El Heraldo
Opinión

Estamos fatigados, no exhaustos

Estamos cansados, dramáticamente fatigados. El encierro empieza a pasarnos factura. 

Quienes nos encuarentenamos hacia el 15 de marzo, vamos ya para varios meses sin tener contacto social, más allá de las personas con las que convivimos. No lo niego, los barranquilleros, o mejor dicho lo atlanticenses, tenemos todo el derecho a estar aturdidos, angustiados y cansados ante los retos que nos ha presentado la tan mentada “nueva normalidad”.

Quienes hayan sido deportistas, o lo sean, sabrán que uno llega a las instancias finales ya “sin piernas”; es decir, el cuerpo esta cansado y uno se siente pulverizado, pero aún sabe que le queda un pedazo por conquistar y que la victoria depende de apretar en el momento más difícil. De allí que desde niño se aprende a diferenciar entre el mero cansancio -el cual por supuesto genera fastidio y mella emocional- , del agotamiento crónico. 

Utilizo este referente, pues es el más próximo para mi y el que me permite explicar, sin usar lenguaje de la ciencia política, lo que estoy sintiendo en este momento. Y lo que supongo están experimentando muchas personas que no conozco, pero que al igual que yo, llevan ya más de 120 días enclaustrados. Todos, sin importar nuestras realidades, hemos sido golpeados emocional y económicamente por esta pandemia. Pero ojo, el coronavirus aún no nos noquea, no a los que seguimos con vida. 

Desde mi ideología libertaria, creo en un Estado reducido a su mínimo. A lo estrictamente necesario. Estoy convencida también de que una burocracia efectiva y diligente es requerida, mientras los gobiernos de turno sepan dirigirla. Dichas presuposiciones implícitamente también sugieren que creo que en las ciudades, son más importantes los comportamientos del ciudadano que incluso las ordenes institucionales de los entes territoriales.

Noguera y Pumarejo, ¿qué más pueden hacer por nosotros?; ya en este momento. No hablo del pasado. De las decisiones que se tomaron o se dejaron de impartir. La manera en la que actuamos los ciudadanos depende de nosotros. Ellos que continúen con sus equipos capoteando este barco, pero nosotros que somos los tripulantes, debemos -quienes podemos- hacer un esfuerzo extra. Sí, en este momento en el que estamos aburridos del encierro y con la cabeza agobiada por la incertidumbre que el futuro nos produce. 

“Estas dos semanas son cruciales”, lo venimos escuchando desde Marzo. Así que no será lo que les diré, porque posiblemente no vengan 15 días decisivos sino muchos más. Eventualmente aprenderemos a convivir mejor con este panorama, pero mientras tanto, seamos más ciudadanos que nunca. Entendamos, que a pesar de estar cansados, no estamos exhaustos. Aún nos queda oxígeno para dar lo mejor de nosotros como actores centrales de la sociedad. ¿Estoy sugiriendo que nos reduzcamos a espectadores?, la respuesta es: No. Pido que seamos protagonistas, que como dueños de nuestra ciudad y departamento, lo cuidemos. ¿Cómo? Siendo prudentes en nuestro pico de cansancio. ¿Por qué? Porque el virus no va al ritmo de nosotros, va al son que quiere. 

@KathyDiartt

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Félix Lafaurie

Guerra contra Colombia

¿Por qué siguen los bloqueos en los municipios que rodean a Bogotá, impidiendo la movilización y el ingreso de alimentos? ¿Son acaso reacciones espontáneas de los lugareños? No. Son actos terroristas marcados en un mapa para acorralar a la

Leer
El Heraldo
José Consuegra

Barajar de nuevo

Éramos muchos, no había comida para todos y, para colmo, parió la abuela”. Así nos pasó en Colombia donde, en plena tercera ola de la inclemente pandemia y con una situación económica y social sumamente crítica, agravada por la cuarenten

Leer
El Heraldo
Daniela Cepeda Tarud

¿En qué te ayudo Barranquilla?

¿En qué te ayudo Colombia? es la frase con la cual finaliza uno de los videos que rondan en redes sociales en razón a la situación que hoy vive el país. Esta nos demanda, a todos, nuevas y mejores maneras de hacer las cosas. Por lo tanto, par

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Brutal retroceso

Los recientes acontecimientos son un brutal retroceso a antes de la Constitución de 1991. En estos días de convulsión política la soberbia coloniza la institucionalidad y la participación se fundamenta en la dignidad. Se nos pide defender la

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.