El titulo es:La bonanza marimbera I

Últimas noticias

El británico Anthony Joshua frente al ruso Povetkin.
23:55

La transmisión de la cartelera es por Space desde las 2:30...

El Distrito entró a la oficina de M&S para recuperar la base de datos.
00:30

El alcalde Alejandro Char explica que fue un proceso...

Fabio Hernández Sierra, edil suroriente, capturado por el delito de ejercicio ilícito de actividad monopolística de arbitrio rentístico y concierto para delinquir.
00:20

Asesinatos, extorsiones, estafas, y el robo de más de 13...

Maquinaria trabajando en labores de relleno en el proyecto de actuación urbanística. El proyecto no se ha visto afectado, dice firma.
00:15

Son 9 las solicitudes de conciliación extrajudicial por la...

El grupo de personas espera para subirse al articulado en la estación Joe Arroyo.
00:15

Durante el recorrido de una de las rutas más usadas, desde...

Tuberías y equipos que conforman la infraestructura de un gasoducto ubicado en la Costa Caribe.
00:00

Son varias las apuestas de gremios y expertos del sector...

Vladimir Flórez o ‘Vladdo’, en su intervención.
00:00

Cada uno con su estilo trató el tema de las relaciones...

Javier Franco y Juan Gossaín en el evento de Libraq.
00:00

El escritor habló de las particularidades de la lengua...

Las comisiones económicas en una de las sesiones realizadas esta semana para discutir el presupuesto.
00:00

EL HERALDO consultó al DNP y a economistas sobre los...

Panorámica del Tribunal Superior de Barranquilla ubicado en el centro de la capital del Atlántico.
00:00

EL HERALDO conoció la denuncia que interponen el ente de...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 meses

La bonanza marimbera I

Mingueo está ubicado en un punto estratégico de La Guajira, cerca de Riohacha y pegado a una zona semimontañosa, cuyos suelos resultaron muy aptos para el cultivo de la marihuana. Desde mediados de los 70, y durante una década, esa pequeña población fue uno de los grandes centros de acopio de cannabis sativa.

Aunque era corregimiento, Mingueo tenía los domingos de plaza un movimiento de gran municipio. Por esos tiempos apenas comenzaba a sonar Diomedes con Cristina Isabel y La Ventana Marroncita cuando campesinos rasos, millonarios por dos días, ofrecían a buen precio quintales de la yerba a intermediarios con ojos de matones. Estos, a su vez, multiplicaban por 10 las ganancias que pagaban en cash los pilotos gringos, muchos de ellos veteranos de Vietnam.

Pero los gringos dejaron de venir en sus aeronaves cuando a uno de esos inclementes intermediarios se le dio por matarlos para quedarse con los dólares y la mercancía. En ese momento, y como mecanismo para garantizar la vida de los compradores, comenzó el lavado de dinero, lo cual dificultó el manejo del turbio negocio.

A esos intermediarios los apodaban los “culopuyuos” por la forma como sobresalía de la parte trasera del pantalón la cacha de su pistolón profundo. Se movilizaban en camionetas Rangers XLT y era usual verlos gastar a montones en la Terraza Marina de Riohacha. Fue una década loca, turbia, criminal y suntuosa. Produjo una burbuja en muchos sectores de la economía, particularmente en Barranquilla, en donde marimberos compraban con muebles y adornos incluidos grandes mansiones de la alta sociedad local. Tanto fue el auge que al barrio Los Nogales le decían La Alta Guajira. Con toda esa ráfaga de dinero vino una caterva de matones que rompió los parámetros de lo que se conocía hasta el momento como criminalidad.

Todo porque la yerba se convirtió en una mina de oro al llegar las calles de Nueva York y a La Pequeña Habana de Miami. Era, en breve, la estructura química conocida como delta nueve tetra hidrocanadiol, la misma que nos enseñó en su magistral clase de Criminología el profesor Luis Felipe Velásquez en las aulas de la Libre.

Fueron los norteamericanos que habían arribado a Colombia en los 70, revestidos de Cuerpos de Paz, quienes encontraron la diabólica veta del negocio, tal cual lo cuenta por estos días la película Pájaros de Verano, de Ciro Guerra y Cristina Gallego, contada en wayuunaiki y con escenas que rememoran el rito del segundo velorio y alimentan la memoria.

Fue esa época bautizada como “La Bonanza Marimbera”, una de las tantas que ha tenido La Guajira. Fue fugaz y sangrienta, basada en la economía agrícola. Durante esos años el gobierno abrió la denominada ‘Ventanilla Siniestra’, con dólares a tutiplén que dieron lugar a un vertiginoso flujo de circulante, pero también conllevó al karma como resultado del delito. Vino entonces el estigma sobre las buenas gentes de la península. La película lo cuenta, fantasiosa, novelesca, como de mentira, pero todo es verdad.

mendietahumberto@gmail.com

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1