El Heraldo
Revista Miércoles

Mendigando amor

Las cosas no cambian cuando todo está bien, sino cuando se generan crisis.

Hace unos años atendí a una mujer bogotana que estaba destrozada por una situación relacionada con el mendigar amor. Se había casado muy joven con un hombre exitoso que le llevaba cerca de 10 años.

Desde el inicio de la relación ella sentía que no era lo suficiente valiosa para que él la amara y durante muchos años trató de esforzarse para que él le diera toda la atención que ella deseaba recibir, primero como novia y luego como esposa.

Después de los primeros días de conocerlo, ella fue la que siempre estuvo preocupada por fortalecer la relación, tratando de conocer y satisfacer plenamente los deseos y necesidades de él. La constante dieta, el apartarse de sus familiares y amigas, el modificar sus gustos acerca de su vestimenta y de sus diversiones fueron algunas de las acciones que realizó durante muchos años para lograr que él le diera más atención como su pareja.

Ante todas esas acciones, él respondía con desgano y pocas muestras de interés, pero ella, convencida de que “el amor lo puede todo”, se esforzaba cada vez más.

Cuando conversaba sobre el tema, varias amigas le decían que ella parecía mendigar amor, ante lo cual ella reaccionaba con incredulidad y algunas veces con rabia.

Una de las cosas que más le dolía era su indiferencia sexual. Normalmente era ella quien le invitaba a la intimidad, lo cual frecuentemente terminaba en rechazo con la explicación “estoy muy cansado por la cantidad de trabajo que tengo”. Las relaciones sexuales eran escasas, rápidas y monótonas. Ante eso ella intentaba usar ropa interior y pijamas seductoras para resaltar su cuerpo. Pero nada de eso servía para aumentar las relaciones sexuales. Su conclusión natural era cada vez más fuerte: “no soy una mujer atractiva”.

Solo en una ocasión conversó sobre el tema con una familiar y la respuesta recibida hacía énfasis en la importancia de la obligación de la mujer en luchar por el matrimonio.

Su vida comenzó a volverse triste y desmotivada cuando ocurrió un hecho que vino a cambiar las cosas. Él dejó accidentalmente su computador prendido y ella lo utilizó para hacer una búsqueda relacionada con otro aspecto sin mucha importancia, pero al encontrar el mail abierto lo comenzó a mirar.

Se sorprendió al ver muchos mensajes con mujeres, la mayoría de ellas trabajadoras sexuales, en donde se concertaban citas y se intercambiaban fotos con alto contenido sexual. Revisando más encontró transferencias bancarias que mostraban altos gastos en estas relaciones.

En ese momento entendió que el problema conyugal que vivían tenía otras causas, que ella, hasta ese momento desconocía. La invadió la ira, la decepción y el dolor.

Decidió enfrentarlo y al principio él lo negó y la acusó de estar loca, pero ante las evidencias terminó por reconocer la situación.

Las cosas no cambian en la vida cuando todo está bien. Los cambios se generan por las crisis. Y la situación los llevó a una crisis en donde ella decidió dejarlo y divorciarse. Él reacciono como nunca, pidió perdón y suplico por tener una oportunidad de recuperarse de su prostitufilia (adicción al sexo pagado en dinero o en especie). Ella terminó aceptando, y luego de un tratamiento para la prostitufilia, él cambió radicalmente (lo mismo que ella) y hoy son una pareja feliz.

Cuéntame que opinas de este caso por el WhatsApp 573106302444 y te enviaré gratis uno de mis libros en PDF.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

El turismo

Uno de los pactos de productividad que propone el gobierno de turno es el «turismo en armonía con la vida». En ese sentido, se proyectan aumentos significativos en el número de visitantes a nuestro país, pasando de los cinco millones al año

Leer
El Heraldo
Orlando Caballero Diaz

No le pegue a la negra

“… Quiero contarle mi hermano un pedacito de la historia negra… De la historia nuestra, caballero.. Y dice así… En los años 1.600, cuando el tirano mandó, las calles de Cartagena, aquella historia vivió… Cuando aquí llegaban esos ne

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Diciembre agridulce

Llegó diciembre, mes de las alegrías. El calendario vuela, y se siente ya la temporada de año nuevo, época de esperanza pese a que son muchos los problemas, no sólo en términos políticos sino también locativos y geológicos. Lo agrio es qu

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.