¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Oportunidad histórica

   Las Cinco Tesis Filosóficas de Mao Tse Tung siempre me han resultado inspiradoras desde cuando las leí por primera vez, de hecho, muchas acciones en mi vida se han regido por estas tesis, las cuales me han permitido saber comportarme en lo individual y social. En algunas de sus páginas dice que “La ley de la contradicción en las cosas, es decir, la ley de la unidad de los contrarios, es la ley más fundamental de la dialéctica materialista”, que sirve de base para plantear que toda situación mala puede convertirse en una situación buena. Esto es lo que he practicado en mi vida y aplicado como psiquiatra, enseñar al paciente a encontrar lo bueno que tiene dentro de sí para su propia curación.

   Estamos enfrentando un fenómeno biológico mundial, el Coronavirus, que puede acabar con muchas vidas si no somos capaces, como seres humanos que saben que saben –homo sapiens sapiens- de tomar decisiones inteligentes que sirvan para la conservación de la especie, que es lo único que importa. Y con la especie, su medio ambiente, el planeta Tierra.

   Lo único inteligente en este momento para la conservación de la especie y para demostrar que tenemos un cerebro para pensar es hacer la cosa más simple y, al mismo tiempo, más difícil de  lograr: parar toda actividad y permanecer en casa por el bien de la Humanidad. Porque ese es el tamaño de la situación.

   Lo anterior resulta incómodo para un altísimo porcentaje de la población mundial que no sabe qué hacer a solas consigo mismo. Increíble, pero cierto. No es la pareja, no son los hijos, no es la compulsión con el trabajo, no es el abandono abrupto de las rutinas, es algo a lo que se le teme más, “qué hacer conmigo mismo, dónde me escondo de mí, cómo hago para evitar pensar en las cosas que no quiero pensar, tengo demasiado tiempo libre, me va a costar dormir”.

   La oportunidad histórica consiste en aprovechar las circunstancias amenazadoras para entender que tenemos el poder de aplanar la curva del impacto de la virosis a nivel local y nacional mediante el acto inteligente, brillante, supremo, de extraordinaria inteligencia emocional al escoger la vida antes que la muerte, de escuchar y seguir a pie juntillas las recomendaciones de las autoridades sanitarias para que no se pierdan muchas vidas en la estupidez de la arrogancia tropicalista de creernos inmortales o que el virus no tocará nuestra puerta.

   Lo más importante de todo es que el mundo va a cambiar, nada será como antes, así como cambió después de la Segunda Guerra Mundial. Por eso, el aislamiento es también una magnífica oportunidad para reencontrarnos con nosotros mismos con el fin de enfrentar los fantasmas de los que hemos huido por tanto tiempo y, también, para poder reconectarnos con aquello que, según demuestran a diario las neurociencias, es lo único que vale en esta vida: los afectos, el coemocionar, la familia, los amigos.

Haroldo Martínez

haroldomartinez@hotmail.com

Columna de opinión - Columnista - opinión -

Más Columnas de Opinión

Javier Castell Lopez

Colombia Vs. Alemania

El pasado domingo, Caracol televisión nos trasladó 30 años atrás, para volver a vivir uno de los  partidos más emotivos y distinguidos de la historia reciente del fútbol nacional: Colombia vs Alemania. No será mi intención en este bre

Leer
Iván Cancino G.

#IndolenciaEs

En casi tres meses de aislamiento muchos sectores han sufrido un daño enorme, hemos visto como han reducido sus recursos, como se han cerrado negocios que llevaban décadas funcionando y que eran íconos en sus ciudades, y otros que están en cui

Leer
Marjorie Zúñiga Romero

¿Renta Básica Universal?

La pandemia ha conseguido que en Colombia se le preste un interés sin precedentes a la Renta Básica Universal cuya discusión avanza vertiginosamente. El centro del debate está menos en términos de cómo sostener este derecho y, más en cuando

Leer
Enrique Dávila

Trillar, kóbid o kovíd

P.: Hace algún tiempo, cuando besábamos a una mujer decíamos “la trillé”. No he vuelto a oír ese término. Armando Cuello L., B/quilla

R.: Trillar es voz en desuso, que en la Costa alude al hecho de besar ardorosamente. El dicc

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web