El Heraldo
Opinión

Retos de la academia

El sector académico dejó de ser un actor pasivo, distante e indiferente de los procesos sociales, limitado a la transmisión de saberes, para constituirse en un protagonista principal como conocedor privilegiado de la realidad de su entorno, con la capacidad no solo de diagnosticar sino de proponer y ayudar a la implementación de soluciones y mejoras, es decir, una pieza clave de la dinámica social. 

Con la elección del economista Gustavo Petro como presidente de la República, cuyo periodo de gobierno empieza el próximo 7 de agosto, concluyó una campaña electoral supremamente polarizada, caracterizada por agresiones, ofensas y métodos sucios o el ‘todo vale’ que terminaron masificando un discurso de odio y revanchismo. Es una página desafortunada que la sociedad ya debe pasar para centrarse en la construcción colectiva de una Nación justa, solidaria, equitativa, desarrollada, culta y con más oportunidades para todos.   

Al nuevo mandatario y a su equipo de gobierno les corresponden retos monumentales como la intervención efectiva a la galopante corrupción estatal y la implementación de políticas eficaces para atacar la creciente pobreza, el hambre, la inequidad y la desigualdad social, en las cuales es absolutamente prioritaria la articulación de esfuerzos desde todos los sectores gubernamentales y sociales. Asimismo, es urgente la atención de temas álgidos como la asistencia de la salud (con la continuidad de la pandemia), la cobertura y la calidad de la educación, la reactivación de la economía, las acciones contra el cambio climático, la seguridad ciudadana, entre otras que atropellan a los colombianos todos los días. 

La universidad colombiana juega un papel fundamental en estas circunstancias, en su condición de motor de las transformaciones de la sociedad, que son vitales para el desarrollo sostenible, con sustento en su misión de formar el talento humano nacional y como generadora y difusora del conocimiento, la ciencia, la tecnología y la innovación. Igualmente, como promotora del pensamiento crítico y la cultura. La visión y el acervo de la academia son esenciales para el diseño y la formulación de herramientas estatales competentes para afrontar las diversas necesidades nacionales, con la imprescindible perspectiva regional. Además, tiene la responsabilidad de darle apertura a espacios de diálogo para la reconciliación y el encuentro de una ciudadanía que, desafortunadamente, está fragmentada por conflictos de vieja data acrecentados por múltiples factores sociales, económicos y políticos. 

El sector académico dejó de ser un actor pasivo, distante e indiferente de los procesos sociales, limitado a la transmisión de saberes, para constituirse en un protagonista principal como conocedor privilegiado de la realidad de su entorno, con la capacidad no solo de diagnosticar sino de proponer y ayudar a la implementación de soluciones y mejoras, es decir, una pieza clave de la dinámica social. 

Los aportes fundamentados de la academia y su amplio potencial son insustituibles para definir ese horizonte que, seguramente, nos permitirá construir de manera mancomunada ese país justo que soñamos.

Solamente a través de las sinergias ciudadanas y el trabajo colaborativo será posible conseguirlo.

Desde esta tribuna le deseamos buen viento y buena mar al nuevo equipo de Gobierno para bien de nuestra amada patria ya que, si al gobierno le va bien, también le va bien a la Nación. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hernán Baquero Bracho

Educación en cuidados intensivos

Si la salud pública necesita una respiración boca a boca, la mala calidad de la nutrición ahonda cada día más la crisis que ha vivido el Departamento y que por ahora no mejora, se suman los resultados internacionales de las pruebas en la educ

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

No es toda Colombia

En su incontinencia verbal los nuevos e inexpertos ministros repiten un estribillo que asegura que en sus particulares misiones Colombia votó por el cambio. En el caso, por ejemplo, de la suspensión de la exploración de petróleo y gas, la Minm

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

2 tazas de agua por 1 de arroz

Aunque resulte difícil de creer, se me ha vuelto un asunto serio aprender a hacer el arroz que me quede “volao” y con el cucayo dorado, y eso que me precio de preparar platos con cierto nivel de sofisticación. Soy el clásico chef postmodern

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.