El Heraldo
Opinión

Nefasta polarización

Es tal la polarización que, incluso, a nivel familiar se han prohibido las conversaciones sobre temas políticos, ideológicos, religiosos y hasta deportivos para evitar debates agrestes y peleas, por la incapacidad que se tiene para sostener diálogos en el marco de la alteridad. 

Como columnista he experimentado en carne propia la grave y compleja situación de polarización que vive el país. Cuando escribo de temas como la pobreza y la necesidad de equidad me clasifican en la izquierda y cuando me refiero a la creación de empresas, generación de empleo o desarrollo económico, entonces me califican como derechista. Más que de izquierda o de derecha, mi pretensión es ser siempre un colombiano comprometido con la deconstrucción de nuestra patria, con disposición permanente para coadyuvar en la consolidación de su democracia y la construcción de una sociedad ética, justa, solidaria y sostenible.  

Es tal la polarización que, incluso, a nivel familiar se han prohibido las conversaciones sobre temas políticos, ideológicos, religiosos y hasta deportivos para evitar debates agrestes y peleas, por la incapacidad que se tiene para sostener diálogos en el marco de la alteridad.  

En toda sociedad democrática y, por supuesto, al interior de la familia, la conversación, el debate y la crítica son puentes necesarios para el entendimiento, incluso en el disenso, y trabajar de manera mancomunada a fin de alcanzar el bienestar colectivo. Pero si, al contrario, lo que se pretende es aplastar el pensamiento del otro a través de la radicalización del discurso o la agresión, se amplían las distancias entre los polos, haciéndolos irreconciliables y lesionando profundamente la convivencia ciudadana.

La nefasta incidencia del endurecimiento de las posiciones, con base en doctrinas inconcusas o dogmas que no admiten el disenso ni el intercambio de conceptos, está más que evidenciada en la historia humana a través de pavorosos episodios como las guerras, las dictaduras, los genocidios, etc.  

Sobre la política estadounidense y hechos como la elección de Donald Trump, el periodista Ezra Klein, autor del libro ‘Por qué estamos polarizados’, alude a la teoría del “partidismo negativo”, o sea, cuando los votantes se mueven más por la antipatía a un candidato que por afinidad con el otro; es decir, sin valorar propuestas o ideas. “A medida que el público se ha polarizado, en parte debido al comportamiento de los actores políticos y las instituciones (incluidos los medios de comunicación), los actores y las instituciones responden comportándose de maneras más polarizadas, lo que polariza aún más al público”, explica The New York Times en una reseña.

Aunque históricamente Colombia ha padecido de desencuentros, en estos momentos el país vive una marcada divergencia que tomó cuerpo como una polarización ideológica y política que nos está llevando directamente hacia el extremismo y la incomunicación. 

Cuando las diferencias llegan a estos niveles extremos se bloquea la capacidad de raciocinio, al tiempo que se les abre la oportunidad de florecer al fanatismo y al populismo. Soy un convencido de que estamos a tiempo de corregir esa senda, abriendo espacios de encuentro y fraternidad, donde podamos escucharnos y se les quiten los palos a la rueda de la hermandad y el diálogo en nuestro bello país.
rector@unisimonbolivar.edu.co

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Nieto

Falaz discurso en la ONU

Más de treinta años luchando contra las mafias y contra el estigma de ser un país de narcos, tanto esfuerzo, muerte y sangre desperdiciados, desechados como bazofia, en un discurso arrogante y plagado de falacias.

Por un lado, olvida

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

Silla de la oposición

La decisión de Rodolfo Hernández de dejar el Congreso de la República para perseguir una aspiración en la próximas elecciones territoriales es  la continuidad de lo que representó su candidatura a la presidencia; una crisis de los parti

Leer
El Heraldo
Jorge E. Robledo

A propósito de un discurso

En la asamblea de la ONU, Gustavo Petro hizo una afirmación que puede compartirse pero que debe explicarse: la guerra contra las drogas ha fracasado, dijo. Porque su consumo, lejos de reducirse, se ha ampliado y ha generado gran corrupción y muc

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.