El Heraldo
Opinión

Las razones de un voto

En teoría, yo debería votar en blanco. Ninguno de los candidatos me convenció de ser el idóneo para dirigir a Colombia en este momento. Y cuando uno no tiene candidato, uno vota en blanco.

Humberto de la Calle es de todos el más experimentado y el que mejor me cae (un factor no insignificante en política). Pero representa el acuerdo con las Farc, un pacto al que me opuse –con argumentos– y que hoy se está fisurando justo por donde los del ‘No’ advertimos que lo haría.

Vargas Lleras presentó el programa de gobierno más completo y creíble. Pero representa la continuidad con el presidente Santos, y 8 de cada 10 colombianos, entre los que me incluyo, claman por pasar la página de este gobierno.

Dudo que Iván Duque vaya a ser un títere de Uribe, como dicen sus detractores. Uno no se sienta en el solio presidencial para ser títere de nadie. Pero me desagradan sus alianzas con sectores religiosos y es cierto que todos sus rivales lo superan en experiencia administrativa.

La opinión pública redujo a Sergio Fajardo a la palabra ‘educación’ y él no hizo nada por presentarse como un candidato más complejo. Sin embargo, creo que él es más que eso y le habría dado mi voto… si no fuera por sus desconcertantes alianzas. Tengo una deformación profesional: creo que el crecimiento económico es el motor del desarrollo. Por eso, no podría votar por una coalición cuyas dos terceras partes son la Alianza Verde y el Polo Democrático. Ambos partidos pertenecen al Foro de São Paulo, la sombrilla de la izquierda radical latinoamericana, defensora de Ortega, los Castro, los Kirchner y el chavismo. Qué carteras ocuparán esos partidos en un eventual gobierno de Fajardo, ¿Agricultura?, ¿Comercio?, ¿Hacienda? Inquieta pensarlo.

Hechas esas salvedades, creo que cualquiera de los anteriores podría gobernar al país más o menos bien. Pero no pienso lo mismo de Gustavo Petro.

No es algo personal: valoro su preocupación por las clases desfavorecidas y comparto su repudio a la corrupción. Pero Petro nunca tomó suficiente distancia del chavismo para tranquilizarme. Cuando le preguntan por Venezuela, el candidato afirma, como garantía de que no nos llevará por el mismo camino, que reducirá la dependencia de Colombia del petróleo.

Es decir, el problema del chavismo no es la fatídica ideología socialista de Chávez y su sucesor, sino la dependencia petrolera. ¿Piensa entonces Petro que el chavismo sin petróleo sí es viable? Mejor no averiguarlo.

Y por eso no votaré en blanco. Creo que, en un eventual balotaje, el candidato afín al socialismo del siglo XXI puede imponerse, y no pienso contribuir a esa posibilidad. Mi voto será por Duque, el único capaz de derrotarlo en primera vuelta. No pretendo hacer proselitismo ni convencer a nadie, solo compartir las razones por las que llegué a mi decisión, que quizá les sirvan a otros indecisos.

Hubo una razón adicional: por quien sí hubiera votado de manera decidida habría sido por la fórmula vicepresidencial de Duque, Marta Lucía Ramírez. Su nombre en la papeleta inclinó finalmente la balanza de mi decisión.

@tways

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Fernando Giraldo

Estamos a tiempo

Según el reciente informe del Proyecto Latinobarómetro, en América Latina, menos de la mitad de los encuestados apoya la democracia. Desde 2010, la democracia ha perdido más de 14% de apoyo; el 52% de los ciudadanos percibe que la democracia t

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.