Columnas de opinión |

Las lecciones del Marymount

En uno de los programas de televisión que se hicieron en Colombia sobre la vida del narcotraficante Pablo Escobar, lo vimos, de niño y estudiante, haciendo una trampa en un examen.

Las directivas del colegio lo sorprenden y mandaron a llamar a la mamá. La señora acude a la cita con el rostro mal encarado.

El seguimiento de cámara indica que apenas vea al muchacho lo va a castigar. Sin embargo, cuando se encuentra con él lo reprende de esta forma: “Ya le he dicho que cuando vaya a hacer algo mal, hágalo bien”.

Recordé el pasaje cuando me enteré del caso del colegio Marymount de Barranquilla.

Unos estudiantes compraron un examen pre-Icfes. O tal vez un profesor de la empresa contratada para aplicarla, vendió la prueba. (¿Quién peca más: el que paga por la peca o el que peca por la paga?).

Era una evaluación apenas diagnóstica para medir las condiciones en que se encontraba la promoción, de cara a la prueba oficial. Pero ese no es el punto.

El caso configuró una falta a la ética en tanto hubo una decisión voluntaria y consciente de robar y engañar, y tipificó una conducta inmoral que apuntaba a desplegar como aceptables el dolo y la trampa.

No eran todos los estudiantes, pero las directivas suspendieron la ceremonia oficial de grados para todos, lo que entiendo más como una lección colectiva que como sanción para los que incurrieron en la falta.

No es un tema de estratos o, como dijeron en las redes, de “esa cultura barranquillera puppy” en la que contrastan los “valores religiosos firmes” y los “valores en permanente carnaval”. No. En la cárcel o esperando por ella, hay corruptos de clubes sociales y también de verbenas populares.

El asunto es más complejo, y hay que ubicarlo en la descomposición que hemos venido teniendo como sociedad a partir de estímulos externos de un medio ambiente que se deja permear y al mismo tiempo, nos permea con la cultura mafiosa de lo fácil y lo inmediato.

Si no hay un pare, como este, entonces estaremos sirviendo de caja de resonancia a lo escabroso que le hace ruido, incluso, a la formación en la escuela.

Los que se iban a graduar en ceremonia no eran solamente unos bachilleres. Eran 61 nuevos líderes, de los que el país espera habilidades y destrezas, y una solvencia moral que les permita entender, sopesar y actuar con justicia en un mundo sin límites.

El mensaje es también para los 700 mil de toda Colombia que de aquí a finales del año deben emprender el mismo rumbo.

La ética –jóvenes– no es un camino anticuado para conseguir el bienestar. Lo correcto no es hacer bien lo malo, sino hacer lo bello y lo bueno. Siempre. La lección que nos deja el Marymount, es que la sabiduría, la valentía y el autocontrol son estadios superiores de la virtud de las personas, y no los capítulos de un libro solitario de superación personal que ya no resiste más sellos de promoción en el supermercado. 

albertomartinezmonterrosa@gmail.com - @AlbertoMtinezM

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de JoshMattar
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web