El Heraldo
Opinión

Corralejas: catástrofes anunciadas

Con frecuencia, este espectáculo es duramente criticado, justamente, por las escasas condiciones de seguridad con que suele contar, la falta de control de las autoridades, la cantidad de heridos resultantes del show y por el evidente maltrato a los animales expuestos en la arena. 

El episodio doloroso del pasado 26 de junio en El Espinal (Tolima), donde se desplomaron ocho de los 44 palcos de las corralejas, con saldo de 4 muertos y 300 heridos -entre los fallecidos, un bebé de 14 meses, siendo su presencia algo absolutamente irracional en un evento solo para adultos-, obligó a retrotraer la discusión sobre la continuidad de esta festividad tradicional en Colombia. 

Este espectáculo, muy arraigado a la cultura y las costumbres lúdicas traídas por la España colonizadora, está hoy afincado en las tradiciones de muchas poblaciones del país. La consolidación de las corralejas se dio en el ámbito rural a través de las labores de ganadería en las haciendas coloniales, desde donde fueron pasando a las áreas urbanas, llevadas por las oleadas de migraciones de campesinos, para seguir gozando sus tradiciones en el espacio urbano. 

Pese a que las fiestas de corralejas en Sincelejo quedaron marcadas por la tragedia del desplome del escenario en 1980, cuando murieron 500 personas y más de 2000 resultaron lesionadas, y la organización fue suspendida durante varios años; posteriormente fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Nación en 2009, reviviendo este dantesco espectáculo. En el caso del Tolima, se ha advertido que la construcción tuvo materiales de mala calidad y que había sobrecupo en los palcos.

Con frecuencia, este espectáculo es duramente criticado, justamente, por las escasas condiciones de seguridad con que suele contar, la falta de control de las autoridades, la cantidad de heridos resultantes del show y por el evidente maltrato a los animales expuestos en la arena. 

Las agremiaciones de protección animal suelen manifestarse en contra de su realización a causa del padecimiento al que son expuestos los toros durante la lidia, así como los caballos que también suelen ser usados para el toreo y que, generalmente, carecen de los elementos de protección necesarios.  

Aunque ha habido intentos legales para su prohibición generalizada así como con los espectáculos de la tauromaquia, las corralejas están amparadas por la legislación. Sin embargo, a raíz de este último suceso, en departamentos como Atlántico y Bolívar ya han sido suspendidas en algunos municipios. Incluso, la gobernadora atlanticense Elsa Noguera se pronunció por Twitter señalando: “Para muchos, las corralejas son una tradición, pero debemos ser conscientes del peligro que representan para quienes participan en ellas y para nuestros animales. Por eso les pido a los alcaldes del Atlántico que no autoricen más estos eventos, protejamos primero la vida”. 

Ante acontecimientos trágicos como el del Tolima es deber de las autoridades la preservación de la vida y la seguridad de las personas, así como también atender las recurrentes quejas de maltrato animal, bien sea a través de la regulación estricta de estos eventos, con vigilancia permanente y sanciones por incumplimiento de requisitos, o con su prohibición definitiva. La vida del ser humano y el buen trato a los animales deben ser siempre prioridad.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hernán Baquero Bracho

Educación en cuidados intensivos

Si la salud pública necesita una respiración boca a boca, la mala calidad de la nutrición ahonda cada día más la crisis que ha vivido el Departamento y que por ahora no mejora, se suman los resultados internacionales de las pruebas en la educ

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

No es toda Colombia

En su incontinencia verbal los nuevos e inexpertos ministros repiten un estribillo que asegura que en sus particulares misiones Colombia votó por el cambio. En el caso, por ejemplo, de la suspensión de la exploración de petróleo y gas, la Minm

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

2 tazas de agua por 1 de arroz

Aunque resulte difícil de creer, se me ha vuelto un asunto serio aprender a hacer el arroz que me quede “volao” y con el cucayo dorado, y eso que me precio de preparar platos con cierto nivel de sofisticación. Soy el clásico chef postmodern

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.