¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Opinión

Niebla de guerra

Angela Merkel y Emmanuel Macron, representantes de dos pueblos que encarnaron los más cruentos enfrentamientos militares del siglo pasado, recurrieron a la metáfora de la guerra al encarar al tiempo el desafío del coronavirus. 

Con igual determinación recorrieron caminos semejantes con resultados desiguales. Diferencias explicables en gran parte al identificar similitudes adicionales entre la lucha actual y la metáfora bélica.

El término “niebla de guerra”, acuñado por el militar prusiano Carl von Clausewitz, se origina en la confusión causada por la imprecisión de la información en los campos de batalla. Información que suele ser incompleta, engañosa, contradictoria, cambiante. Excepto por un puñado de países asiáticos no existía experiencia en el manejo de una pandemia. Dentro de los confines de cada estado nación, todos hemos tenido que avanzar, en palabras del mismo Clausewitz, en “un mar inexplorado, lleno de peligros, que hay que surcar entre las tinieblas de la noche” y de prisa.

Como una ironía de la modernidad, la niebla se sube literalmente a la nube y se apodera de nuestros mensajes, de nuestros temores, de nuestras vidas. Se trata de una guerra asimétrica entre un enemigo microscópico e instituciones de alcance planetario. La “inteligencia”, en este caso la ciencia, fue tomada por sorpresa por el ataque viral. Imposible cumplir el primer mandamiento de la guerra: conocer el enemigo. Lo vamos conociendo por los golpes que nos asesta, contando los muertos, viendo si son hombres o mujeres, jóvenes o viejos, gordos o flacos. Dr. Fauci, eminente jefe de la respuesta en Estados Unidos, dijo hace un par de días “Es muy complicado. Estamos comenzando a entender.” Bill Gates, cuya fundación apoya prometedoras opciones de vacuna, recién explicó por qué ésta podría tomar desde nueve meses hasta dos años. La niebla fuerza a tomar decisiones en la incertidumbre.

Se suprimió, con razones, la oferta de aerolíneas, hoteles, restaurantes, bares, clubes y centros de convenciones. Lo mismo se hizo con millones de cumpleaños, matrimonios, grados y primeras comuniones. Ese fuego amigo arruinó de contera proveedores, empleados y contratistas de todas esas actividades. Luego, al encerrarnos, se estranguló también la demanda de casi todos los demás sectores. Clausewitz, quien pasó parte de su vida combatiendo los ejércitos de Napoleón, reconoció que la capacidad de éste para motivar a la población fue determinante de sus éxitos; otro factor que nos pasa costosa factura donde no encontramos el apoyo de la comunidad para lograr confinamientos fuertes, breves, eficaces. En muchos países, Colombia entre ellos, el pico se ha ido postergando, lo que induce a prolongar daños colaterales económicos y sociales. Pirro, rey de Epiro, al ganar una batalla en la que perdió la mitad de sus hombres, exclamó: “Otra victoria como ésta y regresaré solo”. Sí, estamos en guerra. Con disciplina y solidaridad podremos evitar una victoria pírrica.

rsilver2@aol.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Catalina Rojano

¿Quién eres para juzgarlo?

A pocos días de haber muerto, Diego Armando Maradona parece estar más vivo que nunca. La grandeza del grande, la maravilla de un genio, lo inasible de un humano con atisbos de dios terrenal se contraponen hoy a las críticas que recibe el ‘Pel

Leer
Álvaro Villanueva

Vacunas en su recta final

La primera vacuna de la historia de la humanidad, fue aplicada por Edward Jenner, médico Inglés el  1o. de julio de 1976,  comprobando la efectividad de la vacuna contra la viruela que él mismo desarrolló, inicialmente a partir de la

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web