Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

¡No más Ángelas!

Puerto Rico y San Vicente del Caguán, en el norte del Caquetá, son el hogar de miles de personas marcadas por la guerra. Gente buena y trabajadora que ha tenido que “aprender a convivir” con la ilegalidad que los ha rondado durante décadas.

A muchos los conocí bastante bien porque no sólo fui su vecina, sino también su amiga durante las largas temporadas que viví entre ellos cuando el gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002) adelantaba negociaciones de paz en San Vicente del Caguán, uno de los cinco municipios desmilitarizados que conformaban la Zona de Despeje.

Aún recuerdo las historias de familias muy humildes con niños pequeños cuyo gran temor era que la guerrilla les arrebatara a sus hijos.

Aunque muchos colombianos puedan suponerlo, estas personas no nacen siendo guerrilleros y tampoco quieren serlo después; son colombianos que como usted o como yo sueñan con un país en paz. Pero a diferencia de nosotros, ellos sí han vivido la guerra en carne propia y no a través de noticieros de televisión.

Estos compatriotas han sido y siguen siendo víctimas de extorsiones, secuestros, reclutamiento forzado, atentados, asesinatos y otros hechos de violencia. Luego del Acuerdo de Paz, el asunto no varió porque los desertores de las Farc sólo se “reacomodaron” en la zona dando continuidad al teatro de guerra.

Esa guerra fue la que tocó la puerta de la casa de la niña de 12 años, Ángela Gaitán, en la vereda Villa Hermosa Alta, de Puerto Rico, el pasado 12 de junio para llevársela de los brazos de su madre y hermanos. Ángela, como los cerca de 20 mil menores de edad víctimas de reclutamiento forzado en el país, no tuvo opción.

Nadie apareció para salvarla de su infame destino de abuso sexual, maltratos y todo tipo de vejámenes. Sabía que huir o resistirse era igual a una sentencia de muerte. Ángela se entregó a su desventura y hoy está muerta.

¡Cuánta desesperanza albergan los corazones de los menores de nuestro campo devastado por la violencia! Nacer en medio de la pobreza y la exclusión, padecer una vida de carencias para finalmente ser absorbidos por la monstruosidad de esta maldita guerra que borra su corta historia tras un bombazo de apenas segundos.

Este no es el relato de un bombardeo, ni el de la renuncia de un ministro, ni mucho menos el de la responsabilidad de un presidente. Esta es la historia de Ángela y de los miles de menores que como ella son víctimas de un crimen de guerra, de una práctica atroz que atenta contra la dignidad humana y es una flagrante violación del Derecho Internacional Humanitario.

El reclutamiento de menores es una de las formas de explotación más detestable y cruel que puede existir. No sólo es de sentido común, sino que está contemplado en nuestro ordenamiento jurídico y en las normas internacionales: todos debemos garantizar la protección de los derechos de los niños que son prevalentes a los de los demás.

¡No queremos más Ángelas! Que la mezquindad política, que hace carrera en el país, no nos nuble la razón y menos el corazón.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

La culpa de los pobres

Viajaba con mi padre rumbo a Barranquilla cuando pudimos ver las viviendas sobre un suelo anegado y salitroso, las personas y animales que deambulaban cerca de ellas, las basuras y las paredes improvisadas con madera, latas y cartón.  Existe

Leer
Eduardo Verano

País de guerreros

El país no se amilana, se crece y corresponde hacer un análisis de la calidad de producción mental en la radio, la televisión y la prensa para medir cuál ha sido el impacto de la cuarentena en el ánimo de la gente. 

El anális

Leer
Francisco Cuello Duarte

Sin bajar la guardia

En nuestro criterio, esto se debe a la siguiente fórmula de comportamiento social: i + d + p= m, donde m es muerte, i es ignorancia, d es desorden social y p es pobreza. Hay que advertir que el factor pobreza cobija tanto al sector institucional

Leer
Roberto Zabarain

Sitiados

La película trata sobre una comunidad que desarrolla sus actividades en un  fuerte que consideraba inexpugnable: sólidos cimientos, gruesos y fuertes muros, altas torres de vigilancia y, en fin, todo lo que podía garantizar abrigo, segurid

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web