¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Dos pandemias

El dólar superó la barrera de los 4 mil pesos, un hecho que beneficia a algunos y perjudica a muchos más. Esta subida en el precio de la divisa que se usa como referencia en el mundo evidencia el misterioso comportamiento de los que los economistas llaman, no sin ambigüedad, “el mercado”, un término que engloba el sistema económico mundial, sus engranajes, sus reglas, sus devenires, que en gran parte se rigen por emociones: el optimismo, la prudencia o el miedo.

Ahora mismo, nos enfrentamos a dos pandemias, una natural y otra artificial. Por un lado, está el coronavirus, del cual ya se ha dicho casi todo, una gripa potencialmente mortal que se expande con rapidez afectando sectores de la economía acostumbrados a generar millones de dólares cada día. Y, por otra parte, la guerra de precios del petróleo entre Arabia Saudita y Rusia, que pone alerta a países enteros -productores y consumidores- cuya supervivencia depende de la compra o venta de combustibles fósiles.

En cuanto al virus, lo que nos resta es seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias, no contribuir con el pánico, y esperar. Eso, siempre y cuando el Gobierno actúe con sensatez -lo cual parece una apuesta a ciegas- y el sistema de salud reaccione bien con lo poco que tiene preparado para una circunstancia como esta, e improvise bien en lo demás, que es lo que se espera de un servicio público en manos de negociantes.

El segundo factor, el de la guerra de precios entre los árabes y los rusos, implica reflexiones más allá de la coyuntura. Al margen del lugar a donde nos conduzcan los caprichos de Vladimir Putin y el príncipe Mohammed bin Salman, los cuales, según expertos, podrían destruir la economía mundial, habría que tomarse en serio el tema de la dependencia económica del petróleo y sus derivados, que, ni son infinitos, ni tampoco insustituibles.

Hacerles el juego a las grandes corporaciones cuyo negocio es la exploración y la explotación de gas y petróleo es, no solo una torpeza sino una monumental inmoralidad, porque, si bien su uso nos ha traído progreso y bienestar de muchas maneras, el precio que hemos tenido que pagar ha sido alto: cambio climático, guerras, invasiones, depredación del medio ambiente, genocidios.

Para no ir más lejos está el ridículo caso de Colombia, un país que no es petrolero y que depende de la exportación de sus pírricas reservas, cuando siempre ha debido cumplir su destino de ser una potencia mundial de producción de alimentos.  Quienes se han empeñado en pervertir la vocación económica natural de este país son los mismos que ahora, de manera desesperada, proponen como solución la probadamente nociva práctica del fracking.

Teniendo en cuenta los dos factores que se disputan el protagonismo en la subida del dólar, está visto que será más fácil para todos, asumiendo que podamos comportarnos con cierta cordura, enfrentar a la pandemia mundial de coronavirus, que quitarnos de encima la nociva dependencia de un recurso natural que no durará para siempre, que ya agotó su contribución al desarrollo de la humanidad, que es posible sustituir hoy mismo por otro tipo de energías, y que, no obstante, nos quieren seguir embutiendo como si fuera la única solución a todos nuestros problemas.

@desdeelfrio

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Francisco Cuello Duarte

Derecho a la protesta pacífica

El artículo 37 de la Constitución Política establece que “toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente”. Este es un derecho que está relacionado con el derecho a la opinión (art. 20), con el de libre asoci

Leer
Cecilia López Montano

Cómo no ser servidor publico

Servidor público es quien brinda un servicio de utilidad pública y quien, palabras más palabras menos, no busca ganancias privadas. Eso es exactamente lo que no está haciendo el rabioso ministro de defensa Carlos Holmes Trujillo, quien está d

Leer
Nicolás Renowitzky R.

Barranquilla en el “Top 10”

Recientemente EL HERALDO informó y se multiplicó por las redes una noticia titulada “Inversión en B/quilla, entre las 10 mejores”, haciendo alusión a un honroso décimo puesto entre todas las ciudades del mundo, otorgado por el prestigioso

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web