El Heraldo
Opinión

El legado del príncipe

La partida física del príncipe Felipe, esposo y acompañante de la reina Isabel II durante 73 años, nos deja grandes y poderosas enseñanzas acerca de la adaptación y de aprender a encontrar nuestro lugar.

Ahondando un poco en la historia, la verdad es que Felipe no la tuvo fácil: nacido en Grecia (miembro de monarquía helena), tuvo que huir junto con su familia y exiliarse en Inglaterra en su más tierna infancia (18 meses de edad) en una canasta de frutas, que fue su cuna por aquellos días de viaje en un barco de guerra italiano que lo trasladó a Italia.

Lo que vendría tampoco sería un camino de rosas. Lidiar a los ocho años con el diagnóstico de esquizofrenia de su madre (quien, aseguran algunas fuentes, fue tratada por el mismo Sigmund Freud) y una serie de pérdidas en medio de una infancia y adolescencia solitaria vivida en internados. 

Al conocer y luego comprometerse con la entonces princesa Isabel se pusieron de manifiesto características del “líder sin cargo”: su labor estaría limitada a asegurar que su esposa pudiera reinar. 

Para que el compromiso pudiera darse, Felipe tuvo que renunciar a su título real griego, adoptar el apellido de su madre (Mountbatten) y consagrarse a la realeza británica. 

Y aunque tal vez la historia lo reseñe como uno de los tantos que fracasó en su misión de modernizar, por lo menos un poco, la rígida institución de la monarquía inglesa, lo cierto es que, con el tiempo, logró conseguir su lugar y aportar para el bien mayor.

A través de su fundación Premio Duque de Edimburgo permitió que seis millones de jóvenes alcanzaran éxitos en diferentes áreas de sus vidas, partiendo de la base de que cuando son retados y logran sus objetivos eso se extrapola a otros espacios de su desarrollo.

Más allá de las opiniones encontradas que pueda haber en torno a la figura de la reina Isabel II, tanto los guionistas de la serie de Netflix The Crown como los historiadores en general tendrán que reconocer que Felipe de Edimburgo fue una figura que supo adaptarse y cumplir su misión sin abandonar sus deseos del bien mayor.

Se cumple en este caso a pie de puntillas el refrán que reza: “Somos lo que hacemos, no lo que decimos”. 

@cala

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

¿Qué podemos hacer?

En medio de tantas noticias catastróficas a nivel nacional y global, parece que no hubiera espacio para nada diferente al pesimismo. Ese sentimiento, que muchas veces es individual y, como sucede ahora, colectivo, nos genera problemas adicionales

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Petro radicalizado

Petro se radicaliza. Acentúa su giro a la izquierda extrema. Una de las tácticas es barrer con los técnicos del gobierno y nombrar leales. Aunque no son ni mucho menos los únicos casos, en Planeación nombró a un activista de izquierda, antig

Leer
El Heraldo
Javier Castell Lopez

La magia del tándem

“Soy Clodoaldo rima de Everaldo” reza una frase en el poema Copa del Mundo 70. La rima en el terreno de juego sucede más allá de los apellidos de los futbolistas. Se trata de una complicidad, muchas veces espontánea, natural, y otras veces

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.