El Heraldo
Opinión

Fanatismo presidencial peligroso

La patología del fanatismo puede explicarse como resultado del maltrato histórico del ciudadano colombiano, obligado a vivir en una sociedad violenta, desigual e intolerante. Es evidente que se ha inducido a la Nación a un fanatismo político que padece por falta de educación y cultura política. Inconscientemente las personas repiten modelos de comportamiento fanático en contra de quienes, por cualquier motivo, consideran sus adversarios.

En el debate electoral por la Presidencia de la República de Colombia, el ciudadano está siendo sometido deliberadamente por las campañas, a un peligroso fanatismo destructivo de la convivencia social, que puede llevarle a dar muerte a quienes piensan diferente. 

Esta psicopatología es propia de sociedades medievales caracterizadas por ser políticamente incultas, mentalmente enfermas y bárbaras, siendo además un claro indicador, en nuestro país, del nivel psicopatológico de los autoproclamados “Presidenciables”, “Influencer”, “Opinadores” y “Líderes de Opinión”.  

Para entender mejor la gravedad del fanatismo como fenómeno psicosocial, al que se ve compelida inclementemente la Nación en la actual campaña presidencial, con el objeto de tener un acercamiento al problema, a continuación se presentan varias definiciones.     

En el libro “La lógica del Terrorismo”, se indica que el fanatismo es un estado mental caracterizado por la adhesión tenaz y prolongada a ciertas creencias. 

Alonso Fernández, en su obra “Fanáticos Terroristas”, considera fanáticos a los que entregan toda su facultad de creer o creditividad, de un modo absoluto e incondicional, a un tema o una cuestión, con intolerancia sistemática para los juicios y comportamientos discrepantes.

Javaloy, en su texto “Introducción al estudio del fanatismo”, considera que el fanatismo supone una intensa adhesión afectiva a una idea, socialmente compartida, a la que se concede un valor absoluto, que pretende ser realizada destruyendo cualquier obstáculo que se le interponga.

Las anteriores definiciones del fanatismo tienen peligrosamente en común: absolutismo, intolerancia, violencia y alienación, circunstancias que enrarecen la campaña presidencial colombiana, escalando cada vez más la violencia absurdamente en un país de los más violentos y corruptos del  mundo.      

Lo expresó Alonso Fernández, en “El fanatismo y sus remedios. Psicopatología.”. El fanático idealista combativo como un "iluminado violento" que posee un "ideal sobrevalorado", que se eleva a la categoría de dogma absoluto, con gran carga afectiva que le hace deformar las experiencias y situaciones (catatimia). En el mundo mental del fanático, una o varias creencias adquieren una importancia muy superior a las demás, hasta el punto de transformarse en la mayoría de sus actos.

El problema del fanatismo de la campaña presidencial colombiana se centra por lo menos en tres aspectos medulares: 1.- Fanatismo como psicopatología. 2.- Fanatismo inducido e inconsciente. y, 3.-  Fanatismo: responsabilidad de todos.

La patología del fanatismo puede explicarse como resultado del maltrato histórico del ciudadano colombiano, obligado a vivir en una sociedad violenta, desigual e intolerante. Es evidente que se ha inducido a la Nación a un fanatismo político que padece por falta de educación y cultura política. Inconscientemente las personas repiten modelos de comportamiento fanático en contra de quienes, por cualquier motivo, consideran sus adversarios. ¿Eres un fanático político? ¡Peligroso!

@orlandocaba

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Horacio Brieva

La confusa señalización de la Oriental

Realicé en Semana Santa una visita a San Jacinto. La tierra de mis ancestros paternos, del bisabuelo abogado del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario y del tío-abuelo fundador del Instituto Rodríguez, el otrora emblemático colegio de l

Leer
El Heraldo
Álvaro De la Espriella

Turismo, agro y emprendimiento

Los actos, actitudes humanas, decisiones, programas, política individuales o del estado, todo ello si es bueno, edificante, constructivo, si favorece a la comunidades, debe ser suficientemente divulgado. Muchas veces por modestia, por h

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

Cultura y memoria

Con general beneplácito el sector cultural recibió el anuncio del presidente electo sobre la designación de Patricia Ariza como ministra del ramo a partir del 7 de agosto. Pocas gestoras tienen el recorrido que la poeta, dramaturga, escritora y

Leer
El Heraldo
Amylkar D. Acosta M.

Ecopetrol

La historia se repite. La crisis energética global que se precipitó con la invasión rusa a Ucrania y la respuesta de los países que integran la OTAN, guarda mucha similitud con la crisis energética en 1973, la cual tuvo como detonante la guer

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.