El Heraldo
Opinión

El turismo

Debemos comprender que la atracción del turismo extranjero, en masa y con recursos, que supongo que es el que nos interesa, debe apoyarse en un sistema. No basta con tener hoteles de gran categoría ni paisajes bonitos, se deben incluir todos los aspectos relacionados con la experiencia. La infraestructura aeroportuaria, la información clara, el transporte público, los servicios públicos, el bilingüismo y en general el trato hacia el visitante, son aspectos fundamentales que invitarán al viajero a recomendar lo vivido o incluso a regresar. 

Uno de los pactos de productividad que propone el gobierno de turno es el «turismo en armonía con la vida». En ese sentido, se proyectan aumentos significativos en el número de visitantes a nuestro país, pasando de los cinco millones al año a cifras que están entre quince y veinte millones en el corto y mediano plazo. Una propuesta tan retadora como ambiciosa. La idea alrededor de ese sector es que se consolide como una fuente de divisas con «bajo impacto negativo en la balanza de pagos» y que en cierta forma llegue a mitigar las pérdidas económicas que podrían derivarse de la disminución de las exportaciones petroleras. El asunto no es descabellado, pero supone un arduo trabajo que habría que comenzar a implementar pronto.

Colombia ofrece un entorno natural y cultural que es interesante, pero no necesariamente único. Playas de arena blanca y aguas cristalinas, riqueza histórica, selvas, biodiversidad, clima moderado y costumbres autóctonas con algún grado de conservación se pueden encontrar en casi toda Latinoamérica y en buena parte del resto del mundo. Con diferentes estadios de avance, los países que tienen la suerte de contar con ese tipo de combinaciones sociales y ambientales han explotado esa condición desde hace varias décadas, especialmente desde mediados del siglo pasado, apoyados en el bienestar que trajo consigo la posguerra. Hay, entonces, una dura competencia y no basta con tener el potencial, es necesario saber qué hacer con todo eso.

Debemos comprender que la atracción del turismo extranjero, en masa y con recursos, que supongo que es el que nos interesa, debe apoyarse en un sistema. No basta con tener hoteles de gran categoría ni paisajes bonitos, se deben incluir todos los aspectos relacionados con la experiencia. La infraestructura aeroportuaria, la información clara, el transporte público, los servicios públicos, el bilingüismo y en general el trato hacia el visitante, son aspectos fundamentales que invitarán al viajero a recomendar lo vivido o incluso a regresar. 

Por supuesto, quizá el aspecto más relevante, y el que más nos impacta, es la seguridad. Los repetidos casos de agresiones físicas y verbales, tras bochornosas estafas con los precios de la comida y la bebida en algunas de nuestras playas, los lamentables accidentes que surgen desde el desorden (como el que ocurrió hace unos días en San Andrés), y cualquier incidente fruto de la delincuencia común, que no son pocos, terminan ahuyentando a quienes podrían tener la intención de venir. Corregir todas esas carencias y problemas, que nos acompañan desde hace rato, no es sencillo.

Comprometerse con un apoyo al desarrollo turístico, bien estructurado, puede entregarnos beneficios duraderos. Es un propósito que se relaciona con casi todos los aspectos que definen la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos: es obvio que, con mejores aeropuertos, mejores vías, mejor transporte, mejores servicios, más educación y más seguridad, este será un mejor lugar para vivir. Conviene entonces aprender de los errores pasados, revisar referentes exitosos y alinear las políticas públicas —incluyendo las tributarias— en función de esa apuesta, que demandará un esfuerzo coordinado y constante.

moreno.slagter@yahoo.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.