El Heraldo
Opinión

Pretenciosa cultura

Envidia de la buena produce leer en un medio nacional este fin de semana que Bogotá inicia formalmente la reactivación del sector cultural.

Polémicas resultaron para algunos sectores las declaraciones del alcalde Pumarejo sobre el estado actual de espacios como el Museo de Arte Moderno y el Parque Cultural del Caribe, cascarones hoy monumentos a la improvisación, secretismo y hasta la desidia con que se manejan, cubiertas por una manta de supuestas buenas intenciones, proyectos sociales bajo alianzas construidas pensando primero en los flashes, los aplausos y los titulares de prensa. El alcalde, recordemos, utilizó el adjetivo “pretencioso” para referirse a la preocupación que genera lo comentado sobre dichos espacios; misma que se suma al prolongado cierre del Amira y las enormes dificultades por las que pasan otras entidades que intentan sobrevivir en la muy limitada industria cultural local.

Yendo por partes, esta administración hereda con lo del Parque y el Museo un problema de años atrás. La falta de claridad sobre las responsabilidades compartidas entre públicos y privados relacionadas con el manejo de dichos proyectos no es de ahora, pero eso no exime al burgomaestre local de asumir lo que le corresponde, o por lo menos informarse mejor sobre la participación de la Alcaldía en las juntas directivas de los citados proyectos. Si la vía para destrabar el statu quo actual pasa porque los privados le entreguen a la Alcaldía la titularidad de los terrenos e inmuebles, pues que sea. De hecho, sería lo mejor. Así sabremos a quién exigirle sin excusas.

Ahora bien, esto no quiere decir que la preocupación sea “pretenciosa”. Para nadie es un secreto que la ciudad carece de infraestructura cultural. La poca que hay o no es suficiente o no ofrece los mínimos de tecnología, aforo y posibilidades para permitir que en Barranquilla se pueda hablar de una industria cultural con agenda, indicadores, capacidad de inversión y posibilidad de retorno de la misma. Y no caigamos ahora en el viejo lugar común de creer que esta preocupación se basa en considerar sinónimos la cultura y las bellas artes, o en restarles importancia a las manifestaciones culturales basadas en la tradición de los pueblos. Al contrario. La construcción de memoria colectiva, tejido social y apropiación ciudadana debe abarcar todas las aristas de los modos de vida de esa misma sociedad. De hecho, así está definida la cultura en nuestro marco regulatorio.

Aquí todo suma y todo importa. Tan fundamental es la Fábrica de Cultura (proyecto realmente maravilloso) y la Escuela Distrital de Artes como que la ciudad pueda contar con buenos teatros, museos, galerías y espacios similares. Y por supuesto, nada de esto sirve si no hay artistas y si no hay público; y de ambos, seguro estoy y testigo he sido, tenemos.

Envidia de la buena produce leer en un medio nacional este fin de semana que Bogotá inicia formalmente la reactivación del sector cultural; ese que en 2019 generó billones de pesos y cientos de miles de empleos entre directos e indirectos.

Así suene pretencioso, a algo similar debemos apuntar.

asf1904@yahoo.com

@alfredosabbagh

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hernán Baquero Bracho

Los disfraces

Antes de iniciar esta columna de opinión, aclaro que no tengo ninguna clase de relación laboral, ni de prestación de servicios y mucho menos contractual con Cerrejón.

Está abierto el debate sobre la desviación del arroyo Bruno, don

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Vecindario mejorando

Dicen las malas lenguas que una parte del grupo de contravías locales (léase los Petro, Bolívar, Iván Cepeda, Juan Fernando Cristo, Roy Barreras y cómplices) viajó a Quito al festejo, que tenían reservadas sillas en la tarima, y que hasta r

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Centro de mesa

Es vieja costumbre colocar un objeto llamativo o adorno en la mesa del comedor, como algo que le da un toque especial a ese espacio y le imprime un sello familiar. En mi caso, sobre la mesa de mi comedor está el desorden bien organizado, lo que m

Leer
El Heraldo
Fabrina Acosta Contreras

La ‘dama’ Guajira en crisis

¿Qué está afectando a La Guajira? La respuesta sería común para muchos, circularía entre corrupción, desnutrición, desigualdad social, olvido estatal e indiferencia social; y no tengo ningún argumento que pueda debatir tal postura, pero s

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web