Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

DEA

Si usted se aventuró a leer esta columna por su título, debo empezar por advertirle que nada tiene que ver con el trillado tema del narcotráfico y mucho menos con la famosa agencia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

DEA en este texto será el acrónimo con el que me referiré a los desfibriladores externos automáticos, equipos biomédicos que gracias al decreto 1465 de 2019 que reglamenta su uso, podrán ayudar a salvar algunas de las 30.000 vidas que cada año terminan en nuestro país como consecuencia de infartos y paros cardíacos, muchos de los cuales se presentan por fuera de las instituciones de salud. Estos equipos, como su nombre lo indica, guían de manera autónoma su uso seguro y eficiente ante situaciones de emergencia que demanden su aplicación. 

Una parada cardíaca súbita es un evento potencialmente mortal usualmente secundario a un ritmo cardíaco anormal ( fibrilación ventricular ). El corazón deja de latir y la circulación de la sangre se detiene. Por cada minuto de tiempo que esta situación persista, la posibilidad de recuperarse disminuye en un 10%, lo que significa que si no se interviene de manera verdaderamente urgente, las probabilidades de supervivencia se agotan muy rápidamente. En Europa, antes de que los DEA se ubicaran obligatoriamente en sitios públicos, solo el 10% de las 400.000 personas que por año sufrían una parada cardíaca súbita por fuera de un hospital sobrevivían.

Por improbable que parezca y aterrador que suene, cualquiera de nosotros, deportistas o sedentarios, jóvenes o viejos, puede presenciar o peor aún, presentar un trastorno severo del ritmo cardíaco, de los que potencialmente desencadenan un paro cardíaco. Los gigantes tecnológicos conscientes de lo frecuente y catastrófico de estas situaciones han logrado que muchos de sus relojes y manillas electrónicas de última generación detecten alteraciones en la frecuencia y en el ritmo del corazón. Estos artilugios de manera casi constante registran datos biológicos del usuario y cuando identifican alguna anormalidad en ellos, emiten alarmas que deben ser atendidas de manera urgente por personal especializado.  

Ahora bien, los DEA son solo una pieza fundamental de la respuesta ante estas dramáticas situaciones, la cual también debe incluir el inicio inmediato de reanimación básica y la notificación a los servicios de atención de urgencias medicalizadas. La experiencia en otros países ha mostrado que el gran reto para lograr el mayor impacto posible con la instalación obligatoria de los DEA se consigue informando a la comunidad dónde se encuentran los más cercanos y logrando que muchas personas con profesiones u oficios diferentes al área de la salud, se interesen en formarse para usarlos e iniciar una reanimación cuando sea necesario. 

Nuestro país llega con retraso en el contexto mundial a la obligatoriedad de contar con DEA en espacios con alta afluencia de público. La ley se firmó en mayo de 2017 y solo hasta esta semana se emitió el decreto reglamentario. Esperamos ahora que los tiempos y las indicaciones para la implementación de las medidas se cumplan, pues es bien sabido que desde la Colonia en este lado del planeta, muchas leyes se acatan pero no se cumplen.

hmbaquero@gmail.com
@hmbaquero

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

La culpa de los pobres

Viajaba con mi padre rumbo a Barranquilla cuando pudimos ver las viviendas sobre un suelo anegado y salitroso, las personas y animales que deambulaban cerca de ellas, las basuras y las paredes improvisadas con madera, latas y cartón.  Existe

Leer
Eduardo Verano

País de guerreros

El país no se amilana, se crece y corresponde hacer un análisis de la calidad de producción mental en la radio, la televisión y la prensa para medir cuál ha sido el impacto de la cuarentena en el ánimo de la gente. 

El anális

Leer
Francisco Cuello Duarte

Sin bajar la guardia

En nuestro criterio, esto se debe a la siguiente fórmula de comportamiento social: i + d + p= m, donde m es muerte, i es ignorancia, d es desorden social y p es pobreza. Hay que advertir que el factor pobreza cobija tanto al sector institucional

Leer
Roberto Zabarain

Sitiados

La película trata sobre una comunidad que desarrolla sus actividades en un  fuerte que consideraba inexpugnable: sólidos cimientos, gruesos y fuertes muros, altas torres de vigilancia y, en fin, todo lo que podía garantizar abrigo, segurid

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web