El Heraldo

Puerta de oro

En 1921, el presidente Marco Fidel Suarez llamó a Barranquilla “El pórtico dorado de la República”. En 1936, el presidente Alfonso López Pumarejo inauguró y cruzó las Bocas de Ceniza, y al llegar a lo que era el Terminal Marítimo señaló: “Barranquilla es, desde ahora, puerto de mar”. Diez años después, Mariano Ospina Pérez la llamó “Puerto de oro de Colombia”, pero al final, por propios y extraños terminó siendo con mucha razón, la “Puerta de oro”, tal como hoy se llama el Centro de Eventos del Caribe.
El próximo 3 de agosto, el recinto ferial del Centro de Eventos –el más grande del país después del pabellón principal de Corferias– abrirá sus puertas, para que por ellas entre toda la magia del Caribe y todos los impactos positivos que, según Fundesarrollo, se producirán por su operación del 2012 al 2024: generación de 27.752 empleos; valor agregado a la economía del Atlántico por $2,26 billones y una tasa interna de retorno positiva por impuestos adicionales generados por ese valor agregado.

Puerta de Oro-Centro de Convenciones y Eventos del Caribe es la obra más importante y grande que se está desarrollando en la ciudad en un área de 8,5 hectáreas, que persigue articular el carácter caribe e internacional de Barranquilla con el medio ambiente y una infraestructura de vanguardia. De seguro aportará con creces a la competitividad de todo el Atlántico, ya que nos conectará efectivamente con el mundo; complementará el desarrollo inmobiliario, turístico y hotelero local y, por fin, los barrios Siape y San Salvador sentirán que, además de la alcaldía, hay alguien interesado en su recuperación socio-económica.

La ciudad, que no contaba con un lugar adecuado para ferias, eventos y espectáculos como las grandes urbes del mundo, tendrá, a partir del próximo mes, un área con una capacidad para 16.000 personas. En su recinto ferial se proyecta atraer a más de 600.000 asistentes, que concurrirán a las más de 40 ferias y eventos que se realizarán en sus instalaciones con el apoyo de Corferias.

Un malecón turístico de 18.000 m² –uno más– le brindará a Barranquilla otro encuentro con nuestro querido río Magdalena, que será también la compañía de los habitantes del hotel, oficinas, comercio y de las primeras viviendas que se construirán en ese lugar, al lado del río de la paz.

Ante noticias negativas que se originan por todo tipo de dudas y supuestas improvisaciones en torno a obras como la doble calzada Ciénaga–Barranquilla y  la Vía de la Prosperidad; los boquetes en los tajamares, el bajo calado en nuestro canal navegable que requiere un dragado urgente por parte de Navelena, los pocos avances en las obras del Canal del Dique, el paro camionero, el contrasentido de que los presos siguen libres y la respuesta con portazos a la paz por los amantes de la guerra, resulta sano, saludable y refrescante estar ad portas de que la próxima feria de Sabor Barranquilla, bajo el lema ‘Aquí se cocina en paz’, se realice en el segundo pabellón de ferias más grande de Colombia.

©clorduy    
clorduym@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Nieto

Inaceptable adoctrinamiento

Esta semana se conoció el caso de una profesora de secundaria en el Valle, Sandra Ximena Caicedo, que puso a sus estudiantes una tarea sobre los "falsos positivos” que era en realidad un claro esfuerzo de adoctrinamiento.

Como el de S

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Todo es sufrimiento

La realidad no es bonita. Basta con escuchar o leer las noticias para que pensemos que las cosas están mal o, en su defecto, que van de mal en peor. Y nada de eso es novedad. De algún modo, vivir siempre ha sido sinónimo de sufrir. En su primer

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Aprender a fluir

Hasta la segunda semana de marzo de 2021, las estadísticas indicaban que más de 202 millones de personas habían recibido una dosis de la vacuna, mientras que 75 millones de ciudadanos ya habían culminado su ciclo de dosis.

Por supues

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

La Costa y sus juglares

Un fenómeno popular fue el de los juglares que deambulaban por los pueblos del sur de Europa en la Edad Media. Iban cantando sus canciones. La gente salía a las caminos, se apiñaba para escucharlos, les daba comida para alimentarlos y también

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web