hermenegildo Segrera, Miguel Pérez, Carlos ‘Papi’ Peña, Henry Toscano y Antonio Rada, entre otros. El técnico fue el barranquillero Antonio Julio De La Hoz.

El representativo nacional conformado por caribeños disputó un triangular con Chile y Ecuador. Los partidos de local se jugaron en la capital del Atlántico. Nada más pudo vencer 2-0 a los chilenos, en el estadio Romelio Martínez, con un doblete de ‘Toño’ Rada. El resto de juegos de anfitrión y visitante los perdió.

“Tenía gran talento y facilidad para asociarse con sus compañeros de juego. Creativo, inteligente, aparentemente lento en sus movimientos, pero rápido para pasar la pelota al mejor ubicado. Sus pelotazos de 30 o 40 metros eran certeros”. Así lo describe el estadígrafo Guillermo Ruiz Bonilla en el libro ‘Junior nuestra pasión’.  

También integró el primer combinado patrio sub-23 que clasificó a unos Juegos Olímpícos, México-1968. En el clasificatorio de estas justas, Pardo anotó un gol en la victoria 4-2 sobre Paraguay, en el estadio El Campín, de Bogotá.  

“Estaba en un momento maravilloso en esos Juegos Olímpicos de México. El suplente de él era Jairo Arboleda. Así que imagínense cómo jugaba”, dijo ‘Papi’ Peña.

ANOTÓ 14 GOLES EN 142 PARTIDOS CON JUNIOR 

Joaquín Pardo jugaba como volante ‘6’ o como ‘8’. No importa la posición, siempre desarrollaba su fútbol dinámico e inteligente en favor de Junior.

Durante los 142 partidos que disputó en Junior entre 1966 y 1972, convirtió 14 goles, varios de ellos con su temible pegada.

 “Cuando se fundó el nuevo Junior, fue uno de los integrantes principales del equipo con ‘Toño’ Rada, Calixto Avena, ‘Tomate’ Guerrero, Walberto Maya, Henry Toscano y los grandes extranjeros que venían”, cuenta Carlos ‘el Papi’ Peña, que era defensa central de aquel conjunto tiburón que reapareció en el fútbol profesional colombiano en 1966.

ESTE SÁBADO ES EL SEPELIO

El cuerpo sin vida de Joaquín Pardo se está velando en la Funeraria Los Olivos (sede de la calle 60 con carrera 38).

Las honras fúnebres comenzarán a las 2:00 p.m. A las 4:00 p.m. se iniciará el traslado del féretro hacia el Cementerio Los Olivos (vía a Puerto).

Joaquín Pardo con su hijo Yelkin, que también fue jugador de Junior, y su nieto.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

¡Volvió toda la emoción del FÚTBOL COLOMBIANO!

Haz tus predicciones, acierta los marcadores y gana puntos para ser el N°1 del ranking.

Demuestra que eres un CRACK DE LOS MARCADORES, compite por el liderato del ranking.

¡Jugar ahora!

Más noticias de:

  • Exjugador
  • Futbolistas fallecidos
  • Junior
  • muere jugador de Junior
  • Rincón Juniorista
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web