El Heraldo
Opinión

Proyecto de ley mortal

Los dineros de la salud dejan de ser capital público para convertirse en capital privado, el sueño de los dueños de la salud.

Hay que reconocer que la idea es genial, por lo perversa: el Estado colombiano le cede el manejo de la salud a las EPS y se deshace de toda responsabilidad; las EPS le pasan la responsabilidad de la salud a los pacientes, de tal manera que, cada cosa que ocurra en su tratamiento, tiene una alta posibilidad de ser considerada un error del paciente y, por tanto, está obligado a pagar su tratamiento, lo llaman “deber del autocuidado”. Los médicos seguimos siendo asalariados que trabajamos para un grupo de personas que se adueñaron de la salud y se enriquecen con nuestro trabajo.

Los dineros de la salud dejan de ser capital público para convertirse en capital privado, el sueño de los dueños de la salud: sin invertir un peso, les caerá maná del cielo para hacer con el dinero de nuestros aportes obligatorios a la salud lo que necesitaban para engordar las cuentas de sus negocios. Peor aún, no será suficiente tener EPS, habrá que pagar unas pólizas para cubrir todo aquello que representaba estudios básicos dentro de la atención primaria, ahora habrá que pagar por todo para tener cobertura total de su seguro de salud. Las patologías comunes no estarán cubiertas como están en la actualidad.

Al quedar el manejo del sistema de salud en manos de las EPS serán ellas mismas quienes se hagan las auditorías y veedurías en todo aquello que tiene que ver con la calidad de la atención al paciente y la prestación del servicio; lo cual implica que en cualquier contradicción entre una EPS y un paciente este siempre perderá la defensa de sus derechos.

Como perderemos los médicos a merced de los contratos denigrantes que se nos vienen encima, peores que los de ahora, que son pírricos; además, sin ninguna garantía laboral y sin prestaciones de ningún tipo. Con un agravante, seremos “de libre nombramiento y remoción”, es decir, se acaba el contrato cuando ellos decidan y sin derecho a pataleo o indemnización.

Lo que sí me parece criminal es la desaparición de la red hospitalaria y, con ella, programas como la vacunación de los niños en los municipios, que salva tantas vidas. Hospital que no muestre resultados económicos será liquidado, de tal manera que, en estas condiciones de desamparo total del Estado colombiano, si exigieran un ajuste financiero, cerrarían todos los hospitales del país. Esta pandemia es demostración suficiente para entender la importancia de las vacunas como un derecho a la vida.

Ni qué pensar en los estudiantes de medicina para su entrenamiento hospitalario, ¿dónde van a encontrar pacientes para poner en práctica su conocimiento teórico? ¿En qué municipio harán el año rural?

Vienen días aciagos para la salud en Colombia, la avaricia de unos pocos con la aprobación de los que están en el poder legislando para esa minoría, llevará a la tumba a una mayoría que paga dinero por un derecho inalienable, el derecho a la salud.

haroldomartinez@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

Los números no mienten

Vaclav Smil es un profesor emérito de la Universidad de Manitoba. Aunque ha escrito más de cuarenta libros y ha sido mencionado con elogios por Bill Gates y Steven Pinker, su obra todavía es poco conocida en nuestra región. Uno de sus últimos

Leer
El Heraldo
Eduardo Verano

Los carros del futuro

El presidente de Ford Motor Company anunció que lanzará una novedosa camioneta con todas las exigencias ambientales. Se denominará F-150 Lightning y será el vehículo más inteligente e innovador fabricado por Ford en toda su historia.

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

¡Es con costeños!

Sabido es que esta no es columna deportiva, ni nunca ha pretendido serlo. Empero, dado que es de actualidad, y hoy juega nuestra Selección, hablemos de fútbol, pero  comencemos por el equipo del alma, pasión caribe que, cual alternancia, g

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.