El Heraldo
Opinión

Energías renovables con valor compartido

Estos proyectos de energías renovables, que sin duda representan un paso efectivo y gradual hacia la transición energética que tanto necesita la humanidad para continuar enfrentando el calentamiento global, también deben ser seriamente considerados como una gran oportunidad de desarrollo social para las comunidades, especialmente para las que están localizadas en las zonas norte y central de este territorio.

La península de La Guajira, por sus características geográficas favorables para la generación de energía con base en sus abundantes vientos y su brillante sol, sigue avanzando en forma decidida en la ruta que pronto la convertirá en el epicentro nacional de la generación de energías renovables. 

Aunque lamentablemente la realidad nos indica que esa riqueza de recursos naturales y energéticos de este territorio, por varias razones, ajenas a las empresas que las explotan, no ha sido fuente de riqueza social ni ha representado un mejor estado de bienestar para la mayoría de las comunidades que la habitan. 

Estos proyectos de energías renovables, que sin duda representan un paso efectivo y gradual hacia la transición energética que tanto necesita la humanidad para continuar enfrentando el calentamiento global, también deben ser seriamente considerados como una gran oportunidad de desarrollo social para las comunidades, especialmente para las que están localizadas en las zonas norte y central de este territorio.

Es aquí donde se hace muy necesario que las empresas multinacionales que los realizan, y las nacionales que surjan, con la orientación y exigencia del gobierno nacional, implementen el concepto de creación de Valor Compartido, que es una filosofía empresarial que trasciende la Responsabilidad Social y que plantea la necesidad de que las organizaciones piensen en el desarrollo de su negocio siendo consecuentes con la sostenibilidad social y ambiental. Debe ser visto como una estrategia que busca vincular el progreso económico de las empresas y sus accionistas con el desarrollo de las comunidades donde tienen el asiento de sus negocios, implementando políticas y prácticas operacionales que tienen el doble propósito de incrementar la competitividad y las utilidades y mejorar las condiciones sociales, ambientales o económicas de las poblaciones específicas relacionadas con las empresas. Es poner en práctica el principio que nos han enseñado algunos expertos que se resume en que la creación de valor social contribuye a crear valor económico y viceversa.

Los retos en términos sociales son grandes. Una manera de afrontarlos es manejar el relacionamiento con equidad. Por supuesto que para lograrlo, además de una apropiada planeación en cada proyecto, debe realizarse una exitosa ejecución de las actividades del cronograma, especialmente la relacionadas con los procesos de consulta previa, libre e informada, que deben realizarse con rigor y respetando los aspectos culturales y los usos y costumbres de las comunidades, especialmente de las comunidades wayuu, evitando a toda costa que se repitan los enfrentamientos internos que han ocurrido con lamentables consecuencias. La apropiada implementación de los acuerdos, que seguramente incluirán empleos, servicios y otras ayudas para obtener ingresos, incidirán en el futuro desarrollo de cada proyecto y serán determinantes en su sostenibilidad.

Otra forma de crear Valor Compartido, que en este caso tendría un enfoque complementario, implica que las empresas multinacionales expertas promuevan y estimulen la participación de inversionistas locales, mediante la asociación de esfuerzos para el desarrollo de nuevos proyectos, con lo que se lograría la capacitación de los líderes y organizaciones, con la apropiada transferencia conocimientos y de tecnología, obteniendo una mayor irrigación de los beneficios en diversos sectores de las comunidades. En La Guajira existen organizaciones de economía solidaria, conformadas por trabajadores, y otros líderes empresariales que estarían dispuestos a participar en una iniciativa de esa naturaleza. Hay que intentarlo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Enrique Dávila

Favor, saludo, grifo

¿Cuál es el origen y la aplicación de la expresión “hacer un flaco favor”? Darío Diago Abello, B/quilla

Hacer un flaco favor o, sin más, un favor es apoyar o ayudar a alguien con desinterés.  No se tra

Leer
El Heraldo
Sergio Espinosa

Institucionalidad para Ciudad Caribe

“Yo creo que todavía no es demasiado tarde para construir una utopía que nos permita compartir la tierra”. La frase es de Gabriel García Márquez, y la cito para decir, parafraseándola, que aún no es demasiado tarde para construir el sue

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

#QueSeQuedeLaVirtualidad

La virtualidad debe quedarse como regla general en todas las áreas del derecho, pero sobre todo en la penal, y digo como regla general porque razón tienen quienes dicen qué hay momentos del proceso donde la presencialidad hace efectivos derecho

Leer
El Heraldo
Indalecio Dangond

La crisis de los alimentos

En mayo y octubre del año pasado sugerí al gobierno nacional, a través de estas columnas de opinión, activar un programa de inversión pública para incentivar la producción de alimentos de la canasta básica familiar con el fin de afrontar l

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.