El titulo es:Casi en la ‘A’

Últimas noticias

Esta es la vivienda del barrio Vista Mar de Puerto Colombia que alcanzó a construir el italiano Bartolomeo D’addario en 2014.
00:50

La Fiscalía pidió aplazar la formulación de acusación...

00:50

Las coberturas de alcantarillado en la región oscilan en...

Los jugadores e integrantes del cuerpo técnico del cuadro rojiblanco se reunieron el viernes en la tradicional oración antes del comienzo de los entrenamientos.
00:50

Unido y con el compromiso de retomar el camino del triunfo...

Teófilo Gutiérrez Blanco desde la terraza de su casa con el bate en la mano.
00:45

El excátcher, que sufrió un accidente el 13 de junio de...

El director de EL HERALDO, Marco Schwartz, y el presidente del Grupo Argos, Jorge Mario Velásquez.
00:45

El empresario Jorge Mario Velásquez dice que le parece...

La inspectora 12 de Barranquilla, Stella Quintero, junto a la demandante, Elina Fragoso, su hermana Carolina y el abogado de la funeraria.
00:40

En un proceso de pequeñas causas, una familia pudo...

Barcraft Gaming Lounge es uno de puntos de reunión de los amantes de los videojuegos en la ciudad .
00:35

Uninorte, UAC, Smash, Uniatlántico, Just Dance, Hearthstone...

Así quedó el bus, que iba de Barranquilla a Fonseca, donde murieron 5 personas y hubo 37 heridos en 2017.
00:30

Durante los 18 años que lleva construida esta vía que...

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, y la directora de Planeación, Gloria Amparo Alonso, debieron emplearse a fondo para sacar adelante el PND, que estuvo a punto de hundirse en las comisiones económicas del Congreso.
00:30

La decisión del Gobierno de negociar sus iniciativas con...

Pasaporte, guía turística y dólares de uno de los viajeros.
00:30

Algunos miembros de la delegación de la Administración...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Casi en la ‘A’

Ya he dicho antes que tengo, como Salvador Dalí, memorias in utero desde la matriz de mi madre, recuerdo cosas con una exactitud que me sorprende por la claridad con que son traídas al presente en forma de sensaciones ya vividas, de manera particular ante ciertos eventos emocionales, que me crean un déjà vu cíclico en el que las sensaciones se convierten en emociones y me mueven el piso.

Las más recordadas por el pintor de Figueras estaban en relación con su paleta de colores, las mías se percibían como oleadas de oscilaciones del estado de ánimo de mi madre, que me llegaban a través de la placenta y me sacudían ante un evento específico: los partidos de fútbol del Unión Magdalena. Desde mi estado fetal empecé a percibir un universo de emociones que aparecían cada fin de semana a medida que yo evolucionaba en el océano del útero. A los cinco años de edad conocí el Eduardo Santos, el estadio de fútbol, origen de aquellas emociones de mi madre, que también veía en mi padre y en las personas alrededor según estuviera ganando o perdiendo el equipo. En ese momento entendí todo lo que puede desencadenar un partido de fútbol.

Después de épocas gloriosas en las que hicieron parte del equipo jugadores talentosos –locales, nacionales e internacionales–, que desparramaron sobre ese gramado un fútbol exquisito que creó la pasión por una divisa que nos representaba muy bien en el país futbolero, y por razones que no es del caso considerar, el equipo cayó a la segunda categoría y ha permanecido en ella por un período muy largo que nos ha costado una gran frustración a sus seguidores.

Estamos a pocos días de asistir a una buena oportunidad de recuperar nuestro sitial de honor en el fútbol de un país como el nuestro cuyos equipos se han nutrido de jugadores samarios por décadas, incluso por dinastías futboleras.

Eso era, quizás, lo más preocupante, que el descenso de categoría acabara con una cantera de jugadores que se dan silvestres y que solo requieren de un apoyo para desarrollar su talento. Lo de ahora, el hecho de estar al borde de regresar a la máxima categoría, quiero interpretarlo como que el fútbol de La Samaria sigue vivo y continúa pariendo futbolistas de calidad.

Este 12 de noviembre a las 3:15 de la tarde, se escribirá una nueva historia para el equipo amado, el Unión Magdalena. Estoy contactando a mis amigos que viven allá para que me consigan un tiquete para entrar por primera vez a un estadio que no conozco, el Sierra Nevada, nueva sede del equipo. Me pongo a pensar en lo extraño que me pueda sentir al entrar en sus instalaciones y añorar cosas tan inherentes al equipo como la sirena de “Balín” animando a los aficionados, la tambora de Pescaíto, o los piques de Boyé o de Silvio ‘Masajes’ Lizcano, los quinesiólogos de antaño. Son otros tiempos.

¡Sopla fuerte Ciclón, que regresaremos triunfantes a la categoría ‘A’! ¡Pitán, pitán!

Ahí estaré.

haroldomartinez@hotmail.com

 

Imagen de cheyenn.lujan
Ya soy suscriptor web