El Heraldo
Opinión

¡Lo estamos logrando!

 En mi Barranquilla, luego de días de mucha angustia, nos estamos recuperado poco a poco frente a la pandemia y todos bajo un solo paraguas.

En uno de los apartes en mi libro “Al Viento y Al Azar” titulado: La Soledad de los viejos en un país desarrollado,  afirmo: “El origen de la soledad en que viven algunos viejitos en los Estados Unidos es la consecuencia de la exagerada independencia de los jóvenes, que al sentir despuntar su mayoría de edad levan anclas para jamás volver, como dice el poeta colombiano Porfirio Barba Jacob en “Canción de la Vida Profunda”.

Nunca imaginé, que  como consecuencia de la pandemia del coronavirus, los  mayores, ya grandes como nos dicen, estemos también refugiados a la fuerza sin conocer todavía a ciencia cierta, cuando retornamos a los momentos más bellos: el  contacto con el calor de la familia y los encuentros de tertulia con los amigos recordando historias y  anécdotas.

Hemos sido nosotros, ignorados en nuestra capacidad de responsabilidad frente a la necesaria prevención, el sentido común que nos da el recorrido de nuestra vida y por ello nos han limitado al máximo el derecho a que podamos salir y recibiendo en mi caso, la aliviadora brisa del Caribe siguiendo la norma al pie de la letra.  Las reiteradas manifestaciones por ejemplo en Colombia de “rebelión de las canas” no es sino la expresión de una ansiedad justificada producto de una discriminación donde hemos sido  subvalorados  y no cuenta nuestra experiencia y ganas de vivir. Nos definen como población vulnerable, pero por lo contrario estamos sobradamente blindados por el paso de los años, donde ya hemos ganado muchas luchas, ascendido cimas, sabemos cómo prevenir el peligro y lo que significa dejar de existir.

Nuestra alternativa ha sido un “tour casero al interior de nuestros hogares” se ha hecho entones más recurrente la visita  a nuestro sofá, o el balcón, desde donde logro apreciar mi adorada Barranquilla... o el estudio en donde renuevo la memoria de mis líneas literarias, las fotos de mis hijos, el computador que me invita, o el papel y la pluma dando impulso a mi deseo de plasmar una palabra, una idea, un recuerdo, porque a nuestra edad gracias a Dios, todo sale del alma y del corazón.

Paradójicamente los jóvenes a  los que se refiere Porfirio Barba Jacob, que brillan por su ausencia ante sus padres y son en parte el motivo de la soledad de los adultos mayores en sociedades modernas, son en su mayoría los protagonistas de la rumba, pasándose  de tragos en medio de la irresponsabilidad en la prevención y la norma, en esta época de pandemia, han retado la poca vida que llevan  queriendo  empujarla al abismo o a la tumba, si infortunadamente son contagiados.

Pero esto, no es una lucha de edades o generaciones, hay también otros que sí han escuchado y se han puesto de pie. En mi Barranquilla, luego de días de mucha angustia, nos estamos recuperado poco a poco frente a la pandemia y todos bajo un solo paraguas, donde gobernantes y líderes de opinión han puesto el pecho, y el personal de la salud se ha entregado sin límites; su capacidad y profesión en un ejemplo de sacerdocio que merece nuestro aplauso.

Y aunque debemos seguir concentrados, batallando contra el virus, simplemente: ¡Barranquilla gracias, lo estamos logrando!

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Javier Castell Lopez

Mi experiencia con el covid

El pasado sábado 3 de abril tuve que regresar de BLU radio, en medio de una transmisión, por fuertes malestares y alta fiebre. A partir de ese día, y tras la confirmación de la presencia de Covid en mi cuerpo, he estado encerrado en mi cuarto

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

#VotoPorUnModeloDeVida

En lo personal siempre he creído en las libertades y en que el Estado sólo intervenga cuando sea necesario, con el objetivo puntual de cerrar la brecha de inequidad y acercar a los ciudadanos a posiciones en las que los servicios básicos de edu

Leer
El Heraldo
Pedro Viveros Tarquino

Ojo con el vecindario en el 22

Ojo con el 2022” fue un trino del expresidente Álvaro Uribe que, como muchas de sus opiniones, generó un debate alrededor del mensaje enmarcado en las elecciones colombianas del próximo año. Sin embargo, a mi juicio, lo que vaticinó el exse

Leer
El Heraldo
Enrique Dávila

Parar, obsidional, CEO

Parar es detenerse, cesar: ‘El bus paró’, ‘¡para de hablar!’. En la Costa se usa como subir/levantar: ‘Paré el espejo para verme’, ‘¡párate de la silla!’. [Soy francés y no entiendo] dos sentidos tan diferentes. Henry Muller,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web