El Heraldo
Opinión

La Costa y sus juglares

Una de las consecuencias benéficas de la peste es que nos está enseñando, a pesar de todo, a leer, a cantar y a retornar a nuestras raíces.

Un fenómeno popular fue el de los juglares que deambulaban por los pueblos del sur de Europa en la Edad Media. Iban cantando sus canciones. La gente salía a las caminos, se apiñaba para escucharlos, les daba comida para alimentarlos y también lo que hoy llamamos una propina.

Los recordé en una clase virtual que di esta semana sobre Trovadores y Juglares en esa época. Pero también me vienen a la memoria cuando me asomo al balcón de mi casa a escuchar a los músicos venezolanos que recorren las calles interpretando porros, cumbias y vallenatos, esperando que unos los premie por dar una especie de serenata bajo el sol inclemente del Trópico. Yo siempre les doy algo, comprendiendo que están pasando trabajo, ellos y sus familias, en medio de esta pandemia que ha dejado sin empleo a millones de individuos.

Con el paso del tiempo, en la Edad Media se dividieron las funciones: los trovadores eran de más nivel social, incluso había entre ellos miembros de cortes reales como los caballeros y los clérigos. Eran los que componían las letras de las canciones, que luego los juglares, de clase popular, las interpretaban por los caminos, con sus voces ruidosas a las que animaban con su mímica que divertía a los espectadores. Los caballeros solían mantener una cierta cordura y hasta recato en sus composiciones, pues sus letras se dirigían a las damas de nobleza, con las que soñaban, y a las que intentaban atraer con versos que tenían sabor de pasión amorosa pero refrenada para no asustarlas y, menos aún, molestar a sus “dueños”, tratándose ellos como siervos y sufridos amantes, arrastrados por los infortunio de amores imposibles : “En mayo cuando los días son largos…me acuerdo de un amor lejano”, cantaba un trovador  que acabó viajando lejos donde estaba su amor platónico en cuyos brazos, como consuelo, murió de fiebre tifoidea.

El fenómeno de los trovadores y juglares se extendió por Francia, Alemania, España en donde  sabemos que dio origen a las novelas de caballería como el Amadís de Gaula y más tarde Don Quijote con su amada Dulcinea. Aunque no fue solo el elíxir del amor lo que hacía componer y cantar canciones a las damas. Por su parte, había muchos juglares irreverentes que ponían en ridículo a los poderosos y a los clérigos. Igualaban a todos con sus versos poniéndolos al mismo nivel, como diríamos hoy, acortando las desigualdades sociales cuando cantaban en las tabernas: “Bebe la señora, bebe el señor/bebe el soldado, bebe el cura/bebe el presidente y el decano/bebe el joven, bebe el anciano”.

Como si se tratara de unión por el cordón umbilical que atraviesa la historia, nuestro tiempo también abunda en trovadores y juglares, que llamamos cantautores, pero que igualmente recorren los pueblos, como sucede todavía en la Costa que es un escenario nacional único para la demostración del talento musical y los cantares de la tierra a la que estamos volviendo. Una de las consecuencias benéficas de la peste es que nos está enseñando, a pesar de todo, a leer, a cantar y a retornar a nuestras raíces.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hugo Illera Jiménez

El momento de las definiciones

Es posible que, de esta campaña del Junior 2021, podamos escribir una interesante historia sobre los ensayos de Amaranto, las pruebas y los errores hasta encontrar una alineación básica, el paso del fútbol individual al colectivo, de jugar sie

Leer
El Heraldo
Emilio Sardi

Hablando claro

No es fácil vivir en una ciudad sin país. Porque eso es lo que son Cali y el Valle del Cauca. Entregados en rehén a la barbarie por el gobierno de Bogotá, son territorios apátridas, donde no rigen las leyes colombianas y donde rutinaria y per

Leer
El Heraldo
Frauky Jiménez Mazo

Guía para dormir en pareja

Para algunas personas dormir con la pareja ha sido por años un continuo malestar. 

Es por ello que he diseñado una lista de lo que no se debe hacer con la pareja en la cama:

Discutir en la alcoba. Si existen situaciones

Leer
El Heraldo
Simón Gaviria

¿Disminución de pobreza?

Nunca he cuestionado un dato del DANE. Eso sí, los directores de la Entidad no deberían editorializar los datos ni defender al gobierno, así tengan la razón, le quitan credibilidad. Sorprendió la disminución de pobreza en centros poblados y

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.