¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Fundillo, titulares, calilla

Lo que preguntan por ahí

P.: En García Márquez leí: “… bancas de madera curtidas por los fondillos lisos y calientes de los pobres…”. ¿No es ‘fundillos’? Luis Alberto Montes, B/quilla

R.: La palabra fondo dio fondillo que se alteró en fundillo, que hoy se usa más. Ambas aluden a las nalgas o a la base trasera de tela del pantalón que las cubre. Son sinónimas, aunque autoridades como María Moliner desconocen fundillo. García Márquez era extremadamente riguroso con su escritura, y quizá optó por fondillos al considerarla más legítima por derivar directamente de fondo, a diferencia de fundillos, que es una mutación. Desde luego, son especulaciones mías. La frase la usa el escritor al comienzo de Vivir para contarla, cuando, acompañando a su madre a vender la casa de Aracataca, se embarcan en Ciénaga en un tren de bancas de madera, alisadas por los fondos de tela de los pantalones de los pasajeros.

P.: Titulares: “Congresistas del Atlántico piden más apoyo a Duque” (¿o “de Duque”?); “Solicitan la intervención de las EPS en el Atlántico” (¿o “que intervengan a las EPS”?). Cocotazos. César Cepeda, B/quilla

R.: Estoy de acuerdo. Escribir bien, por puro prurito, es deber de personas cultivadas, como los periodistas. Con frecuencia, publicaciones periódicas, incluyendo las que tienen manuales de estilo para fijar internamente la grafía de las palabras y la diagramación de las páginas, cometen errores que captan lectores perspicaces como usted. Los titulares escritos sin rigor desorientan a quienes los leen. Como dice, en el primer caso bastaba escribir “... piden más apoyo de Duque”, o, gracias a la flexibilidad del español, correr la ubicación de dos palabras: “... piden a Duque más apoyo”. El segundo ejemplo implica cambiar el sustantivo intervención por intervenga, tiempo verbal de intervenir, y trocar las preposiciones ‘de’ y ‘a’, y quedaría como usted expresa: “... que intervengan a las EPS”.

P.: Si se dice: “Más perdido que calilla en boca de vieja”, ¿se debe a que estas esconden la calilla con la lengua? Roberto Coba Sourdis, B/quilla

R.: Fumar con la calilla en la boca ocurre en regiones muy pobres que desconocen que ese hábito intensifica la severidad de los ataques a la salud oral. Consiste en dejar la punta encendida de la calilla dentro de la boca. Al unir los labios se logra inhalar humo durante unos minutos, y luego, debido a la humedad, la calilla se apaga, pero va soltando el regusto del tabaco. Gracias a una agilidad aprendida, y por puro deleite, quienes así fuman cambian de lugar en la boca u ocultan bajo la lengua la calilla, que no se deslíe porque, elaborada a mano, es delgada y muy dura. Una de las acepciones de calilla es “diminutivo de cala o supositorio”, y una de las de cala es “mecha de algodón impregnada de aceite, sal, jabón, pócima purgante y otros ingredientes, que se usa como supositorio”. Quizá por semejar una cala pequeña y porque también se introduce en el cuerpo de allí deriva calilla su nombre.

edavila437@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Orlando Caballero Diaz

“Ojo con el 2022”

Pues, es claro que las elecciones presidenciales de 2022, posiblemente se constituyan en el último escenario de oportunidad  democrática posible que tendrá el pueblo colombiano, para cambiar libremente su triste historia de abusos, engaño

Leer
Remberto Burgos

Mente de mono

Coincide esta apreciación con los estudios de salud mental, seis meses después del inicio de pandemia, donde revelan que la ansiedad y la depresión son las manifestaciones más frecuentes encontradas en las encuestas. Como el mono no podemos es

Leer
José Consuegra

El elixir de la Bacanería

Tampoco se refiere al relajamiento irresponsable o a la despreocupación absoluta por los problemas cotidianos o por lo que afecta a nuestros congéneres. Por el contrario, la bacanería es una mirada diferente, una visión más cálida, amable y

Leer
Jose Amar Amar

El despertar de la ciudad

La psicología urbana habla del “aire de la ciudad” para referirse al estado de ánimo de sus habitantes. Las ciudades tienen algo subjetivo que las hace singulares. Bogotá, Medellín y todas las ciudades, aunque sus paisajes sean distintos,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web