El Heraldo
Opinión

Un hijo no basta

Pensaré por ahora que, ante la economía capitalista, no hay mejor opción que el constante e indefinido crecimiento de la población.

En 1979, cuando en Irán caía el sah y Sony lanzaba al mercado su primer ‘walkman’, China sacaba a la luz una controversial política, la del hijo único, aprobada cuando el país asiático se acercaba a los mil millones de habitantes y su Gobierno temía que el exceso de natalidad pusiera en jaque la economía nacional. En 2016, debido al acelerado envejecimiento de la población y a un deprimido número de nacimientos, se permitió que las parejas tuvieran hasta dos hijos. Sin embargo, eso no fue suficiente. Hace unos días China anunció una decisión aún más trascendental: quienes lo deseen podrán tener hasta tres hijos. Pero, ¿qué tan sostenible es esa cantidad?  

El exceso de población es tan perjudicial como su escasez. La ley que por más de 30 años limitó a las parejas chinas a tener un solo hijo propició la práctica obligada de abortos, procesos de esterilización forzosos, comercio indiscriminado de niños y un alarmante desequilibrio de género en la población, entre otros hechos meramente negativos. La política de natalidad aplicada a finales del siglo XX en el país más poblado del mundo coincide con lo planteado por Thomas Malthus en su ‘Ensayo sobre el principio de la población’, un postulado del siglo XVIII.

El economista y pastor protestante británico propuso que se pusiera límite a los medios de procreación; que no se autorizaran matrimonios si no había garantías de que los jóvenes dispusieran de lo suficiente para subsistir; que algunas mujeres fueran esterilizadas para evitar el nacimiento de nuevas criaturas… Todo ello, bajo la premisa de que si no se tomaban tales medidas, el mundo se quedaría chico para tanta gente.

El movimiento maltusiano, o el primer estudio demográfico en la historia que identificara las guerras, la escasez y las enfermedades como el principal determinante para el crecimiento poblacional, fue frenado por economistas y filósofos de la época que advirtieron que si era cierto que la población crecía de forma alarmante, también lo era que con ello crecía la producción. Hoy, el caso de China es un claro ejemplo de eso; pues al tratar de combatir el preocupante envejecimiento de sus habitantes, lo que el país busca, sin más ni más, es proteger su productividad.             

Antes de la revolución agrícola, hace 12.000 años, la población mundial tenía una dimensión semejante a la de Bogotá en la actualidad, es decir, cerca de 8 millones de habitantes. Según el historiador Yuval Harari, desde la revolución industrial «la población humana del mundo ha crecido como nunca lo había hecho antes». En 1700, en el planeta había cerca de 700 millones de personas. En 1800, 950 millones. En 1900 casi duplicamos los 1.600 millones. Y en el 2000 cuadruplicamos ese número hasta alcanzar los 6.000 millones. En la actualidad este hogar llamado Tierra ha sobrepasado los 7.000 millones de habitantes.

¿Qué seguirá en los próximos milenios? Asusta un poco encontrar respuestas. Pensaré por ahora que, ante la economía capitalista, no hay mejor opción que el constante e indefinido crecimiento de la población.

@cataredacta

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

La mentira de Instagram

Aunque para muchos resulte obvio que Instagram afecta la salud mental de sus usuarios, los resultados de un estudio realizado por Facebook y dado a conocer esta semana por The Wall Street Journal muestran los graves efectos de esta red social sobr

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Por una Colombia sin crimen

La seguridad se está deteriorando a pasos agigantados. No es un problema de percepción. Las cifras lo demuestran: el delito común está tornándose más violento; asesinan un promedio de dos miembros de la fuerza pública por día; a junio llev

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Desconéctate para conectar contigo

La tecnología ha sido nuestra gran aliada para facilitarnos la vida, de eso no cabe la menor duda. Sin embargo, es normal que, ante el uso y abuso constante de cualquier artefacto conectado a internet, nos sintamos tan agotados que nuestro cuerpo

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

Amor eterno

Parece que fue ayer cuando se dijo : “Almas y corazones con dolor, salud en su señor que es el Amor”. Pero no fue ayer. Hace siglos que Dante Alighieri lo cantó. Esta semana que termina, el mundo entero conmemoró los 700 años de la muerte

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.