El Heraldo
Opinión

Médicos foráneos

La medicina es una sola, no tiene diferencia política, ni religiosa, ni social, ni de género; su único objetivo es la salud física y mental de las personas

Claro que estoy de acuerdo con que vengan médicos de todas partes del mundo a respaldar el valioso trabajo de los nuestros, es lo más loable en la profesión, esa cosa que se aprende en el entrenamiento en la lucha contra la muerte: la solidaridad con el colega.

La medicina es una sola, no tiene diferencia política, ni religiosa, ni social, ni de género; su único objetivo es la salud física y mental de las personas. Ponerle algún color o estereotipo hace parte de una lucha de poderes que la desnaturalizan por completo y le hacen perder su objetivo. El ejemplo más claro lo representa la propuesta de un alcalde y un gobernador del país, quienes pidieron refuerzos a médicos cubanos para disminuir el impacto de COVID-19 en sus territorios ante el aumento de las cifras en varias estadísticas.

Las respuestas abarcaron desde los consabidos “cazafantasmas del comunismo”, pasando por los que consideran que es válido o necesario, hasta la postura digna de los médicos colombianos al estar en desacuerdo porque es pasar por encima de la capacidad científica del médico nacional. Lo cual nos lleva al punto crucial de todo esto: el sistema de salud colombiano. Su privatización demostró que es un gran negocio que mueve mucho dinero para un solo beneficiario en desmedro del paciente y del médico. Produce tanto dinero que podríamos tener hospitales muy bien dotados, con el número de camas de cuidado intensivo y personal médico y paramédico suficiente por densidad de población, para ofrecer una medicina de alta calidad e, incluso, de exportación, por el nivel científico del médico colombiano.

Porque hay talento humano y capacidad de trabajo como la de cualquier país que se precie de tener buena medicina. El problema es que la nuestra pasó de las manos de los médicos a los administradores y políticos que legislan para su lado sin compensar el síntoma del paciente ni el esfuerzo del médico.

Nosotros, los médicos de este país agradecemos el gesto, pero no necesitamos colegas de ninguna nacionalidad que vengan a hacer nuestro trabajo porque sabemos hacerlo muy bien. Lo que se requiere con absoluta urgencia es la anulación de la Ley 100, la madre del desastre de la salud en Colombia, porque es indigna para el paciente y el médico. Entonces, con otro enfoque de la medicina que regrese a las manos de los médicos, estaremos en condiciones de ofrecer una medicina de alta calidad con la infraestructura y dotación que se merecen los pacientes por el alto costo de su salud; así como la remuneración justa para el médico por su esfuerzo. Así, enfrentaremos mejor cualquier pandemia.

Lo inteligente es dar oportunidad a tanto médico nativo brillante que está sin trabajo porque el sistema lo anuló. Basta con entrenarlos en los protocolos de atención a estos pacientes y estaremos bien cuidados.

Pero, eso representa muchísimo dinero, y ya sabemos cómo funciona la cosa.

haroldomartinez@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Frauky Jiménez Mazo

Mi encuentro conmigo

El niño interior, esa parte de ti que se siente como una niña o niño pequeño, que siente y expresa tus necesidades emocionales más profundas de seguridad, confianza, crianza, afecto, contacto físico, etc.

Es esa parte de ti que es

Leer
El Heraldo
Tere Rosales Serje

Del padre sano hacia el mundo sano

En el artículo anterior el tema tratado nos llevó a revisar cómo podemos movernos para dar ‘El paso del triángulo dramático al del amor’ y así liberarnos de patrones que nos desgastan, debilitan y aprisionan en conflictos y dinámicas co

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.