¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El Estado de desarrollo

Colombia, como le pasa a muchos países de América Latina, está atrapada en la trampa de países de ingresos medios. Nada que despega hacia una ruta de crecimiento económico acelerado, y actualmente nos contentamos con un crecimiento del 3,2% anual, el más “alto” de América Latina, con desempleo creciente.

Estas reflexiones surgieron de la sustentación del trabajo de ascenso del colega Dr. Jorge Bula, en la Escuela de Economía de la Universidad Nacional. Fui invitado el pasado viernes como jurado, y fue refrescante asistir a la presentación de su trabajo de investigación ‘Industrialización tardía y Desarrollo Económico: El papel del Estado de Desarrollo (Developmental State) de los países asiáticos en las transformaciones hacia la 4ª. revolución industrial, el caso de las economías de China y Taiwan”.  Esta visión del Estado de Desarrollo dista del Estado neoliberal que se nos ha impuesto en Colombia desde los años 90s del siglo pasado.

A mediados del siglo XX, Taiwán y China eran dos países más pobres que Colombia e inferiores a Argentina y Chile. Hoy podemos decir que Taiwán es una economía desarrollada y China, en el aniversario 70º de su Revolución, avanza rauda hacia el desarrollo económico, donde no queda duda que pronto superará a los Estados Unidos en el tamaño de su PIB y ya casi lo alcanza en el terreno tecnológico y militar. El secreto de estas dos economías para su éxito no han sido las simples adopciones del libre mercado ni tampoco solo el mayor gasto en educación y salud. La clave fue el rol activo que le concedieron al Estado en su desarrollo industrial, haciendo protección planeada y transitoria, y apoyando las inversiones fuertes en su desarrollo industrial.  Partiendo de la eliminación previa en ambas naciones del régimen de terratenientes, y disciplinando el sector financiero con tasas reguladas al servicio de la industria, lograron mezclas exitosas en su política industrial. Los regímenes políticos y económicos eran diferentes. Taiwán formó un estado autoritario, fuerte, que fue ampliando lentamente su democracia. Pero invirtió fuertemente en educación, salud e impulsó en forma activa los parques industriales con abundantes fondos públicos, llegando gastar casi el 4% de su PIB en innovación, ciencia y tecnología. En Colombia solo gastamos un 0,3%.  Apoyándose en pequeñas y medianas empresas privadas, empezaron con televisores y calculadoras. Ya hoy son fuertes en todas las áreas industriales y de tecnologías de punta. Desarrollaron un modelo de compromisos con el sector privado y fuerte disciplina. Nada de rentismo como en Colombia. China, por su parte, implementó su revolución agraria y después de muchas turbulencias empezó con su programa de modernizaciones, apoyándose en grandes empresas estatales que se asociaban con las multinacionales mas importantes, con zonas francas de exportación, con procesos intensos de transferencia de tecnología hasta poder desarrollar sus propias industrias. Fue un modelo diferente al taiwanés, pero con un estado promotor del desarrollo industrial en forma deliberada, sin someterse a las ventajas comparativas. En ambos países, diferentes sistemas económicos y políticos, pero con el modelo del Estado de Desarrollo, un estado activo, líder en el desarrollo industrial, con pactos serios con sus empresas. Lamentablemente en Colombia seguimos con un estado pasivo, asistencialista, hoy limitado a la gaseosa economía naranja y una visión muy pobre del emprendimiento.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Ismael Cala

Reinvención y esperanza

El turismo es una de las actividades más afectadas por la pandemia. Agencias, hoteles, líneas aéreas, restaurantes y muchos otros negocios han sufrido un descenso histórico, y su recuperación no se prevé hasta 2023.

Quienes amamos

Leer
Jesús Ferro Bayona

Los niños en la pandemia

No hemos llegado aún a imaginarnos las consecuencias devastadoras que la pandemia actual tendrá en la educación infantil. Los desarreglos de comportamiento y de aprendizaje que observamos en gran cantidad de niños parecen un cuento infantil, c

Leer
Tatiana Dangond

Censura

En Colombia la moción de censura no es estrictamente un mecanismo efectivo para que funcionarios sean separados de su cargo, pero ha sido una herramienta esencial de la oposición en el ejercicio de control político. Los hechos recientes relacio

Leer
Rafael Nieto

Ojo con el referendo

Desde 1991, se ha intentado en innumerables ocasiones reformar el sistema de administración de justicia. En vano. La Constitucional ha sostenido que algunas de esas propuestas afectarían pilares estructurales de la Carta, que no pueden ser objet

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web