El Heraldo
Opinión

El siglo de Meira

En buena hora, la Biblioteca de Escritoras Colombianas, bajo la coordinación editorial de la novelista Pilar Quintana, incluyó a Meira en uno de sus dieciocho volúmenes. El libro, con prólogo de María Antonia León, se titula 'Ninguna voz repetirá la mía, poemas de Meira Delmar'. 

Pasado mañana, domingo 21 de agosto, se cumplirán cien años del nacimiento de Olga Isabel Chams Eljach, más conocida en el mundo de las letras como Meira Delmar. Barranquilla prepara varios homenajes, ojalá en alguno se lea y analice su obra, que es como se debe homenajear a un poeta. En distintas ciudades del Caribe colombiano, así mismo, se han publicado nuevas e interesantes antologías de sus poemas. Claro, es el centenario de su nacimiento. 

Por mi parte, he revisitado su obra en los últimos días, desde los afanes y ansias vivas de sus poemas de quinceañera, publicados en La Habana, hasta los versos que dicen, no sin melancolía, «nada deja mi paso por la tierra. En el momento del callado viaje, he de llevar lo que al nacer me traje. El rostro en paz y el corazón en guerra». Porque Meira fue, sin duda, una poeta precoz. Lo resalta con lápiz rojo en su discurso La mujer en su viaje por la tierra, con motivo de su ingreso a la Academia Colombiana de la lengua: «Cruzaba, recuerdo, caminos de la adolescencia, cuando me salió al paso la poesía, y se me hizo amiga para siempre. La encontré luego a lo largo de la vida, en los sueños que huyen, en el son de la lluvia, en la memoria del amor, en la presencia del olvido».

En buena hora, la Biblioteca de Escritoras Colombianas, bajo la coordinación editorial de la novelista Pilar Quintana, incluyó a Meira en uno de sus dieciocho volúmenes. El libro, con prólogo de María Antonia León, se titula Ninguna voz repetirá la mía, poemas de Meira Delmar. Bello título tomado de los versos del poema Huésped sin sombra: «Ninguna voz repetirá la mía / de nostálgico ardor y fiel asombro. La voz estremecida con que nombro / el mar, la rosa, la melancolía».

Hace unas semanas, en un bar barranquillero, mientras presentábamos el libro de Campo Elías Romero Fuenmayor, gran amigo de Meira, el poeta Nicolás Suescún recordó el que en su opinión es, quizá, el mejor poema de Meira Delmar, su Elegía de Leyla Khaled. A punto de terminar esta columna, busco en mi biblioteca el libro Meira Delmar. Poesía y prosa, que María Mercedes Jaramillo, Betty Osorio y Ariel Castillo editaron para la Universidad del Norte. Ejemplar imprescindible de setecientas cincuenta páginas, donde de nuevo pude percibir «la patria convertida en el recuerdo / de un sitio que borraron de los mapas», el lamento de Meira por la audaz guerrillera palestina a quien rompieron los años del asombro y la ternura, y asolaron la puerta de su casa, para que entrara el viento del exilio. La misma que impresionó al mundo en un septiembre del año setenta al intentar secuestrar un avión que volaba de Ámsterdam a Nueva York.  No se emborrachaba en La Cueva ni escribía en el burdel de la Negra Eufemia, pero es uno de los miembros del Grupo de Barranquilla. Ella lo sentía así en una de sus entrevistas: 

«Era muy amiga de Germán Vargas, Alfonso Fuenmayor, Álvaro Cepeda Samudio, Alejandro Obregón, Gabito. Conocí también a don Ramón Vinyes, que desde su “Reloj de Torre”, alentó en varias ocasiones mi incipiente labor poética. Con el grupo me encontraba en tertulias, actos culturales, exposiciones y formamos una asociación que trabajaba por la cultura, proyectando durante tres años Salones de Pintura Interamericanos que llevaron el nombre de nuestra ciudad a las primeras planas de la prensa continental. No todo se iba en farras…Mi amistad con el Grupo perdura, y doy fe de mi afecto por todos ellos».  

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Nieto

Falaz discurso en la ONU

Más de treinta años luchando contra las mafias y contra el estigma de ser un país de narcos, tanto esfuerzo, muerte y sangre desperdiciados, desechados como bazofia, en un discurso arrogante y plagado de falacias.

Por un lado, olvida

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

Silla de la oposición

La decisión de Rodolfo Hernández de dejar el Congreso de la República para perseguir una aspiración en la próximas elecciones territoriales es  la continuidad de lo que representó su candidatura a la presidencia; una crisis de los parti

Leer
El Heraldo
Jorge E. Robledo

A propósito de un discurso

En la asamblea de la ONU, Gustavo Petro hizo una afirmación que puede compartirse pero que debe explicarse: la guerra contra las drogas ha fracasado, dijo. Porque su consumo, lejos de reducirse, se ha ampliado y ha generado gran corrupción y muc

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.