El Heraldo
Opinión

El poder de la ficción

 El discurso de la poesía, según intuye, es una poderosa arma de seducción masiva que atenta contra la estabilidad de la Ciudad perfecta. «Las mentiras de la poesía son peligrosas, no porque toda mentira lo sea, sino porque toda mentira lo es cuando no tiene al estado por autor».

 A Julio Paredes, in memoriam

Era otro tiempo, desde luego, anterior a Caída, cuando inspirados aedos, maestros éticos de la Grecia arcaica, recorrían los caminos educando con deleite a la gente con una palabra venida de otro lugar. Palabra verdadera, sagrada, incuestionable, que fluía del caudal de las Musas por obra del antiguo arte de la invocación. Como dice William Marx, la Musa que invoca Homero en la apertura de sus poemas no es vana palabra. Más que simplemente abrirlos, los canta. «La Musa habla dentro del poeta, que le presta su boca».  De ahí a concluir que todo el saber del poeta no es sino un divino préstamo, no hay más que un paso.  Homero, simple intermediario, haría escuchar una voz que no es suya, que no le pertenece ni entiende, estaría inspirado, si no es que poseído.

La Musa, la diosa que otorgaba legitimidad al rapsoda, que permitía el catálogo infinito de naves y de rostros sin entrar en batalla; la misma, cuyo argumento se esgrimió para perder al poeta, al hacedor de versos, que de un momento a otro se halló sin prestigio, sin oficio y sin técnica. Desposeído a causa de su posesión, encajó los golpes más contundentes a manos de un poeta, uno con la suficiente inspiración para inventar a Sócrates de día y expulsar a sus cófrades de noche.

Es necesario considerar, asimismo, el valor de verdad de la poesía en el contexto de la problemática metafísica del arte. Sin olvidar, desde luego, que «los metafísicos de Tlön no buscan la verdad ni siquiera la verosimilitud: buscan el asombro. Juzgan que la metafísica es una rama de la literatura fantástica» . Para Platón, príncipe de los metafísicos, el mundo sensible constituye apenas una imagen del mundo de las Ideas, una sombra en la pared de la caverna, una vana apariencia, y por ello se distancia de lo verdadero, tal y como una copia se aleja del original. La creación del poeta, irracional y prestada, sería por añadidura una mímesis de acontecimientos sensibles, es decir, una copia de una copia y, por tanto, se hallaría triplemente alejada de la verdad. 

Sin embargo, tanto o más importante resulta la cuestión política. «El destierro de la poesía no es un simple enfrentamiento de ropavejeros charlatanes: es una lucha por el poder —o por la influencia sobre el poder», como dice William Marx. Platón alega que los poetas mienten, corrompen, deseducan. Lo curioso es que no los expulsa por inútiles, sino por peligrosos. El discurso de la poesía, según intuye, es una poderosa arma de seducción masiva que atenta contra la estabilidad de la Ciudad perfecta. «Las mentiras de la poesía son peligrosas, no porque toda mentira lo sea, sino porque toda mentira lo es cuando no tiene al estado por autor». Así, pues, el problema real no es solo que el poeta esté poseído, ni que su creación sea una copia de una copia, ni que atribuya a los Dioses todas las vergüenzas y pequeñas miserias de los hombres, el problema de fondo es que «solo la ciudad tiene derecho a mentir, y la mentira es demasiado preciosa para ser dejada en las manos de los poetas». 

Solo aquel que no constituya una amenaza para el orden totalitario puede quedarse; el poeta oficial, debidamente autorizado, regimentado, dócil, útil, sumiso a los altos intereses de la república, a su moral, a su verdad, a su autoridad. Los demás, los verdaderos, «no tendrán más que ir a plantar su carpa en otra parte». 

orlandoaraujof@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Yamid Amat Serna

Un haikú y el tiempo

“Golpea el portón de quien duerme: llamémosla primera nieve.”

Los haikús son poemas japoneses cortos, habitualmente citan temas cotidianos. Algunos de ellos tienen que ver con la naturaleza; casi todos, con las cosas que suceden a

Leer
El Heraldo
Horacio Brieva

Petro, no exageres

A raíz de las encuestas de la Alianza Verde que muestran que el 67% de sus integrantes desearía la unidad entre la Coalición de la Esperanza y el Pacto Histórico, Gustavo Petro escribió en Twitter: “Una derrota de las fuerzas progresistas e

Leer
El Heraldo
Álvaro De la Espriella

$50 mil millones

La cifra entregada recientemente a la opinión pública por las entidades institucionalizadas Constitucionalmente, sobre la plata que se pierde anualmente en Colombia por concepto de la corrupción es de cincuenta mil millones cada año, una no de

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

El estuche y el afiche

En un centro comercial en Bogotá paseaba distraído alguien que de pronto fijó su atención en un enorme cuadro expuesto en uno de los pasillos. Era una representación de Cristo, similar a las miles que la iconografía eurocentrista nos ha inoc

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.