¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Somos médicos

Revisé desde el Juramento Hipocrático original, pasando por algunas modificaciones que se le han hecho, hasta llegar a 1948, fecha en que se redactó el que se conoce como Declaración de Ginebra y adoptado por la Asociación Médica Mundial, que, a su vez, ha sido revisado varias veces hasta la última en Chicago, en octubre de 2017, sobre el cual se juramenta en la actualidad. Palabras más, palabras menos, todos tienen el mismo encabezado, la promesa solemne de dedicar nuestras vidas al servicio de la humanidad; pero, después de revisar en detalle las necesarias adaptaciones a la vida moderna y al desarrollo de la medicina, no encontré en ninguna que seamos héroes.

Lo aclaro porque en este país acostumbramos a utilizar de manera errónea, ingenua o folclórica, palabras que tienen distinta connotación dependiendo de quién las dice. En un momento tan crítico como el actual en que enfrentamos una amenaza contra nuestras vidas por un virus que ha mostrado ser letal, es cuando más cuidadosos debemos ser de lo que decimos para no crear confusión.

Un héroe es una persona que realiza una hazaña extraordinaria cuya ejecución requiere mucho valor. Un médico es una persona entrenada para salvar vidas y también para salvar la suya, como quedó literalmente expuesto en uno de los acápites de la revisión de 2017: “Cuidar mi propia salud, bienestar y capacidades para prestar una atención médica del más alto nivel”. Un héroe es una persona que se lanza al precipicio sin paracaídas para realizar su hazaña, un médico es un ser racional que sabe que de él dependen muchas personas y que debe medir su sacrificio desde la ecuación riesgo/beneficio.

Ser médico en Colombia e ir a la trinchera a cumplir el juramento de anteponer la vida del paciente por encima de todo, incluida la vida del médico -ante una pandemia que ha mostrado ser devastadora- en las condiciones precarias en las que haría la atención, sabiendo de las condiciones de inoperancia e ineficiencia de nuestro sistema de salud, no es un acto heroico, no es amor al arte, no es ética médica, ¡es un suicidio anunciado!

Todos sabemos que nuestro sistema de salud no está preparado para afrontar un fenómeno sanitario con las proporciones negativas de otros países, a pesar de la calidad y estatura científica del cuerpo médico colombiano; el problema es la infraestructura, lo que hay en logística para atender pacientes de mediana y alta complejidad. Cada vez que reviso lo que muestran las estadísticas de qué tenemos para atender esta pandemia con compromiso a nivel pulmonar, me preocupa saber que no nos alcanza ni para 100 catarros vulgares.

Las grandes crisis se resuelven con grandes decisiones. Es claro que nuestro sistema de salud basado en la Ley 100 colapsó y sólo sirve a intereses particulares. Por el derecho a la salud de la mayoría, debe ser revisado en su esencia y cambiado, es del orden vital.

 

Haroldo Martínez

haroldomartinez@hotmail.com

Más Columnas de Opinión

Javier Castell Lopez

Colombia Vs. Alemania

El pasado domingo, Caracol televisión nos trasladó 30 años atrás, para volver a vivir uno de los  partidos más emotivos y distinguidos de la historia reciente del fútbol nacional: Colombia vs Alemania. No será mi intención en este bre

Leer
Iván Cancino G.

#IndolenciaEs

En casi tres meses de aislamiento muchos sectores han sufrido un daño enorme, hemos visto como han reducido sus recursos, como se han cerrado negocios que llevaban décadas funcionando y que eran íconos en sus ciudades, y otros que están en cui

Leer
Marjorie Zúñiga Romero

¿Renta Básica Universal?

La pandemia ha conseguido que en Colombia se le preste un interés sin precedentes a la Renta Básica Universal cuya discusión avanza vertiginosamente. El centro del debate está menos en términos de cómo sostener este derecho y, más en cuando

Leer
Enrique Dávila

Trillar, kóbid o kovíd

P.: Hace algún tiempo, cuando besábamos a una mujer decíamos “la trillé”. No he vuelto a oír ese término. Armando Cuello L., B/quilla

R.: Trillar es voz en desuso, que en la Costa alude al hecho de besar ardorosamente. El dicc

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web