El Heraldo
Opinión

Reforma sí, revolución no

Se ha hablado en estos días agitados de que necesitamos una Colombia unida y solidaria donde quepamos todos.

Las grandes movilizaciones de jóvenes de estos días me han recordado las marchas estudiantiles de los años 70, también nutridas y beligerantes, pero percibo una notable diferencia entre estas.

A la juventud de los 70,  influenciada ideológicamente por Marx, Engels, Lenin, Stalin, Trotsky y Mao y por las revoluciones rusa, china, vietnamita y cubana, la animaba más el deseo de hacer el cambio político, social y cultural por la vía de una revolución violenta.

La juventud de hoy, menos teórica y más digital, se está moviendo por el empleo, la anticorrupción, las libertades, la educación universitaria gratuita y la sostenibilidad ambiental.

Es cierto que en las actuales protestas se han originado fuertes enfrentamientos con la Policía, pero nada de esto permite concluir que estas manifestaciones derivarán en una insurrección aunque llegaran a recibir un hipotético apoyo del Eln o de las disidencias de las Farc.

Desde hace rato está claro que en Colombia no habrá una revolución armada. Ese riesgo ni siquiera existió cuando la insurgencia tuvo su mejor momento con la Coordinadora Nacional Guerrillera que reunía a las Farc, el M-19, el Eln, el Epl y otros grupos. Disponían de unos miles de hombres armados, pero estas guerrillas nunca estuvieron en capacidad de derrotar a las Fuerzas Militares y de tomar el control de las ciudades.

De manera que ahora menos existe esa posibilidad. Tampoco hay en Colombia un partido político con vocación insurreccional. El Partido Comunista, que por años jugó a la combinación de todas las formas de lucha, es un partido diminuto que actúa respetuosamente dentro de la democracia. Y lo más radical de la izquierda que sería la Colombia Humana-UP es un movimiento electoral que  apoya la lucha directa en las calles, como este paro, pero en los marcos de la civilidad democrática.

Así pues que el único camino que le queda a Colombia es el de las reformas para mejorar la calidad de la democracia representativa y participativa. Y eso nada tiene que ver con la tal Revolución Molecular Disipada.

Se ha hablado en estos días agitados de que necesitamos una Colombia unida y solidaria donde quepamos todos. Estamos de acuerdo. Comencemos por un gran pacto político para cambiar el régimen. Lo que pidió Álvaro Gómez Hurtado en la última etapa de su vida, enfadado por tanta porquería. Eso es lo que hay que cambiar. Porque revolución armada no habrá. Pero sí puede haber más violencia innecesaria. Más odio. Más rabia. Más sangre. Y más muertos.

Hay que comenzar por garantizar que el Estado funcione porque muchos de los problemas amontonados y recientes del país son la consecuencia de esa debilidad estructural. Eso implicaría reformar (¿a través de una Asamblea Constituyente?) las instituciones (Presidencia, Congreso, Rama Judicial, etcétera) para ponerlas al servicio de los ciudadanos y no de unas roscas corruptas e indolentes.

@HoracioBrieva

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Javier Castell Lopez

Delanteros que arman

Media punta fue, y es, una denominación futbolera que intenta definir a aquel jugador que juega unos metros atrás del delantero en punta. 

Pero no es solo geográfica la referencia porque hay, además, algunas peculiaridades técn

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

#Fórmula1

Muy pronto se confirmará a Barranquilla como sede de la Fórmula 1 con El “Gran Premio del Caribe”, y, no nos digamos mentiras, es muy merecido.

La Fórmula 1 se caracteriza, entre otras cosas por tener cada equipo dos vehículos y

Leer
El Heraldo
Rafael L. de Fex A.

Economía Circular

La Economía Circular está relacionada con la recuperación económica de algunos tipos de basuras y residuos y es una nueva práctica ambiental permanente que utilizan y aprovechan hasta los muchachos pobres y algunos adultos (hombres y mujeres)

Leer
El Heraldo
Enrique Dávila

Hacer pistola, hacer el cajón

¿Cuál es el origen de la señal con la mano del dedo medio para denotar insulto u ofensa? Mario Rodríguez Senior, B/quilla

El origen se pierde en la noche de los tiempos. Ya en Las nubes (420 a. C.), obra del comediante griego Aristó

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.