¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Columnistas

Las prioridades

Al regresar de un viaje reciente, que me obligó a tomar uno de los últimos vuelos que aterrizan en nuestra ciudad, un familiar me advirtió sobre el peligro que suponía transitar por la Circunvalar de la Prosperidad como ruta de salida del aeropuerto. Me aclaró que había visto unos vídeos en los que se comprobaba que, por la soledad de la vía, se estaban cometiendo atracos. En ese mismo viaje, el conductor que me estaba llevando a casa me dijo que no era conveniente desplazarnos por la Calle 30 porque a esas horas de la noche no era seguro hacerlo, complementando su argumento con un comentario sobre lo arriesgado que era también usar el Corredor Portuario. Todo eso me recordó que por mucho que hagamos inversiones en infraestructura, si nuestros gobernantes no se encargan con seriedad y persistencia de propiciar un entorno seguro para sus ciudadanos, el camino del progreso será cada vez más complicado e improbable.

Siempre me han parecido inútiles y pretenciosos los Estados omnipotentes. Cada vez que veo planes de gobierno con cientos de propuestas, en todas las dimensiones posibles, conjeturo que inexorablemente un importante porcentaje de esas promesas se verán incumplidas o cumplidas parcialmente. No encuentro sentido alguno en la idea de querer solucionar todos los problemas al mismo tiempo, mucho menos en la posibilidad de hacerlo en cuatro años, como proclaman casi todos los candidatos a cargos elegidos popularmente. Reconociendo que nuestros recursos son limitados en extremo, se debería valorar su correcta y responsable distribución.

Creo que un Estado como el nuestro, tan precario, debe ocuparse únicamente de las cosas fundamentales. Por ejemplo, de brindar las condiciones para que sus ciudadanos puedan moverse libremente por su territorio, de conformar un entorno justo y de facilitar que todas las personas tengan disponible el acceso a los servicios públicos, a la educación y al libre comercio; no me parece que por ahora haga falta mucho más. Sin embargo, incluso dentro de esa breve relación deben establecerse prioridades. Por eso esperaría que los planes de gobierno, de cualquier nivel, se concentraran principalmente en lo que a mi juicio constituyenlos mayores obstáculos que enfrentamos los colombianos: la ominosa falta de seguridad y justicia.

Lo primero que necesitamos es no temer por nuestras vidas o nuestra integridad, no concibo sociedad alguna que pueda salir adelante con esa tara permanente. Luego debemos lograr un marco jurídico estable, que los delincuentes paguen, que los contratos se cumplan, que haya reglas claras. Con esas certezas, estoy seguro de que los ciudadanos seremos capaces de encargarnos poco a poco de todo lo demás, sin la sempiterna intervención de un Estado gigantesco que parece querer decidir sobre todos los aspectos de nuestras vidas.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Ismael Cala

¿Vivimos en la jungla?

La extrema politización de todos los aspectos de la vida, el creciente fanatismo y la excesiva corrección política parecen tener al mundo con las uñas afiladas.

Cada vez que una familia se rompe por discusiones políticas, como suced

Leer
Jesús Ferro Bayona

Los hijos perdidos

En días pasados leí que una mujer, que vive en algún lugar de la Sierra Nevada de Santa Marta, había perdido a su hijo de seis años. El niño se fue con su padre por esos sitios que son tan hermosos, y hacía ya tres semanas que no habían re

Leer
Tatiana Dangond

Innovar para la crisis

Hace unas semanas en un conversatorio en el que participaron empresarios, académicos y políticos, hablando de educación y empresa en Colombia, surgió un dato que merece atención: quienes están en los estratos 4, 5 y 6 tienen una mayor inclin

Leer
Abelardo De La Espriella

La izquierda no tiene la culpa

Hay que dejar de culpar a la izquierda por la forma en que procede: pedirle un comportamiento distinto al que observa esa ralea es bastante estúpido, porque equivale a pretender que una serpiente venenosa deje de morder, o a buscar que un cerdo d

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web