¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
El Heraldo
Opinión

Ofrenda de Nochebuena

El 23 de diciembre de 1980, en plena víspera de Nochebuena, Gabriel García Márquez publica en El País, de Madrid, un artículo que tiene hoy una vigencia perturbadora: «Estas navidades siniestras». 

Para Gabo, lo siniestro se debe a un rosario de hechos desafortunados: que nadie se acuerde ya de Dios en Navidad, que el cumpleaños de un niño que nació hace más de dos mil años en una caballeriza se haya convertido en la ocasión solemne de la gente que no se quiere. Alegría por decreto, cariño por lástima, apoteosis del consumismo, parranda pervertida que no pocas veces termina a tiros. «Todo eso, en torno a la fiesta más espantosa del año. Una noche infernal en que los niños no pueden dormir con la casa llena de borrachos que se equivocan de puerta buscando dónde desaguar, o persiguiendo a la esposa de otro que acaso tuvo la buena suerte de quedarse dormido en la sala». 

Un desastre cultural que, en América Latina, comenzó con la pérdida de influencia de España frente a los gringos. Lo cual hizo que, de un modo gradual, los juguetes dejaran de venir de Oriente en los camellos famélicos de los Reyes Magos y comenzaran a llegar del polo norte en el trineo de renos voladores del rechoncho Santa Claus. 

En Baranoa, donde viví la infancia con mis hermanos, ninguna casa tenía chimenea, pero a ningún niño se le ocurrió poner en duda la poética mentira del nuevo colonizador, que no era mejor ni peor, sino una variante de la poética mentira del viejo colonizador, cosa que parece olvidar Gabo en su nostálgica diatriba. En realidad, a nadie le importaba un rábano de dónde llegaban los juguetes del Niño Dios, que, a su vez, pasó a convertirse en una suerte de eslabón perdido entre el turbante de los Reyes Magos y la nariz de cervecero de la versión yanqui de San Nicolás.  Lo importante era que llegaran, no de dónde venían. 

De hecho, hacía mucho que los regalos venían casi siempre de Venezuela, en los años florecientes en que «la tierra del petróleo» abastecía a Colombia de telenovelas para embrutecer a las mujeres y rones espléndidos para embrutecer a los hombres. El terruño de Andrés Bello se había dado el lujo hasta de exportarnos a Pambelé. En todo caso, la mañana del 25 de diciembre, ningún niño quería padecer el suplicio del villancico más escalofriante de todos los tiempos, que por cierto también venía de Venezuela: «Mamá, ¿dónde están los juguetes? Mamá, el Niño no los trajo».   

Aunque coincido con Gabo en muchos aspectos, debo decir que tengo una visión menos sombría. Pese a este año siniestro, en que se puede perder la vida por un beso, un pedazo de bicicleta o una denuncia de corrupción, volveré a celebrar la Navidad como una íntima ofrenda a la infancia. No tengo la fortuna de ser creyente, lo confieso, pero respeto profundamente la ingenuidad ajena. Celebraré la Navidad con mesura, distanciado de la mayoría de mis seres queridos. La Navidad es para mí un homenaje a esa época en que el «desencantamiento del mundo» no había tenido lugar. Cada Navidad, como en una rueda giratoria, vuelvo a ser el pequeño hijo de Aura Fontalvo, el niño que caía de los ciruelos, que jugaba fútbol en Sorocaima, que pescaba en los arroyos y que el profesor Araújo llevaba a volar cometa en el potrero legendario de María Natera. 

Solo por eso, escucharé de nuevo a Celia cantar «qué buena es la Nochebuena» y pediré hallacas en La Tiendecita…

orlandoaraujof@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Félix Lafaurie

¡Pillao!

Andrade atendió la audiencia desde Miami, impecable, mientras Elías tenía a sus espaldas la pared descascarada de una cárcel. Atrás quedaron los días en que invitaba al primero a su casa y le hacía regalos, se reunía con ministros y bebía

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Acuerdo sin consenso

A 15 meses de la elección presidencial ya tenemos 27 candidatos. De estos, 10 se reunieron en Barranquilla para firmar el “Consenso del cubo de cristal”, de honestidad y respeto. Si tuviesen algo de pudor no necesitarían firmar nada, simplem

Leer
El Heraldo
Ricardo Plata Cepeda

El retorno de los brujos

Esta columna, escrita desde Madrid y publicada aquí el 6 de julio de 2015, editada por razones de espacio, cobra hoy inusitada y lamentable actualidad:

El lunes pasado murió “el niño de Olot”. Tenía seis años, por su corta edad

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web