Cultura

Tras los pasos de los jóvenes talentos que buscan un cupo en la EDA

1.061 personas realizan las audiciones para iniciar su camino a la formación técnica en la Escuela Distrital de Arte y Tradiciones Populares.

Como si se tratara de un reality, jóvenes con talentos para la danza, la música, la pintura, las artes escénicas y otros siete programas de formación técnica realizan esta semana las audiciones para hacer parte de la Escuela Distrital de Arte y Tradiciones Populares (EDA).

En las afueras de un salón de eventos ubicado en la carrera 47 con calle 72, varios de ellos esperaban ansiosos su turno, eso sí guardando los respectivos dos metros de distancia y utilizando el tapabocas para evitar el contagio del coronavirus.

En grupos de 20 personas, los aspirantes iban ingresando para realizar la verificación de datos y posteriormente hacer las pruebas de talento y la entrevista psicológica.

Dentro del grupo que ingresó ayer a las 10 de la mañana a realizar su audición en el programa Técnico Laboral en Ejecución de la Danza estaba Milena Claro Torres, una joven sorda de 25 años, para quien esta actividad tenía un valor muy especial, debido a que se trataba del inicio de su sueño de convertirse en bailarina profesional.

Ella no estaba sola, a su lado permanecía José Luis Brieva, intérprete de lengua de señas, quien labora con la EDA.

Tras la verificación de sus datos, la mujer oriunda de Mompós (Bolívar) quedó habilitada para realizar la prueba técnica junto a otros 19 jóvenes. “He venido a cumplir mi sueño de ser una destacada coreógrafa. No había podido inscribirme el año pasado porque se presentó lo de la pandemia. Ahora que todo comienza a regresar a la normalidad quiero profesionalizarme en danza, me fascina este arte y quiero fortalecer mis conocimientos”, dijo la recién egresada de la Institución Educativa Distrital Salvador Suárez Suárez.

Esta residente del barrio Buenos Aires empuñaba sus manos de manera constante, la ansiedad era evidente antes de afrontar la audición que le permitiría estar más cerca de sus sueños. Al pasar a un amplio salón decorado con cortinas blancas, el equipo evaluador, liderado por el instructor Cristian Pacheco, les explicó que experimentarían tres momentos en los que medirían sus secuencias de movimientos, capacidad propositiva y coordinación.

Uno a uno fue tomando posición, y apenas sonó la música liberaron la carga de estrés y la convirtieron en veloces pases.

Milena se puso un suéter rojo,  tenis y sudadera negra, y tras mirar con atención las señas de José Luis comenzó a bailar a ritmo de salsa, merengue y pop.

Para ella bailar implica moverse al ritmo de la vibración del sonido, por lo que sus pasos son más dinámicos con el repicar del tambor o de otros instrumentos de percusión.

“Vine a Barranquilla a terminar mi bachillerato y en la noche cuando estaba estudiando conocí al profesor Rafael Fontalvo, que es uno de los primeros bailarines sordos, él fue quien despertó mi interés por la danza y comencé a tomarle amor a todas las manifestaciones artísticas. Por eso me puse como meta estudiarla a fondo”, explicó a EL HERALDO, luego de su primer ejercicio, el cual superó sin mayores inconvenientes.

Los aspirantes también tuvieron una entrevista con un equipo de psicólogos. Johnny Olivares
Con una meta clara

Para esta bolivarense la danza se convierte en la mejor manera de comunicarse con el mundo. Es cierto que no puede hacerlo con palabras, pero cada movimiento que realiza con su cuerpo demuestra las ganas que tiene de salir adelante. Su meta es clara, se ilusiona con enseñarles a otras personas desde pequeños a tomarle amor a la danza y la música.

“Principalmente quiero trabajar con niños sordos. Me siento muy contenta, es la primera vez que participo en un proceso de inscripción en la EDA y me gustó porque me trataron de igual manera como cualquier persona oyente”.

Sobre los ritmos que más disfruta, explicó que son la cumbia y el mapalé, los cuales tuvo la oportunidad de bailar en el segundo punto de la audición, en el que sonaban diferentes canciones folclóricas y cada aspirante debía bailarlas de manera correcta. Muchos no lograban identificar la música, por lo que Milena no podía fijarse en sus compañeros y se aferraba a cerrar sus ojos para darle el ritmo correcto a sus movimientos.

Aunque muchas veces lució algo perdida, fueron más sus aciertos, especialmente con la cumbia y el mapalé, descrestando con cada uno de sus movimientos.

La prueba técnica culminó con ejercicios de coordinación de giros y pasos, en el cual a Milena le fue bien debido a que su nivel de concentración es muy alto.

“Nos fijamos mucho en el ritmo, condiciones de lateralidad y ubicación en el espacio. Además buscamos en los aspirantes la capacidad para crear, queremos que ellos sean propositivos en el tema de la danza. En los últimos años hemos tenido chicos con algún tipo de discapacidad, por eso contamos con un intérprete que ayuda a minimizar las barreras que existen. La idea es que ellos desarrollen al máximo sus talentos y es un deber nuestro colocar todas las herramientas posibles a su disposición para que lleguen a la cualificación que se busca”, contó a este medio el instructor Cristian Pacheco.

El intérprete José Luis Brieva acompañó a Milena. Jhonny Olivares
Potencializando talentos

Valmiro Narváez Goenaga, asesor del área formativa de la Secretaría de Cultura y Patrimonio de Barranquilla, explicó que la EDA es una escuela de formación técnica enfocada particularmente en el campo artístico, es decir que allí reciben estudiantes con un talento ya identificado. “Nosotros nos encargamos de acompañarlo y tecnificarlo para el mundo laboral. Somos únicos, la EDA no tiene un par en el país, existen otras experiencias que hablan de escuelas de formación, pero esta visión técnica para el emprendimiento y la innovación es única de Barranquilla”.

Agregó que este año de 2.300 aspirantes 1.061 superaron la prueba de conocimiento y afrontaron la prueba técnica. Como novedad en el 2021 inician las clases diurnas y aspiran el próximo semestre iniciar clases en la Fábrica de Cultura. “Esta generación entra con una proyección de prácticas para que puedan colocar en escena todo lo que han aprendido”.

Por su parte, Rina Patricia Orozco Rua, coordinadora de Bienestar Institucional de la EDA, contó que los aspirantes también afrontan una entrevista psicológica en la que tienen en cuenta aspectos como el conocimiento general, las competencias comunicativas, el aspecto sociofamiliar, psicosocial, su inteligencia emocional, motivación y metas a corto y largo plazo. “De igual forma analizamos las expectativas que traen a nuestra institución para así formar seres íntegros y entregárselos a la sociedad barranquillera”.

Otros de los estudiantes que este martes realizó la audición fue Tony Gómez Carrillo, quien se sintió agradecido por esta oportunidad.

“Pude explorar algo más acerca de lo que ya conocía. Para mí entrar a la EDA sería la oportunidad perfecta para ahondar sobre la danza y certificarme para posteriormente ser un bailarín profesional”.

Johnny Olivares
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.