El Heraldo
Opinión

Justicia para Julieta

Un verdadero acto de justicia por los manatíes no es llevar este caso a la justicia penal, sino buscar que se implementen medidas en los territorios.

El asesinato de Julieta, el manatí que murió el pasado miércoles a manos de unos pescadores en el corregimiento de Tasajera, es un hecho que debe despertar una alerta nacional sobre lo que sucede en nuestros parques naturales y la corresponsabilidad de la sociedad y del Estado en la educación de quienes tienen una relación más estrecha con estos ecosistemas. Días antes de su muerte Julieta había sido rescatada y liberada, y la Corporación Autónoma Regional del Magdalena –Corpamag– venía monitoreando el trayecto del manatí. Los manatíes en Colombia son una especie en vía de extinción, principalmente por la perversa práctica de la cacería de estos animales.

Lo sucedido en Tasajera no se enmarca dentro de la práctica usual de la cacería, a pesar de que Julieta fue perseguida, capturada y gravemente lesionada por los pescadores. Este doloroso caso que ha ocupado los titulares de esta semana, es el resultado de un sistema en el que a la pesca no se le ha dado la relevancia que merece; no hay un sistema de acceso a la información o educativo para los pescadores; y se ha dejado al azar a los humedales y ciénagas del país donde la pesca está permitida. 

El lugar donde sucedieron estos hechos es un corregimiento donde la pobreza alcanza niveles imperdonables, donde la principal actividad económica es la pesca, y esta se ha visto gravemente afectada por las intervenciones que se han hecho sobre la Ciénaga Grande de Santa Marta, como la carretera Ciénaga- Barranquilla. En Colombia, a diferencia de otros países donde sus recursos naturales son altamente valorados, no se exige licencias para practicar la pesca, como tampoco hay una política pública seria que busque formalizar o potenciar la actividad pesquera, sin que ella represente un grave perjuicio al medio ambiente.

Los manatíes son especies claves para las ciénagas, pues se encargan de limpiarlas de especies como el buchón, y sus desechos fomentan la fertilización de la tierra. Con seguridad, quienes mataron a Julieta pensando que era un caimán peligroso, desconocían la importancia que tiene esta especie para su propio trabajo y supervivencia. Esto no justifica de ninguna forma estos hechos, pero sí nos debe llevar a concluir que el abandono hacia los pueblos pesqueros -en los que, además, se muestra en todo sus esplendor la injusticia social- nos puede llevar a una crisis ambiental y social peor a la que estamos viviendo.

Estamos muy lejos de conocer lo que implica ser un pescador, tan lejos que creemos que comunicándonos por medios digitales vamos a llegar a ellos. Para la muestra, Corpamag venía advirtiendo a través de sus redes sociales el trayecto de Julieta desde que fue liberada, haciendo llamados para que se garantizara su protección, sin embargo, los que habrían podido evitar esta muerte, con toda seguridad, no tienen acceso a estas redes. Un verdadero acto de justicia por la vida de los manatíes no es llevar este caso a la justicia penal, sino buscar que se implementen medidas en los territorios donde los pescadores puedan tomar consciencia de la importancia de esta especie y del cuidado de nuestros parques.

@tatidangond 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Roberto Zabarain

Que pise suave

¡Qué diferencia con las protestas mamertas! Nadie pagó por la asistencia ni contrató vándalos, así que fue un ejemplo de civilidad. Ni Petro ni ninguno de sus áulicos le dio mayor importancia al asunto. Consideraron que era muy pronto para

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Estoy sanado

Todos los estudios que se han realizado hasta ahora en neurociencias para demostrar que, después del amor en la familia el siguiente gran amor es el de los amigos, son ciertos y acabo de comprobarlo en mi propia investigación realizada en Sahag

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.