El Heraldo
Opinión

Ben-Hur

Es una novela del escritor norteamericano Lew Wallace llevada al cine en 1959 bajo la dirección de William Wyler, protagonizada inolvidablemente por el recio actor Charlton Heston. En 2016 se realizó una segunda versión donde Jack Huston interpreta muy bien el personaje principal que conservó la belleza narrativa de la primera gracias a la excelencia del drama creado por Wallace.

La película, paradójicamente, tiene su mayor acierto en mostrar a Jesús en un segundo plano. No es él ni su vida la línea principal sino la sociedad de Jerusalem bajo el mando de los romanos. Una población que sufría la dominación y la persecución política por no adorar al emperador como un dios, por lo tanto, morían por ateos. Jesús, aparece de pronto por las callejuelas polvorientas impartiendo su mensaje de paz y amor como si viéramos caminar a una persona conocida por una gran avenida. El autor, entonces, nos cuenta la historia de dos hombres que se crían juntos como hermanos desde niños pero la vida los separa cuando son adultos dejándolos en diferentes orillas políticas hasta el punto que Messala traiciona a Judah Ben-Hur y a toda la familia, pasándose del lado de la represión romana.

El filme fue tan famoso como Lo que el viento se llevó, traspasando las fronteras de las películas de Semana Santa hasta convertirse en un clásico digno de ser visto en cualquier época del año y en cualquier momento de la vida de los espectadores. Hay escenas de amor, de ilusiones, de sabiduría, de injusticia y una gran lucha de Judah por el rescate de su familia y de su propia vida, como el héroe que debe sobrepasar las adversidades para hacer meritoria su existencia.

Lo más hermoso de la película es el enfrentamiento entre Judah y Messala compitiendo en la arena del circo cada uno montado en su cuadriga tirado por esplendorosos caballos. Son dos mundos contrapuestos, una alegoría a la lucha entre el bien y el mal donde el derrotado, ante la evidente superioridad moral del vencedor–que es el fuego para luchar contra las injusticias-, se quiebra. Tras el quiebre emocional viene la resignación, cae la coraza y se imponen la realidad: que el adversario fue mejor en todo sentido y que además es noble porque perdona, produciéndose una reconciliación.

Las sociedades sanas preservan el espacio de confrontación deportiva, artística, científica y política de influencias ajenas que puedan alterar el resultado natural de los antagonismos en disputa. Permiten la caída de quien no estuvo a la altura del ganador fomentando la resignación del perdedor porque, saben que solo así surgirá lo mejor, lo excelente de los individuos en beneficio de toda la sociedad. El perdedor, deberá volver a intentarlo si quiere seguir en el camino elegido o buscar otros; de esta manera llegarán los más fuertes a contener la muralla; los más amorosos a llenar las soledades; los más valientes a las batallas por la libertad; los más sabios a gobernar y, que el vencedor haga siempre méritos para conservar el lugar alcanzado. De esa manera lo superior de los humanos irá siempre alumbrando el camino hacia la utopía.

luceromartinezkasab@hotmail.com

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Remberto Burgos

¡Infames!

En el momento de escribir estas líneas Colombia batió récord en la pandemia; 31.65 6casos/día y 573 fallecimientos. Pero el enajenamiento social nos tiene indolentes: ya no importan estas cifras y la soñada inmunidad de rebaño será estampid

Leer
El Heraldo
José Consuegra

Nefasta polarización

Como columnista he experimentado en carne propia la grave y compleja situación de polarización que vive el país. Cuando escribo de temas como la pobreza y la necesidad de equidad me clasifican en la izquierda y cuando me refiero a la creación

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

Paro homicida

Los 550 colombianos que murieron de la covid-19 el 9 de junio no eran una cifra, sino víctimas de un “paro homicida”, que mata el empleo y la subsistencia de los más necesitados, y también a quienes caen, por desgracia, en la cadena de cont

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Miedo y esperanza

Un amigo, a propósito de una anterior columna, dijo que me estaba convirtiendo en “activista”. Le respondo que sueño con un mundo libre y justo, en el cual no se utilice la democracia contra ella misma. La democracia perece cuando es menosca

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.