¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Ser mujer en Colombia

Esta semana fue dura para las mujeres, pues lo que le pasa a una, lo que le duele a una, lo que sufre una, en teoría, lo debemos de vivir y sentir todas. Es como una regla no escrita, pero que no todas deciden cumplir. Es como un pacto que todas debemos hacer, pero que a algunas les cuesta comprometerse con el.

Y es que aunque es cierto que ‘todo el mundo es inocente hasta probar lo contrario’, y que ‘sí ha habido casos en los que se ha difamado a gente que no ha cometido el delito’, uno como mujer tiene que al menos comenzar por escuchar la versión de la denunciante, uno tiene que empezar por darle el valor que se merece al escucharle la historia completa, y no salir, antes de cualquier cosa, a poner en duda su palabra.

Quizás por esta razón, cada vez son más los casos en los que las mujeres escogen mostrarse en redes sociales en su estado más vulnerable. Escogen salir con moretones, con sangre, con ‘evidencias visibles’ ante el mundo, porque saben que esta es la única forma de que todos les crean sin hacer juicios, y logren así ayudarla a salir de su infierno.

Tal fue el caso de Arelys Naranjo, la barranquillera de 20 años que el lunes pasado contó con desesperación la tragedia en la que vivía desde hace dos años. Había denunciado varias veces a su ex pareja sin éxito, ya que, en sus palabras, ‘la fiscalía no le respondía nada’, y lo peor es que seguía recibiendo abusos por parte de él. Arelys, con un ojo morado y la cabeza fisurada por los golpes, tomó valentía e hizo un video contando su historia. Gracias a esto, las autoridades fueron hasta su casa y el caso está siento atendido con la atención que ha debido recibir desde el primer día.

Sin embargo, a veces una sola voz no es suficiente. A veces a muchas les toca esperar a que otras quieran hablar para que su palabra adquiera valor. Pues a veces el victimario es muy poderoso, y para que se haga justicia, requiere de fuerza conjunta.

Tal fue el caso de la denuncia que hicieron, a través de una columna de opinión, ocho mujeres en contra del renombrado director de cine colombiano Ciro Guerra. A las víctimas les cambiaron los nombres porque tienen miedo de represalias, pero las historias coinciden. Hay ‘chats’, hay testigos y hay una misma forma de ‘acosarlas’. Y es que a pesar de que no todas tienen relación entre sí, y casi todos los hechos fueron en distintos años y en diferentes ciudades, los relatos tienen su parecido: todas decían que no, todas se sentían presionadas, todas le tenían (tienen) ‘temor por el poder que tiene en la industria’ y a todas les tocó usar fuerza para quitárselo de encima. Y aunque no puedo actuar de jueza y sí, bajo la ley es ‘inocente’ hasta ser encontrado culpable, hasta ver evidencias que demuestren lo contrario o escuchar la versión de el, les creo a ellas.

Pero nada fue más desgarrador esta semana que la tragedia de la niña de la comunidad indígena Emberá Chamí. La niña de doce años que fue violada por siete soldados colombianos. La niña que fue a recoger guayabas para un jugo, y terminó en un potrero completamente abusada por hombres que supuestamente tenían la labor de protegerla. La niña que no volverá jamás a serlo, porque siete monstruos le arrebataron su infancia.

Qué semana. Qué dolor. Qué rabia. Qué duro es haber nacido mujer en un país como este.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Yamid Amat Serna

Las otras voces

Él llevaba en sus tenazas y en sus ojos, y ella en su cola y su mirada, la delicadeza de las fibras más íntimas, las que componen el mágico tejido de una conversación. Recordaron en mí, la palabra y su poder, la inquietud y su atención, la

Leer
Horacio Brieva

Los contralores de Cambio Radical

Jesús María Acevedo Magaldi, un mocetón de exuberantes títulos universitarios pero de ética precaria, fue escogido en una sesión del Concejo llena de dulzones ditirambos para él. Por su hoja de vida votaron hasta los concejales de la “opo

Leer
Álvaro De la Espriella

La improvisación

El significado más acertado puede decirse de su aparición de pronto, sin avisar, cuando no hay manera de prepararse para recibir lo que lo que llega.

La historia humana está llena en cada quien, de estos fenómenos que por lo general

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web