¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El país de la farsa electoral

En los años 70 eran habituales las movilizaciones estudiantiles contra lo que llamábamos la ‘farsa electoral’. Mi generación irrumpió en el activismo político enfrentada a las aberraciones del sistema electoral.

Ni siquiera los partidos dominantes (Liberal y  Conservador) tenían reglas claras. De hecho, después de la matazón bicolor del periodo de la Violencia, tuvieron que ponerse de acuerdo con el Frente Nacional que estableció la alternación de gobiernos bipartidistas entre 1958 y 1974.

Pero al Frente Nacional se le adjudica la trampa de haber impedido el triunfo del General Gustavo Rojas Pinilla.

“El que escruta elige” es una frase que ha hecho carrera en Colombia.  Basado en esta certeza, en 1965, el padre Camilo Torres dijo que descartaba ir a elecciones y propuso una  “abstención activa, beligerante y revolucionaria”. 

La Constitución de 1991 creó instituciones como el Consejo Nacional Electoral, pero la compra y venta del voto ha seguido siendo una industria abominable, y una de sus perversas expresiones es la trashumancia que, en estas elecciones, ha vuelto a aparecer turbiamente como lo evidencian las 915.853 inscripciones anuladas en todo el país. En la Costa Caribe - siempre tan vanguardista en estas prácticas politiqueras - se anularon 264.813 inscripciones de cédulas.

El bochornoso escándalo de Aida Merlano, que compromete a prominentes miembros de la élite política y empresarial del Atlántico, y las confesiones del exsenador David Char a la JEP, que revelan el entramado de compra de mesas de la Registraduría para asegurar votos, reafirman que las elecciones en Colombia son una tenebrosa comedia. 

Vergüenza debería producirnos el reciente informe de Transparencia Internacional según el cual Colombia es el cuarto país de América Latina con el mayor índice de compra de votos después de México, República Dominicana y Brasil.

Nuestras elecciones son una alcantarilla a cielo abierto donde lo pestilente predomina sobre lo aromáticamente limpio.

Desde luego, no creo que el camino sea convocar hoy al abstencionismo como en los años 70, porque el abstencionismo es estéril, es decir, no vigoriza la democracia.

En la Colombia del siglo XXI, el desafío de los ciudadanos es seguir insistiendo obstinadamente en una Reforma Electoral y Política que establezca el voto electrónico y obligatorio, la financiación estatal de las campañas y las listas cerradas, y que convierta a los partidos en instituciones organizadas, coherentes y modernas donde haya democracia interna, pues hoy son simples aparatos tramitadores de avales que a veces se otorgan con pésimo criterio o por plata.

Por supuesto, sé que estas indispensables transformaciones no se vislumbran en el corto plazo. Tengo claro que el reto más difícil de este país es cambiar el modo de hacer política. Pero si cambia la política, para bien, cambiará el país.

 

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

Cien años de Obregón

Afirma la crítica de arte Linda D’Ambrosio en un breve ensayo llamado Lo latinoamericano en Alejandro Obregón que la producción pictórica de este gigante de las artes siempre alude a la realidad circundante y por tanto “la naturaleza es un

Leer
Eduardo Verano

Ley de Regiones, primer año

El próximo 29 de junio celebraremos el primer año de la Ley de Regiones con un foro virtual que constituirá una gran red de redes con grupos académicos, políticos, universitarios, Regiones Administrativas y de Planificación (RAP), la  A

Leer
Lucero Martínez

No puedo respirar

 A pocas horas del lanzamiento del cohete Crew Dragón por SpaceX, el que produjo una gran emoción a su dueño Elon Musk por convertirse en la primera empresa privada en enviar pasajeros al espacio, un ser humano en Estados Unidos suplicaba

Leer
Roberto Zabarain

Yankees welcome home

Las contratadas redes y algunos sesgados medios los llamaron “grupo élite”, y los mostraron en formación de combate bajando de un avión en sus camuflados,  armados hasta los dientes con modernos fusiles y todo el equipamiento que utili

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web