¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El presidente Arturo

Designado para el cargo, tiene, sin duda, un reto:  hacer su trabajo lo mejor posible y ser consecuente.

Hay destinos a los que no se puede escapar. Aunque se quisiera. En su libro autobiográfico, Gabriel García Márquez cuenta que el sueño secreto de Julio Mario Santo Domingo, a sus 25 años, era ser escritor.  Alfonso Fuenmayor, de hecho, lo incluyó en el consejo editorial del semanario ‘Crónica’ del Grupo de Barranquilla. Solo había una pequeña dificultad para cumplir ese sueño: era que Santo Domingo estaba destinado, dice Gabo, “a ser un Rockefeller latino, inteligente, culto y cordial”, es decir, un “condenado sin remedio a las brumas del poder”. El escenario construido por su padre, el fundador del imperio, no le dejó la opción de permitirse un oficio y un ambiente que reñían con la hoja de ruta familiar.

Guardadas las proporciones, se sabe que la auténtica pasión de Arturo Char ha sido ser cantante, pero por poderosas e ineludibles razones familiares ha tenido que consagrarse a la política. También el fútbol es otra de sus fuertes motivaciones, y por el entusiasmo que le generan las ligas menores  promovió la creación del Barranquilla Fútbol Club, del cual salieron figuras como Bacca y Teo.

Por eso cuando se dice que Arturo es un congresista de excesivas inasistencias y clandestina retórica no me sorprende. Debe aburrirse mucho en el Congreso y sospecho que preferiría estar haciendo un concierto o disfrutando un partido en el Metropolitano o en el Romelio. Pero ni modo. Era el único, entre sus hermanos, que podía asumir el relevo parlamentario de su padre. Alejandro, a quien sí le gusta la política, tiene vocación ejecutiva, no legislativa. Y Antonio se definió por un perfil de dirigente  empresarial.

Las descalificaciones a Arturo por la presidencia del Senado provienen de su ausentismo, de su desconocido verbo legislativo y del tremendo chicharrón de Aida Merlano.

Designado para el cargo, tiene, sin duda, un reto:  hacer su trabajo lo mejor posible y ser consecuente con la adhesión que anunció a la renta básica, presentada de nuevo en esta legislatura. Está en juego su imagen y la de su hermano Alejandro, a quien se le da como probable candidato presidencial en 2022.

Si la política funcionara desde lo racional, el presidente del Senado debió ser Iván Marulanda, un líder histórico del galanismo que se ha distinguido por su inteligencia, su coraje y su decencia. Pero la política se guía por la lógica pragmática de los intereses y los pactos y era comprensible que la coalición de gobierno decidiera colocar al frente del Congreso a alguien congruente con la agenda del presidente Duque.

Marulanda ha dicho algo certeramente indiscutible: lo ocurrido confirma que si un presidente alternativo quiere gobernar a este país en el próximo cuatrienio necesitaría mayoría en el Congreso. De lo contrario, le quedaría muy difícil realizar los cambios  que requiere Colombia para empezar a superar la pobreza, la desigualdad y la corrupción.

@HoracioBrieva

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Hugo Illera Jiménez

Pelotas y letras | Fuad Char

Ese día los astros se alinearon para que el frustrado exjugador del Real Madrid se volviera el boom del momento. Julio mostró su voz y su talento con el gran éxito que él mismo escribió. El tiempo ha pasado y aún hoy, los jóvenes de aquella

Leer
Simón Gaviria

Biden vs. Trump

En nuestra narrativa interna, este chiste de Washington no tiene mucha gracia, pero en EEUU, Plan Colombia es la intervención más exitosa desde el Plan Marshall. Todavía recogemos dividendos de la estrategia diplomática diseñada por Luis Albe

Leer
Francisco Cuello Duarte

Cien años de ociosidad

Si tuviera la pluma del nobel García Márquez, escribiría la segunda parte de “Cien años de soledad”, para incluir allí todas las necedades que producen algunos personajes de nuestra sociedad hastiados de tantos privilegios y de triunfos n

Leer
Cecilia López Montano

Es la demanda

Es decir, la reactivación de la economía colombiana no arranca y la apertura de actividades no la garantiza. Ante esta realidad, el sector productivo impulsado por los grandes gremios ha puesto el grito en el cielo y llevaron al gobierno a crear

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web