¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Opinión

#LaHabanaDejó

El acuerdo nos dejó una JEP en su gran mayoría inoperante, con escándalos y sin resultados importantes

Hace cuatro años muchos colombianos votamos “No” en el plebiscito que debía dar vía libre a los acuerdos de La Habana. En mi caso no solo voté “No”, sino que fui a muchos debates a expresar por qué ese sería mi voto, hoy, la mayoría de argumentos esgrimidos ya no son un vaticinio, sino una realidad.

Se ha querido demeritar ese resultado diciendo que estuvo lleno de mentiras, pero las verdaderas mentiras vinieron de las Farc y se las creyeron quienes estuvieron en la “negociación” de La Habana.

Es que la “negociación” empezó mal. Un acuerdo debe nacer en un lugar neutral, que históricamente no haya favorecido a la guerrilla, y que, además, sea una democracia, por eso desde que se escogió a Cuba como sede ya íbamos mal, y peor si a esto le sumamos que Venezuela, sí, la de Chávez y Maduro, la que desconoce derechos humanos a diario, fue uno de los garantes.

Perdimos una oportunidad histórica cuando no ejercimos el derecho que ganamos en las urnas, cuando en vez de volver a votar se dejó en el Congreso la “refrendación” de los mismos y que no fuimos más categóricos en las mesas de negociaciones.

Jamás se debió dar participación política a ningún terrorista o guerrillero hasta que al menos no hubiera pedido perdón a sus víctimas y reconocido sus graves delitos.

Ninguna verdad ha salido a flote. Poco reconocimiento de delitos de lesa humanidad, rutas del narcotráfico, de las armas o de medios de lavado de activos de la gran fortuna que, estoy seguro, aún tiene las Farc.

El acuerdo nos dejó una JEP en su gran mayoría inoperante, con escándalos, sin resultados importantes y que ni siquiera muestra confiabilidad y operancia.

Quienes critican al gobierno lo hacen exigiendo que se cumplan los acuerdos de manera inmediata y urgente, pero los acuerdos se cumplen a la velocidad y en la capacidad que el país puede. Si a los exterroristas y exguerrilleros no les gusta es porque no tienen ni tuvieron voluntad real de paz, nosotros no le debemos nada a ellos, ellos a Colombia sí, y mucho, en vez de criticar y quejarse deben empezar a pedir perdón, a reparar y a construir.

Se habla de disidencias, pero disidencias no son, tienen el mismo nombre y son aquellas mismas personas que antes del acuerdo estaban haciendo lo mismo que hoy hacen, si quieren dar muestra al país de que son disidencias y que nada tienen que ver con aquellos firmantes del acuerdo deberían empezar por cambiar el nombre del partido político.

Soy creyente de las segundas oportunidades, lo reitero una vez más, siempre y cuando haya precedido un compromiso de resocialización, de decir las cosas que hicieron, de arrepentirse, de reparar y de no reincidir. En las cabezas visibles de las Farc no veo eso por parte alguna.

Es hora que la JEP actúe o la reformemos por las vías legales. Creo que merecemos un país en paz, pero no que se escriba la historia vendiendo a las Farc como rebeldes incomprendidos, sino como lo que fueron: graves delincuentes que obtuvieron de Santos un regalo del que han abusado hasta hoy impunemente sus cabecillas.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Daniela Cepeda Tarud

Una visión del carnaval

Las brisas de estos días me recuerdan con nostalgia el olor a precarnaval que estas cargaban en los años anteriores y la manera en la que se escabullía, entre el sonido del fuerte ondear de las palmeras, la melodía de una flauta de millo, evid

Leer
José Félix Lafaurie

Las cuentas de la leche

Detrás de la caja de leche en un supermercado, en la mayoría de los casos hay detrás un campesino con un pedazo de tierra y unas vaquitas que alimenta con el pasto que nace silvestre. Algunos podrán alimentarlas con pastos mejorados, pero la c

Leer
Remberto Burgos

Tabús y vacunas

La usanza oral, especialmente en el Caribe, ha sido la forma de transmitir tabús o mitos que han excluido generaciones de ciertas prácticas o recomendaciones. Cultivamos la tradición. Estos prejuicios sociales y religiosos nos han enclaustrado

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web