El Heraldo
Opinión

Muchedumbres

Por primera vez en mucho tiempo, somos testigos de manifestaciones sociales en varios países de América Latina y el Caribe. No se ha tratado de marchas de pequeños grupos que se disuelven con la primera carga de gas lacrimógeno o el primer bolillazo. Esta vez las masas se han mantenido firmes en Ecuador, Chile, Bolivia, Haití, presas de lo que pareciera ser una nueva conciencia colectiva, distinta en los detonantes particulares de cada protesta, pero igual en las maneras y la intensidad de su expresión en las calles de todos los lugares. 

A pesar de que llevamos 500 años de desigualdad, pobreza e injusticia, nuestro continente se ha caracterizado por una pasividad que recuerda la vocación de sacrificio de los cristianos más recalcitrantes. Tal vez es temprano para afirmar que esos días de pasividad han terminado, pero al menos las protestas recientes son una señal de que los pueblos, tarde o temprano, terminan dándose cuenta de su real capacidad para asumir su destino. 

Las jornadas han tenido el denominador común de la violencia, en la mayoría de los casos perpetrada por agentes del Estado que se ensañan con las muchedumbres desarmadas: las cifras de muertos hablan de 8 en Ecuador, 18 en Chile y 34 en Haití, a lo que es necesario sumarles los heridos que se cuentan por cientos.

En los cuatro casos, los gobiernos se han visto obligados a echar atrás algunas de las decisiones que suscitaron el descontento popular. Han sido victorias pequeñas que costaron vidas, un precio muy alto si se interpretan estos resultados como momentáneos chispazos en medio de la oscuridad que nos corroe. A lo mejor ha sido el miedo a las balas oficiales lo que nos ha mantenido por siglos en esta quietud civil que es una de las causas de casi todas nuestras dificultades. 

Hay quienes se atreven a otorgarle un tinte ideológico a la protesta social de los países pobres; eso es una afirmación temeraria, torpe y oportunista. Lo que evidencian los gentíos enardecidos exigiendo cambios en las calles no es otra cosa que el hartazgo de una sociedad agotada del abuso de las clases políticas incapaces de mirar más allá de sus propios intereses, una historia repetida pero que tal vez esté llegando a su fin. 

Los gobiernos no pueden continuar cayendo en la perversa tentación de la represión violenta que convierte a sus fuerzas armadas y de policía en exterminadores camuflados en las esquinas; ya estamos viendo que este método de horror, además de ser la peor expresión de la barbarie, está dejando de ser tan eficaz como lo fue en el pasado. 

La protesta social pacífica no puede ser desdeñada, estigmatizada ni judicializada; por el contrario, debe ser preservada -aquí y en todas partes- como una herramienta necesaria que, bien usada, puede cambiar lo que se debe cambiar. Y en América Latina y el Caribe, hay que cambiarlo casi todo. 

@desdeelfrio

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Johanna Zuccardi

Depresión hoy en día

Actualmente la depresión según la (OMS) es considerada la primera causa de discapacidad en el mundo. Cerca de 800.000 personas se suicidan anualmente.

La depresión, una afección mental debilitante que afecta a millones de personas en

Leer
El Heraldo
Álvaro De la Espriella

El desempleo

"Para la muestra un botón" dice el adagio popular... Enrique, amigo cordial de 60 años, ingeniero civil, habitante de estrato 4, nos relató hace unos días en un magnífico encuentro después de varios años que estaba desempleado hace dos año

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.