El Heraldo
Opinión

El infierno del sacerdote

Así, hace algunos años ya escribí estas líneas y la situación para los sacerdotes continúa igual, o quizás más grave.

Para la juventud, no es fácil la decisión hoy en día de asumir el celibato, y quizás más compleja aún la motivación de una nueva generación para convertirse en sacerdotes.

En uno de los escritos de mi libro  “Al Viento y Al Azar” y que título Alternativas frente al Celibato, afirmo: Los sacerdotes católicos, inmersos en el dogma del celibato, viven también rodeados de un mundo morboso, contra el que deben defenderse utilizando una de dos alternativas. La primera: revistiéndose  con la armadura  de aquellos santos  de otras épocas que luchaban a muerte contra las tentaciones. La segunda: el acceso al matrimonio, aboliendo de esta manera la castidad, como el mejor de los caminos para conjugar todos los peligros y tentaciones que campean en medio de una sociedad y proclive a su autodestrucción. Así, hace algunos años ya escribí estas líneas y la situación para los sacerdotes continúa igual, o quizás más grave.

En el portal católico Aleteia leí un artículo preocupante: ¿Por qué hay sacerdotes que se suicidan?, a propósito de la jornada mundial de la prevención del suicidio que se llevó a cabo el pasado 10 de septiembre. Aquí, el Pe. Deivide Marcklai Rocha Cerqueira, autor e investigador, incluye un dato desgarrador, 17 sacerdotes que entre los años de 2017 - 2018 se quitaron la vida en Brasil.

El portal agrega: “El sacerdote se ve inundado por un continuo cansancio físico y psicológico, además de poder empezar a desarrollar una frialdad en el enfrentamiento del ministerio que antes ejercía con tanto celo”.

Igualmente plantea si hoy en día la iglesia católica se está preocupando más por atender la administración de la misma que por hacer seguimiento a los sacerdotes en su diario caminar, sus angustias, sueños, frustraciones y sus tentaciones de diferente índole. Y concluye, creo que no hay nada más hermoso para un sacerdote que recibir una llamada o visita de su obispo y antes de oírle preguntar cómo están las finanzas de la parroquia, escucharle preguntar con sinceridad: Hijo mío, ¿tú cómo estás? ¿Has rezado? ¿Cómo estás de salud? ¿Has comido bien?

Todo lo anterior refleja en gran medida el estado emocional del sacerdote hoy y vemos como algunos de ellos internamente viven su propio “infierno”. El Papa Francisco se ha convertido para bien en el líder de un cambio integral que necesita la Iglesia y una inmodificable necesidad  de acomodarse al ritmo del mundo de hoy. Son muchas las reformas que se podrían asegurar debe asumir el Concilio Vaticano en su sabiduría plena y está en deuda que se lleven a cabo contra viento y marea.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Javier Castell Lopez

Mi experiencia con el covid

El pasado sábado 3 de abril tuve que regresar de BLU radio, en medio de una transmisión, por fuertes malestares y alta fiebre. A partir de ese día, y tras la confirmación de la presencia de Covid en mi cuerpo, he estado encerrado en mi cuarto

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

#VotoPorUnModeloDeVida

En lo personal siempre he creído en las libertades y en que el Estado sólo intervenga cuando sea necesario, con el objetivo puntual de cerrar la brecha de inequidad y acercar a los ciudadanos a posiciones en las que los servicios básicos de edu

Leer
El Heraldo
Pedro Viveros Tarquino

Ojo con el vecindario en el 22

Ojo con el 2022” fue un trino del expresidente Álvaro Uribe que, como muchas de sus opiniones, generó un debate alrededor del mensaje enmarcado en las elecciones colombianas del próximo año. Sin embargo, a mi juicio, lo que vaticinó el exse

Leer
El Heraldo
Enrique Dávila

Parar, obsidional, CEO

Parar es detenerse, cesar: ‘El bus paró’, ‘¡para de hablar!’. En la Costa se usa como subir/levantar: ‘Paré el espejo para verme’, ‘¡párate de la silla!’. [Soy francés y no entiendo] dos sentidos tan diferentes. Henry Muller,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web