El Heraldo
Opinión

Casi en la ‘A’

Ya he dicho antes que tengo, como Salvador Dalí, memorias in utero desde la matriz de mi madre, recuerdo cosas con una exactitud que me sorprende por la claridad con que son traídas al presente en forma de sensaciones ya vividas, de manera particular ante ciertos eventos emocionales, que me crean un déjà vu cíclico en el que las sensaciones se convierten en emociones y me mueven el piso.

Las más recordadas por el pintor de Figueras estaban en relación con su paleta de colores, las mías se percibían como oleadas de oscilaciones del estado de ánimo de mi madre, que me llegaban a través de la placenta y me sacudían ante un evento específico: los partidos de fútbol del Unión Magdalena. Desde mi estado fetal empecé a percibir un universo de emociones que aparecían cada fin de semana a medida que yo evolucionaba en el océano del útero. A los cinco años de edad conocí el Eduardo Santos, el estadio de fútbol, origen de aquellas emociones de mi madre, que también veía en mi padre y en las personas alrededor según estuviera ganando o perdiendo el equipo. En ese momento entendí todo lo que puede desencadenar un partido de fútbol.

Después de épocas gloriosas en las que hicieron parte del equipo jugadores talentosos –locales, nacionales e internacionales–, que desparramaron sobre ese gramado un fútbol exquisito que creó la pasión por una divisa que nos representaba muy bien en el país futbolero, y por razones que no es del caso considerar, el equipo cayó a la segunda categoría y ha permanecido en ella por un período muy largo que nos ha costado una gran frustración a sus seguidores.

Estamos a pocos días de asistir a una buena oportunidad de recuperar nuestro sitial de honor en el fútbol de un país como el nuestro cuyos equipos se han nutrido de jugadores samarios por décadas, incluso por dinastías futboleras.

Eso era, quizás, lo más preocupante, que el descenso de categoría acabara con una cantera de jugadores que se dan silvestres y que solo requieren de un apoyo para desarrollar su talento. Lo de ahora, el hecho de estar al borde de regresar a la máxima categoría, quiero interpretarlo como que el fútbol de La Samaria sigue vivo y continúa pariendo futbolistas de calidad.

Este 12 de noviembre a las 3:15 de la tarde, se escribirá una nueva historia para el equipo amado, el Unión Magdalena. Estoy contactando a mis amigos que viven allá para que me consigan un tiquete para entrar por primera vez a un estadio que no conozco, el Sierra Nevada, nueva sede del equipo. Me pongo a pensar en lo extraño que me pueda sentir al entrar en sus instalaciones y añorar cosas tan inherentes al equipo como la sirena de “Balín” animando a los aficionados, la tambora de Pescaíto, o los piques de Boyé o de Silvio ‘Masajes’ Lizcano, los quinesiólogos de antaño. Son otros tiempos.

¡Sopla fuerte Ciclón, que regresaremos triunfantes a la categoría ‘A’! ¡Pitán, pitán!

Ahí estaré.

haroldomartinez@hotmail.com

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Johanna Zuccardi

Depresión hoy en día

Actualmente la depresión según la (OMS) es considerada la primera causa de discapacidad en el mundo. Cerca de 800.000 personas se suicidan anualmente.

La depresión, una afección mental debilitante que afecta a millones de personas en

Leer
El Heraldo
Álvaro De la Espriella

El desempleo

"Para la muestra un botón" dice el adagio popular... Enrique, amigo cordial de 60 años, ingeniero civil, habitante de estrato 4, nos relató hace unos días en un magnífico encuentro después de varios años que estaba desempleado hace dos año

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.