El Heraldo
Opinión

¡La otra pandemia: la obesidad!

El fenómeno del exceso de peso que termina casi siempre en obesidad es la causa fundamental de toda clase dolencias que se hacen crónicas y le complican la vida y hasta conducen a la muerte a quienes viven bajo una gruesa capa de grasa. Las cifras son alarmantes: ya para 2016 unos 650 millones de adultos en el mundo eran obesos y los del exceso de peso triplicaban esa cifra. ¿Qué nos ha pasado a los humanos que nos hemos dedicado a cebarnos?

Creo que la miseria que viven millones de personas en el mundo y les obliga a llenarse con azúcares, grasas y lo que pueden, es una causa clave, como también lo son los cambios culturales que conducen al sedentarismo a los niños (la pantallita del móvil, los video juegos y el aprendizaje en tabletas), que también estanca y convierte en zombies a los adolescentes y en chismosos y descuidados a los adultos. Ese encerramiento en el mundo virtual que, para más INRI, suele acompañarse de comida chatarra y cantidades ingentes de bebidas azucaradas con y sin gas, por su facilidad de consecución, manipulación e ingesta, ha acabado con las familias en occidente. La vida familiar incluía antaño, juegos de mesa, práctica de deportes en conjunto, disfrute de la naturaleza y mucha comunicación. Eso ya casi no existe: cada quien está zampado en su pantalla y su mundo.

Pero el tema de hoy es la obesidad, porque las cifras que publicó EL HERALDO apenas hace 15 días son aterradoras: en el Caribe tenemos un promedio de 55.6 por ciento de adultos con exceso de peso en los siete departamentos y solo en Barranquilla, el 37 por ciento lo sufre y el 23 por ciento de las personas entre 18 y 64 años aguanta obesidad. El cambio de hábitos alimenticios nos está matando y no ha habido forma de que algún gobierno desde 2003, legisle con severidad sobre las bebidas azucaradas que se han convertido en el acompañamiento de las comidas y fundamentales en las meriendas infantiles para que pasen los pelaos la bolsita de frituras industriales. Rica, rápida y letal: ese es el mejor eslogan para esa combinación.

Y el exceso de peso está en todos los niveles socioeconómicos, basta observar las fotografías en las redes y los periódicos sobre reuniones, ágapes y bembés sociales tanto como en partidos de cualquier deporte: abunda la grasa, los rolletes o conejos mal disimulados bajo trajes sueltos o muy marcados con las camisetas deportivas. Si se trata de la política, ¡agua, Dios, misericordia! Me atrevo a decir que la mayoría de los miembros de las corporaciones públicas (hombres, por cierto) exhiben vulgares panzas, se les ve la hebilla enterrada en la ingle y tienen el perfil de don Abundio, adornado por cuellos de pavo si han intentado adelgazar o con colgajos de grasa en la papada de lo más desagradables. Se perdió todo sentido de la salud y la estética.

 losalcas@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Weildler Guerra C.

Lecciones del murciélago

A través de las ricas narraciones que conforman sus cosmologías diversas sociedades humanas se imaginan a sí mismas a través de los animales. Ellos representan elementos de sus subjetividades, de su ética y de sus normas sociales. La animalid

Leer
El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

Último tren en Italia

El tren de alta velocidad se pone en movimiento. Son las 10:05 a.m. del jueves 25 de noviembre de 2021. Dejó atrás la Ciudad Eterna, la que fuera el centro del mundo, a la que llevaban todos los caminos, la ciudad de Constantino y de Julio Césa

Leer
El Heraldo
Oriana Álvarez Vos

25 años de Fundesarrollo

Los centros de pensamiento o think-thanks como son denominados en el ámbito internacional, tienen su origen en Estados Unidos y Europa a principios de los años 20 del siglo pasado, en donde el estallido de la Primera Guerra Mundial y la Revoluci

Leer
El Heraldo
Néstor Rosanía

No pudieron hacer trizas la paz

Desde que Fernando Londoño llamaba a hacer trizas el acuerdo de paz en pleno acto del Centro Democrático y donde todos lo aplaudían a rabiar, quienes apoyamos el proceso de paz sentíamos temor que realmente llegaran a destruirlo, y no fue que

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.